Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

viernes, junio 29, 2007

Como no creer en Dios..

LA DUDA(*)

Duda, desconfianza, sospecha. Cuando estos pensamientos pasan por tu mente, tu corazón es sacudido por sentimientos violentos. Tal es la fuerte tenacidad de la duda que no conoce razón ni cordura.

La duda atrae a la duda. Si dejas que la duda actúe por sus propios mecanismos, se extenderá sin límites, ganando fuerza a medida que avanza. Cuando la duda cobre forma en tu mente, no seas tan imprudente de dejarla circular en libertad. Una vez que se ha alimentado a sí misma, avanzará rápidamente por su territorio hasta que sea demasiado tarde para contenerla. Si te domina, serás tú quien sufra.

Dudas de Dios, de los demás y de ti mismo, ¿y qué sacas de ello? Nada en absoluto. Sólo te aporta desesperación y autodestrucción. La duda es la negatividad, un pensamiento que está separado de Dios.

La duda es una enfermedad y va en contra de la verdad. La gente duda de su pareja y de sus hijos; duda de su amor, de su salud y de su potencial; duda de sí misma, de sus propias esperanzas y habilidades. Incluso duda de la verdad.

Liberate. No renuncies a tu poder por algo que ni tan siquiera existe.


Lo mejor que puede hacer el ser humano es conectar con la verdad. Todos debemos usar nuestra habilidad para reconocer la verdad y confiar en ella.
No importa qué parezcan las cosas en la superficie, la verdad esencial permanece invariable: los seres humanos vienen de Dios. Originalmente somos totales y completos y siempre evolucionamos a través de las leyes de la Gran Armonía.

Cada uno de nosotros, como niños sin astucia que confían de todo corazón en el amor de sus padres, debe recobrar su fe en la bondad innata de las personas. Por muy mala que una persona parezca en la superficie, no debemos aceptar la maldad como una realidad. Debemos creer sólo en lo que es intrínsecamente divino de cada uno. Si vivimos con este propósito, la paz verdadera se depositará en el corazón de cada persona.

Cuando todos nuestros pensamientos fluyen en conexión con la verdad fundamental, ni la más mínima duda puede cobrar forma en nuestra mente.
Cuando todos los seres humanos descubran la divinidad en los demás y la busquen también en los animales, las plantas y otras formas de vida, todas las cosas vivientes encontrarán su expresión perfecta y vivirán juntas en armonía. Entonces, cada uno de nosotros podrá confiar de nuevo en la humanidad.

Debemos hacer todo lo posible para que desaparezca de este mundo hasta el último rastro de duda. El primer paso es dejar de dudar de nosotros mismos. Si dudamos de nosotros mismos nuestra duda se reforzará hasta que se convierta en una realidad concreta.

Ya sabes, que la gente a menudo busca la causa de su sufrimiento en los demás. Creen equivocadamente que procede del exterior, pero esto nunca puede ser así. En un principio, la causa fue proyectada por su propio pensamiento y les concierne sólo a ellos.

Visto desde fuera, puede parecer que la otra persona dio lugar a la causa. Pero, de hecho, es ella sólo fue un medio para hacer aparecer tu problema y ponerlo de manifiesto en este mundo tangible. En realidad, todo procede de tu propia conciencia pasada. Las otras personas o miembros de tu familia sólo son medios para que tus causas pasadas se manifiesten en este mundo. Si, a pesar de esta verdad, eliges ver a los demás como tus atormentadores, les odias y estas celoso y resentido con ellos, nunca podrás escapar de tu desgracia. Es esencial que profundices en tu conocimiento sobre este punto: que las cosas que ocurren en tu mundo son el resultado de tu pensamiento.

Toda la gente que te rodea está ahí para que tú puedas encontrar la verdad. Su existencia tiene mucho valor para ti, ya que sólo a través de ellos tu espíritu tiene la oportunidad de desarrollarse. Sin ellos carecerías de los medios para expresar tu divinidad. Puede que algunas personas te parezcan adorables y admirables y en cambio a otras las encuentres odiosas y desagradables; a pesar de eso, cada uno de ellos, a través de su conexión contigo, tiene su papel para guiarte a lo largo del sendero de la verdad.

A algunas de estas personas es posible que se les haya asignado el papel de incurrir en tu odio; otras, puede que sean responsables de traerte tristeza o pena. Si amas sólo a aquellas cuyo papel es inspirar tu amor, mientras odias o tienes aversión por aquellas a quienes se les ha asignado que te critiquen, te culpen y te juzguen, estás tratando a estas últimas injustamente. No incurrieron en tu odio por casualidad o por gusto, fue tu propio Guía divino quien, cuidadosamente, lo arregló todo para que estuvieran cerca de ti y, de ese modo, tu espíritu pudiera desarrollarse.

Eso hace que necesites amar y apreciar mucho más a aquellos que te odian, sienten aversión por ti o te culpan, que no a aquellos que te aman. Su existencia es muy valiosa para ti puesto que ellos son tus benefactores, los guías de tu despertar. Si puedes detectar esa profunda intención de lo divino, habras comprendido la verdad y estarás caminando por el sendero que lleva a la libertad espiritual.

Muy pronto podrás cantar las alabanzas de la vida con el corazón tranquilo. Sin duda, el amor, la felicidad y el éxito abundantes e infinitos se mostrarán ante ti, y tu vida florecerá por encima de tus más altas expectativas.

