Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

lunes, junio 01, 2009

Mauricio Funes asumió la Presidencia en El Salvador: “Nosotros no tenemos el derecho de equivocarnos”_ Notas de La Jornada y Pagina 12


Mauricio Funes, periodista, y como tal, testigo de la dolorosa guerra civil de doce años que desgarró a El Salvador, es el nuevo presidente del país, que por sus dimensiones geográficas, es conocido como “El Pulgarcito de América”.

Cuando en 1979, el dictador Anastasio Somoza fue derrocado en Nicaragua por el Frente Sandinista
de Liberación Nacional, también el pueblo salvadoreño, con el Frente Farabundo Marti a la cabeza, luchaba por los mismos ideales de libertad y justicia social.

El triunfo del FMLN con Mauricio Funes, en las elecciones de Marzo, es una prueba de que - aun 17 años después del fin de la guerra interna - el pueblo salvadoreño estuvo y está por el cambio.

Por ello, aunq
ue no conocemos muchos detalles, es lógico colegir que el imperio norteamericano en los años 80 movilizó toda la fuerza y manipuló todos los hilos internos y externos para impedir que un segundo país centroamericano se saliera de su ámbito hegemónico y tomara el rumbo independiente de Cuba.

Y precisamente en la ceremonia de asunción del mando, estuvieron prese
ntes, tanto el representante de Cuba, país con el cual como primer acto soberano del nuevo gobierno, El Salvador ha restablecido relaciones diplomáticas, como Hillary Clinton, la nueva Secretaria de Estado norteamericana.

Entre estos dos polos ideológicos, que simbolizan ambos invitados, tendrá que moverse y avanzar el FMLN y Mauricio Funes.

Como lo está mostrando el gobierno de Obama, una cosa es llegar el gobierno y otra hacerse efectivamente del poder. Mauricio Funes deberá demostrar que ganar las elecciones ha sido màs que un simple cambio de administración y el FMLN, que no correrá la misma suerte que el Partido de los Trabajadores de Brasil con el Presidente Lula.

Como ha reconocido el mismo Mauricio Funes en su discurso de orden, el doloroso tributo de 75,000 vidas, ademàs de huerfanos, viudas y desamparados, que ha pagado el pueblo salvadoreño, lo obliga a no equivocarse.(Jesús Hubert)


¡El pueblo salvadoreño celebra!





El pueblo salvadoreño
tiene el cielo por sombrero
tan alta es su dignidad
en la búsqueda del tiempo
en que florezca la tierra
por los que han ido cayendo
y que venga la alegría
a lavar el sufrimiento
y que venga la alegría
a lavar el sufrimiento

Dále que la marcha es lenta
pero sigue siendo marcha
dále que empujando al sol
se acerca la madrugada
dale que la lucha tuya
es pura como una muchacha
cuando se entrega al amor
con el alma liberada

Dále salvadoreño, dále
que no hay pájaro pequeño, dále
que después de alzar el vuelo, dále
se dentenga en su volar

Dále salvadoreño, dále
que no hay pájaro pequeño, dále
que después de alzar el vuelo, dále
se dentenga en su volar

Al verde que yo le canto
es el color de tus maizales
no al verde de las boinas
de matanzas tropicales
las que fueron al Vietnam
a quemar los arrozales
y andan por estas tierras
como andar por sus corrales

Dále salvadoreño, dále
que no hay pájaro pequeño, dále
que después de alzar el vuelo, dále
se dentenga en su volar

Hermano salvadoreño
viva tu sombrero azul
dále que tu limpia sangre
germinará sobre el mar
y será una enorme rosa
de amor por la humanidad
hermano salvadoreño
viva tu sombrero azul

Tendrán que llenar el mundo
con masacres de Sumpul
para quitarte las ganas
del amor que tienes tú

Dále salvadoreño, dále
que no hay pájaro pequeño, dále
que después de alzar el vuelo, dále
se dentenga en su volar

El Salvador: jura Funes como primer presidente de izquierda

“Obama y Lula muestran que los líderes renovadores no son una amenaza, sino camino seguro”, dice Mauricio Funes

AFP y Notimex

San Salvador. Mauricio Funes tomó este lunes juramento como nuevo presidente de la República de El Salvador, en un hecho histórico porque es la primera vez en 20 años que se establece la alternancia del poder en este país centroamericano. con la ayuda del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

En su discurso de investidura y ante Hillary Clinton, secretaria de Estado de Estados Unidos (país enemigo en la guerra civil de 1980-1992), el nuevo mandatario dijo que los presidentes Barack Obama, de EU, y Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, demuestran que los líderes renovadores, "en lugar de ser una amenaza, significan un camino nuevo y seguro para sus pueblos".

