Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

miércoles, octubre 08, 2008

Tantra: Volvamos a ser nosotros mismos


"Pelemos" las miles de càscaras culturales que nos separan de nuestro ser esencial y que han ido embotando y defomando nuestra relaciòn con el mundo.

Liberèmonos de todo aquello que no nos deja ser nosotros mismos y nos aleja de lo natural, de còmo fuimos creados a imagen y semejanza del mismo Dios que late en todo lo que existe.

Es tiempo ya de desprendernos de todo aquello que no somos, para volver a SER .(Jesùs Hubert)


DESPIERTA, COMPARTAMOS. VIVE Y CONVIVE CON NATURALIDAD

El Espiritu Santo también está en la energía sexual, obviamente es la mayor energía de creación... no solo material (hijos) sinó espiritual.. (como es arriba es abajo..como es en lo físico es en el espiritu).... si cada uno de la pareja ve a Dios en el otro, se llega a no eyacular hacia afuera sinó hacia arriba... un auténtico subidón que hace experimentar la energía de creación del Espiritu Santo.

Astiko habla del Tantra...

TAN TRANQUILITA que yo estoy observando la pantalla del ordenador y mi mente comienza a ponerse en marcha paulatinamente para formular lo que no se puede decir en palabras. Esta es la ironía. Tantas escrituras, tantos maestros para que nuestra mente se pueda rendir a lo inexplicable.

Tantra no es una doctrina, ni una religión, ni una filosofía, ni una disciplina. Tantra no se apoya en nada. Mahamudra, el gran orgasmo, no se apoya en nada por lo tanto la mente no lo puede agarrar, diseccionar, perseguir, ni provocar.

¿Entonces? me preguntará tu mente, ¿qué es tantra?... y la mía como está haciendo ahora comenzará a buscar... a salirse de vivir para explicar.

Cuando naciste, tu consciencia estaba limpia de preceptos, creencias, ideologías, tu cuerpo respondía a lo que era natural. Un bebe es pura consciencia, cuando algo se mueve en su interior lo observa inocentemente. Cuando duele, llora, cuando es gustoso ríe, cuando necesita tirarse un pedo se lo tira, cuando tiene hambre come, y cuando quiere dormir duerme.
Ese es un estado de inocencia inconsciente. Cuando crecemos dentro de un marco determinado que nos llena de información de cómo deberíamos de ser y no somos, de cómo deberíamos de sentir y no sentimos, de cómo nos deberíamos de comportar y no nos comportamos empezamos a mentir, y no solamente a los demás, sino sobre todo a nosotros mismos. Se instala una creencia base que contamina nuestra conexión con la existencia y con nosotros mismos: Yo tal y como soy, en la totalidad de mis sentimientos, emociones, sexualidad etc, no soy adecuado, no soy una parte perfecta del Todo y por lo tanto no soy digno de amor.

Y a partir de ahí todo lo demás se empieza a tambalear. Cuando uno pierde la dignidad y la confianza base, empieza a buscar sucedáneos de amor y de presencia: Busca ser bueno, rico, guapo, admirado, busca el poder sobre otros, usa substancias de todo tipo, se entretiene con cualquier cosa, busca más éxito, más dinero, más sexo... y se pudre en el dolor profundo de que yo tal y como soy nunca seré amado, nunca seré libre de la opinión y de la tiranía de los demás, ya sea tu padre, tu madre, tu profesor, tu novia, tu jefe, tu gobierno etc.
Tantra viene, no a darte más preceptos, dogmas, consejos, ¡no! Tantra no paternaliza, tantra te dice que tú ya tienes todo lo que necesitas para estar completo. Viene a recordarte la magnificencia de tu ser, viene a devolverte la conexión olvidada con la existencia, viene a decirte que eres una gota del océano con todas las propiedades del océano.
Tantra te enseña a observar como hace un niño, sin juicio, sin evaluaciones, con la boca abierta atestiguando el misterio de esta existencia, de cada latido de tu corazón, de cada movimiento dentro de este vasto acontecer que es la existencia.

¿Cuál es el camino de vuelta a casa? Invitar a la mente a rendirse al presente, a cada instante de tu existencia, cada paso que das, cada mirada, cada acontecimiento y tú estás otorgándole tu absoluta e individida presencia.