Masami Saionji


Nuestras dudas y preocupaciones no tienen fin. Nos inquietamos por todo y dejamos que nuestro corazón acabe lleno de dolor, creando así en nuestra mente una cadena interminable de complicaciones.
Tenemos dentro de nosotros unas cualidades maravillosas, un poder innato como cocreadores de este mundo.
Tienes una opción mejor para que la duda no se apodere de tí y es utilizarla con un trampolín hacia la verdad y someterla al proceso de tu despertar. Tan pronto como ella aparezca no dejes que anide en tu mente, calma tus pensamientos y de forma natural obsérvala a través de tu intuición y sabiduría interior porque gracias a las leyes del cielo, tú, de forma natural, serás guiado hacia una solución.
Concentra tu energía mental y sigue trabajando, sigue construyendo paso a paso, tu propio despertar a la verdad en esta maravillosa aventura de amar.

"Soy Hija del Sol y mi naturaleza es brillar"

(*) Seleccionado de un envío del Grupo MSN: GranFraternidaddeLuz@groups.msn.com

lunes, junio 25, 2007

Una prédica silenciosa...

La ciencia-ficción nos presenta, de mil formas, la posibilidad sorprendente del encuentro con seres extraterrestres, con seres de “otros mundos”.

Sin embargo, basta hacer una cola cualquiera, o voltear la mirada a la empleada de la casa, para despertar a la conciencia de que no todos somos terricolas, hijos del mismo planeta, en la valoración de cada uno. Descubrimos así, que tenemos categorías, escalones, hacia arriba o hacia abajo, para ubicar a las personas con las que nos relacionamos, o en muchos casos, ignoramos….

Formalmente, la mayoría suponemos terminadas las discriminaciones y abrimos los ojos como platos, si nos hablan de políticas y costumbres racistas o segregacionistas en el mundo, pero no nos damos cuenta del trato diferente que damos a las personas de acuerdo a su estatus económico.

“Tanto tienes, tanto vales”, sigue siendo la regla de oro en nuestra diario vivir. Olvidando, que el aire que respiramos y el sol que nos alumbra, no segrega, ni escoge.

Abramos pués nuestros sentidos y nuestra conciencia, a la prédica cósmica, repetida en nosotros con cada inspiración y nuevo amanecer, despertemos a la palabra viva del Creador – sin reglas, ni castigos - aliniémonos con su vivificante mensaje y ejemplo de amor.

sábado, junio 23, 2007

Soledad y Horacio Guarany - Si se calla el cantor

CALLA EL CANTOR, cuando canta a las estrellas para no ser la voz del hombre...

CALLA EL CANTOR, cuando lo callan los que temen su verdad...

Pero CALLA EL CANTOR, también, cuando el dinero le tapa la boca.

Quiero_Autora: Florinda Ramos(*)

¿Quiero regalar mis ojos para no ver como muero?
Quiero.

¿Cómo muero entre tus manos?
Sí, lo quiero.

Porque la luz es la espada
que atraviesa mi cerebro
ya no quiero mas la luz.
Soy amiga de lo negro.

Quiero no saber de mí
mientras me voy deshaciendo.
No tuve vida.No fuí.
Era sólo un pensamiento.
Y nisiquiera eso era,
era espuma,era viento,
era suave oscuridad
encarcelada en un cuerpo.

Venid y tomad de mí
que me regalo yo toda,
que de mí ya nada quiero.
Al aire mis brazos van,
al fuego mi piel,mi sexo,
dejad que los buitres vengan
y picoteen mis pechos.

Ya nada quiero de mí.
formas oscuras salen de mis restos,
y si no soy,nada siento.
Que bello dolor emerge
de entre las brasas del suelo,
y al consumirse la vida
ya de todo me libero.

Seré nada en ningún cielo,
noche en un día eterno.
Negra luz sobre un cristal
donde no tengo reflejo.
Porque al fin yo ya no existo
nisiquiera en el infierno...

era espuma,era el viento
(*) Comparto con Ustedes, este hermoso poema de nuestra amiga Florinda Ramos, enviado desde Mollet, España.

miércoles, junio 20, 2007

El Sueño del Pongo(Cuento).

Autor José María Arguedas Pelicula dirigida por Santiago Alvarez (ICAIC)

"El sueño del Pongo" de José María Arguedas(*)





Versión cinematográfica del cuento "El Sueño del Pongo" del director cubano Santiago Alvarez (1970)

El sueño del Pongo (José María Arguedas)

Un hombrecito se encaminó a la casa-hacienda de su patrón. Como era siervo iba a cumplir el turno de pongo, de sirviente en la gran residencia. Era pequeño, de cuerpo miserable, de ánimo débil, todo lamentable; sus ropas viejas.

El gran señor, patrón de la hacienda, no pudo contener la risa cuando el hombrecito lo saludo en el corredor de la residencia.

¿Eres gente u otra cosa? - le preguntó delante de todos los hombres y mujeres que estaban de servicio.

Humillándose, el pongo contestó. Atemorizado, con los ojos helados, se quedó de pie.
¡A ver! - dijo el patrón - por lo menos sabrá lavar ollas, siquiera podrá manejar la escoba, con esas sus manos que parece que no son nada. ¿Llévate esta inmundicia! - ordenó al mandón de la hacienda.
Arrodillándose, el pongo le besó las manos al patrón y, todo agachado, siguió al mandón hasta la cocina.