Funes, de 49 años, deberá encarar la crisis económica, desatada por la desaceleración global, que ha provocado una caída de las millonarias remesas que envían a casa los cerca de 2.5 millones de inmigrantes salvadoreños en Estados Unidos y que son uno de los pilares de la economía.

Argumentó que es necesario superar con rapidez décadas de atraso en El Salvador donde se combinaron problemas estructurales de la economía, que no fueron atendidos, y sobre los que caen ahora los efectos de la crisis.

"Este es un país pequeño que se convirtió en gigante de la desigualdad", dijo Funes en su discurso inaugural, en el que prometió crear 100 mil empleos en 18 meses, así como aumentar los programas para combatir el hambre y la falta de viviendas.

Funes agregó que recibe del presidente saliente Elías Antonio Saca un país con las finanzas públicas deterioradas que lo llevará a aplicar un programa de austeridad en el gasto público, además de combatir la evasión fiscal y la corrupción.

"Nosotros no tenemos el derecho de equivocarnos (...) Un largo camino ha debido recorrer el pueblo salvadoreño para llegar a este día (...) Ningún sacrificio ha sido inútil", resaltó refiriéndose a la cruenta guerra civil, que cobró 75 mil vidas y es un recuerdo recurrente para los salvadoreños.

Antes de asumir, Funes visitó en la Catedral la tumba del arzobispo Oscar Romero, considerado un mártir de la guerra, tras ser asesinado por fuerzas de seguridad estatales y a quien considera su guía espiritual.

Allí, en medio de un grupo pequeño de seguidores de Funes, Lidia Torres, de 76 años, dijo que la muerte de sus dos hijos, asesinados por escuadrones de extrema derecha en 1980 y 1983, no fue en vano y contribuyó a la victoria de Funes.

Funes ha puesto fin a 20 años de hegemonía de la derecha, en las elecciones del pasado 15 de marzo, con la ayuda de la ex guerrilla marxista del FMLN, que ya intentó conquistar el poder sin éxito en tres ocasiones anteriores.

Para muchos es una combinación que no está exenta por la tendencia del popular periodista televisivo a la independencia y por las ansias de los viejos militantes de la guerrilla de imponer un programa de gobierno de corte socialista.

Prueba de esta dificultad fue el anuncio del ejecutivo con que gobernará Funes. El presidente explicó esta tardanza por el "proceso esencialmente complejo" que vive la "transición de un gobierno de derechas a un gobierno de izquierdas".

Buena parte de los ministros y secretarios designados no pertenecen al FMLN, a menudo fruto de un compromiso entre líder y partido que han optando por una "tercera vía" que no era la elección primera ni de uno ni otro, según trascendió en la prensa local.

En total trece ministros y seis secretarios, entre ellos su esposa y primera dama, la brasileña Wanda Pignato, integran el ejecutivo de Funes, que gobernará el país más pequeño y más densamente poblado de Centroamérica por cinco años, en un periodo que se presenta incierto a la luz de la crisis económica.

Una quincena de jefes de Estado y delegaciones de 72 países, entre ellos los príncipes Felipe de Borbón y su esposa Letizia, fueron invitados a la ceremonia.

Ante las críticas de sus opositores por una supuesta cercanía con el Socialismo del Siglo XXI que preconiza el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, Funes ha reiterado que su modelo a seguir es el de Brasil, liderado por Luiz Inacio Lula da Silva.

"Los empresarios tienen que perder el miedo al FMLN y a un gobierno de izquierda", pero la izquierda también tiene que superar los "prejuicios que tradicionalmente ha tenido hacia los empresarios", dijo recientemente Funes, quien está convencido de que el desarrollo de El Salvador "pasa por la esquina de los empresarios".

Funes ha recibido el apoyo de la jefa de la diplomacia estadunidense, cuyo país había tenido hasta ahora en El Salvador a uno de sus aliados más fieles.

"Estamos convencidos y optimistas respecto a construir sobre la base de la relación que tenemos con El Salvador y estamos viendo cómo podemos hacer que todo aspecto de nuestra relación, incluyendo nuestro TLC, funcione de una manera mejor", dijo Clinton en una rueda de prensa.