¿Cómo perdemos la presencia? Por ejemplo: estás entrando en la edad en la que se despierta tu sexualidad y las hormonas exuberantes juegan su papel en tu cuerpo. Tu madre te encuentra durante algún juego sexual, solo o con otros y en ella se activan siglos de vergüenzas y creencias que juzgan ese despertar. En ese momento ella te transmite toda esa carga y tu consciencia se nubla. Aquello que es natural se retuerce y se tiñe de juicio. Comienzas a odiar tu propio impulso natural y guardas esos sentimientos en el inconsciente. A partir de ese momento y hasta que vuelvas con consciencia y liberes tu energía de esa carga estás envenenado.

Tantra confía en que tu naturaleza no ha de ser reprimida para que sea adecuada, sino que ha de ser vivida con el apoyo de una comunidad, de una familia que apoya cualquier proceso natural con honestidad, naturalidad y amor.
Las perversiones humanas, la búsqueda obsesiva por el poder, los asesinatos, violaciones, pecados sexuales etc. se han creado, no por falta de moral sino por una represión estúpida y falta de consciencia.

Tantra no es un manual de cómo incrementar tus orgasmos, de cómo ser mejor amante. La propuesta del tantra es recordar lo que ya eres. No juzga, ni la sexualidad, ni las emociones, ni tu fuerza, ni ninguna expresión de la existencia. En cambio te apoya a vivir todas tus dimensiones, las oscuras y las luminosas, con la presencia de un científico, con la totalidad de un niño, con la pasión de un amante.

Estamos tan obsesionados con la dimensión sexual del tantra porque en la sexualidad y en la supervivencia es donde más nos han reprimido y engañado. Nuestras ideologías nos han quitado las raíces de confiar en nuestra naturaleza para vendernos falsas seguridades, como el patriotismo, la seguridad económica de una hipoteca, de un trabajito seguro pero que no va conmigo, de un dios que está fuera de mí y que me mira con malos ojos cuando siento mi fuerza y mi pasión.

La humanidad prácticamente no sabe hacer el amor sin utilizar la mente. Cuando veo a personas hermosas que vienen buscando algo y todavía no saben que se están buscando a sí mismas, tener demasiada vergüenza para sentarse dos minutos en silencio mirando a alguien a los ojos relajadamente, me da una ternura infinita.

Cuando vienen hombres que me dicen, es que yo no tengo una erección a no ser que fantasee con mi mente. O dos personas que se quieren, que conviven, que hacen el amor pero que nunca realmente se ven, no hay intimidad, no hay verdad y se extrañan porque no hay energía sexual y amorosa entre ellos. Y yo siempre digo: si no hay presencia, si no hay honestidad en cada instante, el fuego del amor se apaga y le cedes tu vida a tu mente que está programada por los demás.

Tantra sólo te pide que tengas el coraje de dejar todo precepto, toda creencia y que no te apoyes en nada que no provenga de tu verdad interna, no de la razón de una corriente de pensamiento, sino de tus entrañas. Tantra te pide que seas testigo de tus emociones, de tu sexualidad, de tu vida y que te responsabilices en cada instante de lo que sientes ahora, de tu verdad. Tantra te pide que cojas a tu mujer de la mano y la mires a los ojos como si fuera la primera vez que la ves, tantra te pide que sueltes una relación que se ha acabado y que continúa por seguridad, que dejes un trabajo que no va contigo y busques vivir con la pasión de tu verdad.

¡Sí! existen técnicas, pequeños soportes para hacerte recordar quién eres, tan sencillas como: “camina sintiendo en todo momento las plantas de tus pies, cuando hagas el amor lleva toda tu consciencia a la puntita del pene y siente el latido del corazón, o cuando hables con tu hijo míralo conscientemente a los ojos, siente el fluir de tu respiración mientras trabajas o acaricias a tu marido, cuando emerge una emoción párate un instante y tomando responsabilidad dale el espacio adecuado a la energía sin herir a nadie y al mismo tiempo sin reprimir, observa el flujo de tus pensamientos y date cuenta que tú no eres lo que piensas y vuelve al presente...”
Tantra no te da nada, se dedica a quitarle el polvo a tu Ser para que se acuerde de su magnificencia. Por experiencia os digo: Tirarse al vacío da miedo, pero cuando una gota de agua tiembla antes de caerse a la inmensidad del mar no sabe que cuando se caiga se convertirá en el mar y habrá vuelto a casa.

Y Tantra dice: Suelta todo lo que es falso y te acordarás de que siempre has sido y serás pura consciencia, amor puro.

Así el hombre sabrá que ya es libre, ahora, y la mujer que ya es amor, ahora y nos podremos fundir: ¡¡¡Ahora!!!

Tomado del blog: LOS QUE SABES DE WANDA

Alli aparece con el tìttulo de TANTRA
http://loquesabewanda.blogspot.com/2008/09/tantra.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Espero tu amable comentario