El hombrecito tenía el cuerpo pequeño, sus fuerzas eran sin embargo como las de un hombre común. Todo cuanto le ordenaban hacer lo hacía bien. Pero había un poco como de espanto en su rostro; algunos siervos se reían de verlo así, otros lo compadecían. "Huérfano de huérfanos; hijo del viento de la luna debe ser el frío de sus ojos, el corazón pura tristeza", había dicho la mestiza cocinera, viéndolo.

El hombrecito no hablaba con nadie; trabajaba callado; comía en silencio. Todo cuanto le ordenaban, cumplía. "Sí, papacito; sí, mamacita", era cuanto solía decir.

Quizá a causa de tener una cierta expresión de espanto, y por su ropa tan haraposa y acaso, también porque quería hablar, el patrón sintió un especial desprecio por el hombrecito. Al anochecer, cuando los siervos se reunían para rezar el Ave María, en el corredor de la casa-hacienda, a esa hora, el patrón martirizaba siempre al pongo delante de toda la servidumbre; lo sacudía como a un trozo de pellejo.

Lo empujaba de la cabeza y lo obligaba a que se arrodillara y, así, cuando ya estaba hincado, le daba golpes suaves en la cara.

Creo que eres perro. ¡Ladra! - le decía.
El hombrecito no podía ladrar.
Ponte en cuatro patas - le ordenaba entonces-
El pongo obedecía, y daba unos pasos en cuatro pies.
Trota de costado, como perro - seguía ordenándole el hacendado.
El hombrecito sabía correr imitando a los perros pequeños de la puna.
El patrón reía de muy buena gana; la risa le sacudía todo el cuerpo.
¡Regresa! - le gritaba cuando el sirviente alcanzaba trotando el extremo del gran corredor.
El pongo volvía, corriendo de costadito. Llegaba fatigado.
Algunos de sus semejantes, siervos, rezaban mientras tanto el Ave María, despacio, como viento interior en el corazón.
¡Alza las orejas ahora, vizcacha! ¡Vizcacha eres! - mandaba el señor al cansado hombrecito. - Siéntate en dos patas; empalma las manos.
Como si en el vientre de su madre hubiera sufrido la influencia modelante de alguna vizcacha, el pongo imitaba exactamente la figura de uno de estos animalitos, cuando permanecen quietos, como orando sobre las rocas. Pero no podía alzar las orejas.
Golpeándolo con la bota, sin patearlo fuerte, el patrón derribaba al hombrecito sobre el piso de ladrillo del corredor.
Recemos el Padrenuestro - decía luego el patrón a sus indios, que esperaban en fila.
El pongo se levantaba a pocos, y no podía rezar porque no estaba en el lugar que le correspondía ni ese lugar correspondía a nadie.
En el oscurecer, los siervos bajaban del corredor al patio y se dirigían al caserío de la hacienda.
¡Vete pancita! - solía ordenar, después, el patrón al pongo.
Y así, todos los días, el patrón hacía revolcarse a su nuevo pongo, delante de la servidumbre. Lo obligaba a reírse, a fingir llanto. Lo entregó a la mofa de sus iguales, los colonos*.
Pero... una tarde, a la hora del Ave María, cuando el corredor estaba colmado de toda la gente de la hacienda, cuando el patrón empezó a mirar al pongo con sus densos ojos, ése, ese hobrecito, habló muy claramente. Su rostro seguía un poco espantado.
Gran señor, dame tu licencia; padrecito mío, quiero hablarte - dijo.
El patrón no oyó lo que oía.
¿Qué? ¿Tú eres quien ha hablado u otro? - preguntó.
Tu licencia, padrecito, para hablarte. Es a ti a quien quiero hablarte - repitió el pongo.
Habla... si puedes - contestó el hacendado.
Padre mío, señor mío, corazón mío - empezó a hablar el hombrecito -. Soñé anoche que habíamos muerto los dos juntos; juntos habíamos muerto.
¿Conmigo? ¿Tú? Cuenta todo, indio - le dijo el gran patrón.
Como éramos hombres muertos, señor mío, aparecimos desnudos. Los dos juntos; desnudos ante nuestro gran Padre San Francisco.
¿Y después? ¡Habla! - ordenó el patrón, entre enojado e inquieto por la curiosidad.
Viéndonos muertos, desnudos, juntos, nuestro gran Padre San Francisco nos examinó con sus ojos que alcanzan y miden no sabemos hasta qué distancia. A ti y a mí nos examinaba, pensando, creo, el corazón de cada uno y lo que éramos y lo que somos. Como hombre rico y grande, tú enfrentabas esos ojos, padre mío.
¿Y tú?
No puedo saber cómo estuve, gran señor. Yo no puedo saber lo que valgo.
Bueno, sigue contando.
Entonces, después, nuestro Padre dijo con su boca: "De todos los ángeles, el más hermoso, que venga. A ese incomparable que lo acompañe otro ángel pequeño, que sea también el más hermoso. Que el ángel pequeño traiga una copa de oro, y la copa de oro llena de la miel de chancaca más transparente".
¿Y entonces? - preguntó el patrón.
Los indios siervos oían, oían al pongo, con atención sin cuenta pero temerosos.
Dueño mío: apenas nuestro gran Padre San Francisco dio la orden, apareció un ángel, brillando, alto como el sol; vino hasta llegar delante de nuestro Padre, caminando despacio. Detrás del ángel mayor marchaba otro pequeño, bello, de luz suave como el resplandor de las flores. Traía en las manos una copa de oro.
¿Y entonces? - repitió el patrón.
"Angel mayor: cubre a este caballero con la miel que está en la copa de oro; que tus manos sean como plumas cuando pasen sobre el cuerpo del hombre", diciendo, ordenó nuestro gran Padre. Y así, el ángel excelso, levantando la miel con sus manos, enlució tu cuerpecito, todo, desde la cabeza hasta las uñas de los pies. Y te erguiste, solo; en el resplandor del cielo la luz de tu cuerpo sobresalía, como si estuviera hecho de oro, transparente.
Así tenía que ser - dijo el patrón, y luego preguntó:
¿Y a ti?
Cuando tú brillabas en el cielo, nuestro Gran Padre San Francisco volvió a ordenar: "Que de todos los ángeles del cielo venga el de menos valer, el más ordinario. Que ese ángel traiga en un tarro de gasolina excremento humano".
¿Y entonces?
Un ángel que ya no valía, viejo, de patas escamosas, al que no le alcanzaban las furzas para mantener las alas en su sitio, llegó ante nuestro gran Padre; llegó bien cansado, con las alas chorreadas, trayendo en las manos un tarro grande. "Oye viejo - ordenó nuestro gran Padre a ese pobre ángel -, embadurna el cuerpo de este hombrecito con el excremento que hay en esa lata que has traído; todo el cuerpo, de cualquier manera; cúbrelo como puedas. ¡Rápido!". Entonces, con sus manos nudosas, el ángel viejo, sacando el excremento de la lata, me cubrió, desigual, el cuerpo, así como se echa barro en la pared de una casa ordinaria, sin cuidado. Y aparecí avergonzado, en la luz del cielo, apestando...
Así mismo tenía que ser - afirmó el patrón. - ¡Continúa! ¿O todo concluye allí?
No, padrecito mío, señor mío. Cuando nuevamente, aunque ya de otro modo, nos vimos juntos, los dos, ante nuestro Gran padre San Francisco, él volvió a mirarnos, también nuevamente, ya a ti ya a mi, largo rato. Con sus ojos que colmaban el cielo, no sé hasta qué honduras nos alcanzó, juntando la noche con el día, el olvido con la memoria. Y luego dijo: "Todo cuanto los ángeles debían hacer con ustedes ya está hecho. Ahora ¡lámanse el uno al otro! Despacio, por mucho tiempo". El viejo ángel rejuveneció a esa misma hora; sus alas recuperaron su color negro, su gran fuerza. Nuestro Padre le encomendó vigilar que su voluntad se cumpliera.

