Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

martes, setiembre 20, 2011

Por una espiritualidad sin fechas límite, ni apocalipsis






¿El desarrollo espiritual puede depender de fechas apocalípticas, por muy revestidas que se presenten de saltos evolutivos o ascensiones?. Pensamos que no.

La muerte como transición obligada, para todos, es indesligable de nuestra existencia. Y esta no tiene fechas determinadas. Desde esta constatación resulta una perversión para el espíritu el “chantaje” de poner límites artificiales a la vida: “Cambia, porque ya viene el final”.

Al impulso del miedo lo único que puede funcionar es un hipócrita golpearse de pecho, mecánico, vacío y egoísta. Nada más alejado del amor.

Pienso que mucho de estos “ukases” pseudos-espirituales provienen de la religiosidad tradicional que asocia la buena conciencia con el castigo y el premio. Poco, muy poco con la convicción.

En ese sentido vale la pena recordar la advertencia del Maestro Jesús: “El que quiera salvar su vida, la perderá…el que la pierda por mi causa, la salvará”.

¿Y cuál es la causa de Jesús?

“Nadie puede amar a Dios que no ve, si no ama a su hermano que ve”.

Reflexionemos en ello, en estos días de cometas, fines de calendarios y profecías para no dormir. (Jesús Hubert)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Espero tu amable comentario