Publicado: 01/06/2009 09:27 - Diario La Jornada de México

El Salvador empieza a cambiar

“Tenemos que hacer como Obama: aterrizar y echar a correr”, dijo Héctor Silva, representante del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN). Funes llega a la presidencia con un 82 por ciento de aceptación.

Por Blanche Petrich * Desde El Salvador

En medio de una crisis global como ésta, iniciar un nuevo gobierno que representa una ruptura con la derecha histórica del país significa, por lo menos, entrar en la jaula del tigre que el presidente electo Mauricio Funes, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), se ganó en la rifa electoral del 15 de marzo.

Por eso, “para poder sobrevivir en el primer año del nuevo gobierno –opinó Héctor Silva, ex alcalde de la capital durante dos períodos y que será uno de los artífices de la política social– tendremos que hacer como Barack Obama: aterrizar y echar a correr. Sabemos que no tendremos período de gracia, necesitamos presentarle al pueblo resultados en un año”.

Lo que sí va a tener Funes a sus 49 años y ocupando por primera vez desde hoy un puesto de elección popular, ya que saltó directamente del periodismo a la presidencia, es un enorme capital político.

“La última encuesta de aceptación le dio un porcentaje de 82 por ciento. Es un índice de popularidad muy poco común. No lo tuvo Obama, no lo ha tenido en los últimos años ningún gobernante latinoamericano. Si lo utiliza bien, lo va a poder invertir para que en el corto plazo la gente nos tenga paciencia y valore los pequeños pasos que demos”, agregó Silva.

El equipo de transición había anunciado que el viernes se daría a conocer el futuro gabinete, pero finalmente la noticia del día quedó en suspenso. Será, afirma Héctor Silva, “un gabinete en que al menos 85 por ciento de nosotros nos sentiríamos muy cómodos si nos llaman de izquierda”.

Ya se anunció el gabinete económico, diverso y pluripartidista, “en el que Funes busca una mezcla de equilibro y máxima eficiencia”, con peso del FMLN en puestos importantes, pero también se destacan otros sectores. Por ejemplo, Alexander Segovia será una especie de superministro en su carácter de secretario técnico, pero no sale de las filas del FMLN sino de la estructura ciudadana Amigos de Funes.

Por la cuota no militante figura además el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, ex presidente de la Asociación de Banqueros; Héctor Dada Hirezi, del Partido Socialdemócrata; y Guillermo López, empresario gerente de Pollo Campero que fue ministro en el gabinete de Antonio Saca, quien estará al frente de la administración de puertos y aeropuertos.

Ellos tendrán que coordinarse con funcionarios de signo opuesto, como Gerson Martínez, nombrado ministro de Obras Públicas, sector clave para la estimulación del empleo intensivo. Gerson fue uno de los jefes de los comandos urbanos que dirigieron las operaciones insurgentes en la ofensiva de San Salvador en 1989.

“Ese anuncio ya tiene tres días y no hemos recibido críticas negativas. Lo máximo que ha dicho el partido perdedor, Arena, en boca de su líder Alfredo Cristiani, es que habrá un compás de espera antes de opinar”, dijo el ex alcalde.

Otros nombramientos son comentados extraoficialmente. Por ejemplo, el viceministro electo Leonel González, el único líder histórico que aún sigue como dirigente activo en el partido, será ministro de Educación, en atención a su pasado como maestro rural.

Pero el nombramiento más significativo para marcar los nuevos tiempos que corren en el país es el de Manuel Melgar, al frente del Ministerio de Seguridad Pública, posición estratégica ante la crisis de criminalidad que se vive. Melgar formó parte del Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos, una de las cinco formaciones armadas del FMLN, y comandó un operativo en la Zona Rosa de esta ciudad, en 1985, en la que se dio muerte a varios marines estadounidenses.

Al conocer anticipadamente este nombramiento, la embajada estadounidense respingó y de Washington llegó el consabido veto. Se negoció y se acordó. Al final, Melgar va a Seguridad Pública.

De La Jornada de México. Especial para Página/12.

Ali Primera, cantautor venezolano, alentando desde Managua, en 1983, la lucha del pueblo salvadoreño, ccon ocasiòn del cuarto aniversario del triunfo sandinista.

Observen còmo varia el sentido de la misma canciòn EL SOMBRERO AZUL, que escucharon arriba,
en el contexto de la guerra interna de entonces en El Salvador.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Espero tu amable comentario