PONGO: Indio que pertenece a la hacienda.

(*) José María Arguedas Altamirano (*
Andahuaylas, Perú, 18 de enero de 1911 - † Lima, 2 de diciembre de 1969) escritor y científico social peruano. Además de su actividad como novelista, destacó como traductor de la literatura quechua y estudioso del folclore de su país.

Desencantado por los efectos de la política cultural y las diferencias sociales y raciales en su país, trató de suicidarse en 1966 y al fin, el
28 de noviembre de 1969 se disparó en la cabeza y murió cuatro días después, el 2 de diciembre.
Para mayor información sobre José Maria Arguedas revisar:

lunes, junio 18, 2007

PILLPINTUKUNAN KANACHIS (SOMOS MARIPOSAS)_Noemi Vizcardo, Lima_Perú

Runa yachaysapa yuyakun cheyqa, manan qanmantaqa yachanchu.
Que no te afecte si la el hombre cree saberlo todo, si no sabe de ti.

Hina kachun khunan llalliynin, tukuyninpi pisipaqtin.
qué importa el triunfo momentáneo, si se pierde en el fin.

Hina kachun apuskachaq llapanchispa hawanchispi kan cheyqa,
Que importa si el soberbio se muestra por encima de todos,

Sapanka runa kayninchista mana reqsispa,
negando la humanidad de cada uno de nosotros,

ichaqa yañupuq kasqanchista yachashiaqtinchis chayqa.
si al final todos somos conscientes de que vamos a morir.

Hina kanchun noqanchis ukhupi harawi kaynin,
Que importa la poesía que hay dentro de nosotros,

sichus saruyninchis , ch’uya ñawi qhawaypi hinaspa...
si empezamos pisando, con ojos sinceros y...

sichus hayk’aqpas mana qhepata qhawarispa ñaupaqman rinchis,
seguimos marchando sin mirar atrás, nunca jamás,

kausaytninchispi chayraq kurumanta pillpintu hina puriyninchis,
recorriendo la vida cual mariposas salidas de crisálidas,

sumaq llinphi rafranchista, pasaq rikuyachispa,
mostrando nuestras alas, de lindos matices,

hinaspa misk’i takikunapi, tuku kama tusunchisy
envueltos en dulce melodía, danzamos hasta el fin,

qasi sonqo nunankisc kusirichina takipi.
con sereno canto que nos alegra el alma.

Hatunkaray teqsimuyupi, hanaq pacha mana saywaq,
en el gigante infinito, que no limita el cielo,

qollallaraq illariypi mana waylluy wañuqpi,
bajo la tierna alborada del amor eterno,

mana upallay kaqtin hinaspa ñak’ariy sapa kausaypipas.
donde no hay silencio ni soledad del desengaño.

domingo, junio 17, 2007

ALBORADA - PAWAY ANKA

ALBORADA confirma musicalmente


que el espíritu y raiz cósmica


de las tres américas


es UNO.






Paway Anka

Wayra qina paway ankawayra qina ripuy ankaparata qaquspa puyupa chaupinta. Chayna ñuqa kutimusaqchayna ñuqa kutimusaqmuchuyta qarquspa kusy kausanapaq.

Cóndor, remóntate como el viento, sube como el viento, empujando la lluvia hacia la montaña.Así yo volveré, así yo volveré, moviendo lo empujaré para que se alegre y viva felíz.

Nanotecnología: ¿el «pequeño Hermano»? Leonardo Boff(*)

En los últimos años se está produciendo, de forma extremadamente acelerada, no una nueva onda tecnológica sino un verdadero tsunami tecnológico. Es la nanotecnología. Se trata de una tecnología que produce elementos y cosas no presentes en la naturaleza a partir de lo más pequeño como átomos y células colocados en lugares deseados. Un nanómetro es la milmillonésima parte de un metro. La Wikipedia en portugués de internet nos informa: «para percibir lo que esto significa, imagine una playa de 1000 km de largo y un grano de arena de 1mm; ese grano de arena está en relación a esa playa como un nanómetro está al metro». Se trata, pues, de una tecnología de lo ínfimo, tan revolucionaria que, en breve, podrá volver obsoletas a la mayoría de las tecnologías, especialmente aquellas aplicadas a la agricultura, a la industria farmacéutica, a la informática, a la microelectrónica y a los ordenadores. Ya existen actualmente cerca de 720 productos a nanoescala, desde camisas y pantalones a prueba de arrugas y manchas (de venta en algunos grandes centros comerciales), protectores solares y alimentos hasta nanotubos de carbono para sustituir al cobre, que son diez veces más eficientes en la conducción de la electricidad.
En la nanotecnología convergen la física, la química y la biología produciendo organismos o partículas invisibles con una altísima movilidad. Por obedecer a las leyes de la física cuántica son imprevisibles. En especial, la nanobiotecnología comienza a conocer avances insospechados. Se crean, por ejemplo, nanodispositivos que circulan en la sangre y que pueden detectar enfermedades o hacer reparaciones en órganos afectados. Todo el contenido de la Biblioteca Nacional, con sus millones de libros, puede caber en un nanoaparato del tamaño de un caramelo.
Hay grandes incertidumbres y peligros asociados a este tipo de tecnología. Nanosensores que hoy controlan todo el proceso de la llamada «agricultura inteligente» pueden ser usados para controlar poblaciones y personas. Sería la entronización del «pequeño Hermano» que realizaría las funciones del «gran Hermano» de G.Orwell. Como son aparatos invisibles y microscópicos no hay cómo defenderse de ellos. Por eso la urgencia de observar el principio de precaución y exigir del poder público códigos reguladores.
Si para todos los problemas siempre hay una solución adecuada, quién sabe si por el camino de la nanotecnología podremos responder a las tres grandes cuestiones que nos afligen: la escasez de recursos naturales, los cambios climáticos y el calentamiento global. Con la nanotecnología podrían producirse abundantísimos alimentos, y podría conseguirse la recuperación de los suelos y de la naturaleza. Se podrían colocar nanopartículas en la superficie de los océanos o en la estratosfera para enfriar la Tierra y equilibrar los climas. En el mar entre Nueva Zelanda y la Antártica se esparcieron partículas de hierro de 20 nanómetros con el fin de producir plancton que, a su vez, secuestraría el dióxido de carbono, reduciendo así la temperatura. El efecto fue tan sorprendente y aterrador que uno de los científicos dijo: «si tuviese medio petrolero de nanopartículas podría causar una nueva era glacial en el planeta».
Estas reflexiones tienen un carácter meramente inicial y fragmentario, pero su objetivo es despertar a las personas ante los peligros y las virtualidades que nos ofrece la nanotecnología y su posible respuesta al clamor ecológico.

(*) Leonardo Boff, teologo brasileño, autor de más de 60 libros en las áreas de Teología, Espiritualidad, Filosofía, Antropología y Mística. La mayor parte de su obra ha sido traducida a los principales idiomas modernos. En 1984, en razón de sus tesis ligadas a la Teología de la Liberación expuestas en su libro Iglesia: Carisma y Poder, fue sometido a un proceso por parte de la Sagrada Congregación para la Defensa de la Fe, ex Santo Oficio, en el Vaticano. En 1985 fue condenado a un año de “silencio obsequioso” y depuesto de todas sus funciones editoriales y académicas en el campo religioso. Dada la presión mundial sobre el Vaticano le fue levantada la pena en 1986, pudiendo retomar algunas de sus actividades.

sábado, junio 16, 2007

Alborada - Wanka Walas (Presiona este enlace para la web de ALBORADA)

"Cholo Soy" (Vals) _Luis Abanto Morales (Presiona este enlace para conocer dónde empezó la inspiración de esta canción)

Presiona la flecha del reproductor para oir la canción .

ENTONCES, AL FIN ENTENDEREMOS...

Vivimos en un mundo subjetivo, hecho de imágenes. Entre la persona real y su imagen en nuestra mente, media una pequeña distancia o , muchas veces, un abismo.

En base a imágenes hacemos amigos, amores y enemistades. Nos sentimos por momentos tan cerca, tan afín con alguien y luego al voltear, tal vez un instante, ya lo sentimos lejos, distante o contrario a nosotros.

Lo curioso es que todos en su momento nos alegramos, sufrimos y nos estresamos por las mismas causas. Pero el antipático, el misterioso o el “malo” de nuestra película, resulta siendo el “otro”, no nosotros. Vivenciamos igual, pero nos sentimos diferentes.

Esa es la ilusión de esta existencia. Todos somos hijos, hermanos, padres, hermanos, enamorados, esposos...vivimos por lo mismo, pero nos sentimos distintos unos de otros.

Por eso, algunos hemos recibido el conocimiento de que, en la hora final de la vida presente, desfilarán velozmente nuestras acciones, pero vividas o sufridas en carne propia, desde el ser del otro, del que burlamos, castigamos, mentimos o amamos, engreímos o premiamos, y sentiremos lo mismo que el “otro” sintió con nuestras acciones y, entonces...¡al fin entenderemos!.

Finlmente se descorrerá el velo, y toda la distancia, y el desencuentro, perderán sentido, sabremos que era cierto: SOMOS UNO.

¿Será necesario esperar ese momento?.

viernes, junio 15, 2007

"I have a dream"_Martin Luther King

"Yo tengo un sueño"_ Martin Luther King


El 28 de agosto de 1963, Martin Luther King, brindó su discurso "Yo tengo un sueño" en los escalones del monumento a Lincoln en Washington D.C.

Lea el texto completo de una oratoria histórica:


"Estoy feliz de unirme a ustedes hoy en lo que quedará en la historia como la mayor demostración por la libertad en la historia de nuestra nación.
Hace años, un gran americano, bajo cuya sombra simbólica nos paramos, firmó la Proclama de Emancipación. Este importante decreto se convirtió en un gran faro de esperanza para millones de esclavos negros que fueron cocinados en las llamas de la injusticia. Llegó como un amanecer de alegría para terminar la larga noche del cautiverio.
Pero 100 años después, debemos enfrentar el hecho trágico de que el negro todavía no es libre. Cien años después, la vida del negro es todavía minada por los grilletes de la discriminación. Cien años después, el negro vive en una solitaria isla de pobreza en medio de un vasto océano de prosperidad material. Cien años después el negro todavía languidece en los rincones de la sociedad estadounidense y se encuentra a sí mismo exiliado en su propia tierra.


Y así hemos venido aquí hoy para dramatizar una condición extrema. En un sentido llegamos a la capital de nuestra nación para cobrar un cheque. Cuando los arquitectos de nuestra república escribieron las magníficas palabras de la Constitución y la Declaratoria de la Independencia, firmaban una promisoria nota de la que todo estadounidense sería el heredero. Esta nota era una promesa de que todos los hombres tendrían garantizados los derechos inalienables de "Vida, Libertad y la búsqueda de la Felicidad".
Es obvio hoy que Estados Unidos ha fallado en su promesa en lo que respecta a sus ciudadanos de color. En vez de honrar su obligación sagrada, Estados Unidos dio al negro un cheque sin valor que fue devuelto marcado "fondos insuficientes". Pero nos rehusamos a creer que el banco de la justicia está quebrado. Nos rehusamos a creer que no hay fondos en los grandes depósitos de oportunidad en esta nación. Entonces hemos venido a cobrar este cheque, un cheque que nos dará las riquezas de la libertad y la seguridad de la justicia.
Sofocante verano del descontento
También vinimos a este punto para recordarle de Estados Unidos de la feroz urgencia del ahora. Este no es tiempo para entrar en el lujo del enfriamiento o para tomar la droga tranquilizadora del gradualismo. Ahora es el tiempo de elevarnos del oscuro y desolado valle de la segregación hacia el iluminado camino de la justicia racial. Ahora es el tiempo de elevar nuestra nación de las arenas movedizas de la injusticia racial hacia la sólida roca de la hermandad. Ahora es el tiempo de hacer de la justicia una realidad para todos los hijos de Dios.
Sería fatal para la nación el no percatar la urgencia del momento. Este sofocante verano del legítimo descontento del negro no terminará hasta que venga un otoño revitalizador de libertad e igualdad. 1963 no es un fin, sino un principio. Aquellos que piensan que el negro sólo necesita evacuar frustración y que ahora permanecerá contento, tendrán un rudo despertar si la nación regresa a su rutina habitual.
No habrá ni descanso ni tranquilidad en Estados Unidos hasta que el negro tenga garantizados sus derechos de ciudadano. Los remolinos de la revuelta continuarán sacudiendo los cimientos de nuestra nación hasta que emerja el esplendoroso día de la justicia.
Pero hay algo que debo decir a mi gente, que aguarda en el cálido umbral que lleva al palacio de la justicia: en el proceso de ganar nuestro justo lugar no deberemos ser culpables de hechos erróneos. No saciemos nuestra sed de libertad tomando de la copa de la amargura y el odio. Siempre debemos conducir nuestra lucha en el elevado plano de la dignidad y la disciplina. No debemos permitir que nuestra protesta creativa degenere en la violencia física. Una y otra vez debemos elevarnos a las majestuosas alturas de la resistencia a la fuerza física con la fuerza del alma.
Esta nueva militancia maravillosa que ha abrazado a la comunidad negra no debe conducir a la desconfianza de los blancos, ya que muchos de nuestros hermanos blancos, como lo demuestra su presencia aquí hoy, se han dado cuenta de que su destino está atado a nuestro destino. Se han dado cuenta de que su libertad está ligada inextricablemente a nuestra libertad. No podemos caminar solos. Y a medida que caminemos, debemos hacernos la promesa de que marcharemos hacia el frente. No podemos volver atrás.
Pruebas y tribulaciones
Los remolinos de la revuelta continuarán sacudiendo los cimientos de nuestra nación hasta que emerja el esplendoroso día de la justicia
Existen aquellos que preguntan a quienes apoyan la lucha por derechos civiles: "¿Cuándo quedarán satisfechos?" Nunca estaremos satisfechos en tanto el negro sea víctima de los inimaginables horrores de la brutalidad policial. Nunca estaremos satisfechos en tanto nuestros cuerpos, pesados con la fatiga del viaje, no puedan acceder a alojamiento en los moteles de las carreteras y los hoteles de las ciudades. No estaremos satisfechos en tanto la movilidad básica del negro sea de un gueto pequeño a uno más grande. Nunca estaremos satisfechos en tanto a nuestros hijos les sea arrancado su ser y robada su dignidad por carteles que rezan: "Solamente para blancos". No podemos estar satisfechos y no estaremos satisfechos en tanto un negro de Mississippi no pueda votar y un negro en Nueva York crea que no tiene nada por qué votar. No, no estamos satisfechos, y no estaremos satisfechos hasta que la justicia nos caiga como una catarata y el bien como un torrente.
No olvido que muchos de ustedes están aquí tras pasar por grandes pruebas y tribulaciones. Algunos de ustedes apenas salieron de celdas angostas. Algunos de ustedes llegaron desde zonas donde su búsqueda de libertad los ha dejado golpeados por las tormentas de la persecución y sacudidos por los vientos de la brutalidad policial. Ustedes son los veteranos del sufrimiento creativo. Continúen su trabajo con la fe de que el sufrimiento sin recompensa asegura la redención.
Vuelvan a Mississippi, vuelvan a Alabama, regresen a Georgia, a Louisiana, a las zonas pobres y guetos de las ciudades norteñas, con la sabiduría de que de alguna forma esta situación puede ser y será cambiada.
No nos deleitemos en el valle de la desesperación. Les digo a ustedes hoy, mis amigos, que pese a todas las dificultades y frustraciones del momento, yo todavía tengo un sueño. Es un sueño arraigado profundamente en el sueño americano.
El sueño
Yo tengo un sueño que un día esta nación se elevará y vivirá el verdadero significado de su credo, creemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales.
Yo tengo un sueño que un día en las coloradas colinas de Georgia los hijos de los ex esclavos y los hijos de los ex propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la hermandad.
Yo tengo un sueño que un día incluso el estado de Mississippi, un estado desierto, sofocado por el calor de la injusticia y la opresión, será transformado en un oasis de libertad y justicia.
Yo tengo un sueño que mis cuatro hijos pequeños vivirán un día en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel sino por el contenido de su carácter.
¡Yo tengo un sueño hoy!
Yo tengo un sueño que un día en las coloradas colinas de Georgia los hijos de los ex esclavos y los hijos de los ex propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la hermandad
Yo tengo un sueño que un día, allá en Alabama, con sus racistas despiadados, con un gobernador cuyos labios gotean con las palabras de la interposición y la anulación; un día allí mismo en Alabama pequeños niños negros y pequeñas niñas negras serán capaces de unir sus manos con pequeños niños blancos y niñas blancas como hermanos y hermanas.
¡Yo tengo un sueño hoy!
Yo tengo un sueño que un día cada valle será exaltado, cada colina y montaña será bajada, los sitios escarpados serán aplanados y los sitios sinuosos serán enderezados, y que la gloria del Señor será revelada, y toda la carne la verá al unísono.
Esta es nuestra esperanza. Esta es la fe con la que regresaré al sur. Con esta fe seremos capaces de esculpir de la montaña de la desesperación una piedra de esperanza.
Con esta fe seremos capaces de transformar las discordancias de nuestra nación en una hermosa sinfonía de hermandad. Con esta fe seremos capaces de trabajar juntos, de rezar juntos, de luchar juntos, de ir a prisión juntos, de luchar por nuestra libertad juntos, con la certeza de que un día seremos libres.
Este será el día, este será el día en que todos los niños de Dios serán capaces de cantar con un nuevo significado: "Mi país, dulce tierra de libertad, sobre ti canto. Tierra donde mis padres murieron, tierra del orgullo del peregrino, desde cada ladera, dejen resonar la libertad". Y si Estados Unidos va a convertirse en una gran nación, esto debe convertirse en realidad.
Entonces dejen resonar la libertad desde las prodigiosas cumbres de Nueva Hampshire. Dejen resonar la libertad desde las grandes montañas de Nueva York. Dejen resonar la libertad desde los Alleghenies de Pennsylvania! Dejen resonar la libertad desde los picos nevados de Colorado. Dejen resonar la libertad desde los curvados picos de California. Dejen resonar la libertad desde las montañas de piedra de Georgia. Dejen resonar la libertad de la montaña Lookout de Tennessee. Dejen resonar la libertad desde cada colina y cada topera de Mississippi, desde cada ladera, dejen resonar la libertad!
Y cuando esto ocurra, cuando dejemos resonar la libertad, cuando la dejemos resonar desde cada pueblo y cada caserío, desde cada estado y cada ciudad, seremos capaces de apresurar la llegada de ese día cuando todos los hijos de Dios, hombres negros y hombres blancos, judíos y gentiles, protestantes y católicos, serán capaces de unir sus manos y cantar las palabras de un viejo spiritual negro: "¡Por fin somos libres! ¡Por fin somos libres! Gracias a Dios todopoderoso, ¡por fin somos libres!"

RECUERDO Y HOMENAJE A VICTOR JARA(Enlace para ampliar información sobre Victor Jara)

El alma llena de banderas_Victor Jara

Para escuchar la canción presiona la flecha del reproductor.

jueves, junio 14, 2007

Hay que estar en paz

Llegue la calma al hombre de la tierra para que pose Dios la paz en el.

La ira del hombre en su inconciencia, genera una cadena candente de energía repelente a la paz. El soportaros unos a otros sin amor, crea una energía explosiva alrededor de vuestra aura, y ésta os separa de los iones positivos y benéficos de la luz.

No quiere comprender el hombre de la tierra que la incomprensión de unos y otros es una fuerza de gran poder destructivo que repele la comprensión de fuerza benéfica y lo aleja de la verdad o fuerza creadora.

La fe que el hombre de la tierra tenga sobre lo supremo es un imán que atrae iones positivos para la transmutación de la materia a la luz.

Con cada acto de rechazo a la verdad, se rechaza también la luz de Dios.

Empero con cada fracción de segundo os sigue llegando la fuerza, pero ¿por cuánto tiempo?

Los horrores, los crímenes, los desconocimientos del derecho, el desengaño, la duda y el vicio, os llevan al consumo del tiempo que os fue otorgado para la evolución y cambio.

También ya sois muchos habitantes malgastando la energía vital llamada “Tiempo”.

En el principio se os fue dado el existir y al tiempo se le llamó “Energía Vital” En un principio la energía vital fue de grandes proporciones; proporciones que no os podéis imaginar, y la cantidad de hombres, muy poca; más crecisteis en número, ciclo tras ciclo y por supuesto el consumo de energía vital crecía.

La cantidad de energía vida era tal, que como erais tan pocos vivíais muchos ciclos tiempo. Más cuando os fuisteis multiplicando, vivisteis menos.

Hoy sois muchísimos y por supuesto consumís demasiada energía vital. ¿Cuánta tenéis consumida hasta ahora? ¿Cuánta os queda?

Os recordaré: llegaré como un ladrón en la noche... mas quiero que vosotros los pocos que no rechazáis la energía positiva, los pocos que captáis la luz de vuestro Padre, os convirtáis en multiplicadores de la verdad; y con vuestra vida y nuestra Luz, seamos esperanzas para los ciegos, y arrullos para los sordos.

No escuches las ofensas, no hagas eco a la duda, no guardes pesares en tu alma, vive y enseña, porque hoy es mañana. Tened mi paz.


Zila.

Precisión: Este mensaje me lo hizo llegar un amigo que tiene relación con los hermanos extraterrestres. Independientemente de su procedencia, creíble o no para ti, vale la pena considerar la esencia del mensaje,

Relampago_Alborada


Para escuchar la canción presiona el cuadrito de la izquierda.

martes, junio 12, 2007

Eligiendo nuestro día

Cada mañana, desde que abrimos los ojos definimos nuestro dia. ¿Cómo alimentamos nuestro despertar?, ¿Qué color le ponen nuestros pensamientos?.

Elegimos(cuando se puede) lo que vamos a desayunar, pero pocas veces escogemos también el otro alimento, los contenidos para nuestro espiritu.

Nos han dicho que llegamos a ser lo que comemos, claro...y eso funciona también para nuestro ánimo y nuestro cimiento interior.

Si nos alimentamos de comida chatarra, tendremos un cuerpo físico idem, e igual, si nos "alimentamos" con noticieros de violencia, muerte y chisme(que es otra forma de matar), qué le queda a nuestro espiritu, qué podemos transmitir o comunicar en ese dia. No se le puede pedir peras al olmo.

Antes de prender la televisión o la radio, vale la pena recordar las palabras del Maestro Jesús: "donde pones tus ojos, alli está también tu corazón".

Que tengas el día que has elegido...

La verdadera deuda externa

LA VERDADERA DEUDA EXTERNA ¿QUIEN DEBE A QUIEN ? CARTA DE UN JEFE INDIO AZTECA A LOS GOBIERNOS DE EUROPA.
Aquí pues, yo, Guaípuro Cuauhtémoc, descendiente de los que poblaron la América hace cuarenta mil años. He venido a encontrar a los que se la encontraron hace ya quinientos años. Aquí pues, nos encontramos todos: sabemos lo que somos y es bastante. Nunca tendremos otra cosa. El hermano aduanero europeo me pide papel escrito con visa para poder descubrir a los que me descubrieron.El hermano usurero europeo me pide pago de una deuda contraída por Judas, a quien nunca autoricé venderme. El hermano usurero europeo me explica que toda deuda se paga con intereses, aunque sea vendiendo seres humanos y países enteros sin pedirles consentimiento. Yo los voy descubriendo. También yo puedo reclamar pagos, también puedo reclamar intereses. Consta en el archivo de Indias, papel sobre papel recibo sobre recibo, firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y el l660 llegaron a San Lúcar de Barrameda 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata que provenían de América. ¿Saqueo?... ¡No lo creyera yo!... Porque es pensar que los hermanos cristianos faltan a su séptimo mandamiento. Expoliación?... ¡Guárdeme el cielo de figurarme que los europeos, igual que Caín, matan y después niegan la sangre del hermano! ¿Genocidio?... ¡Eso sería dar crédito a calumniadores como Fray Bartolomé de Las Casas, que calificaron el encuentro de "destrucción de Las Indias", o a ultras como el doctor Arturo Píetri quien afirma, que el arranque del capitalismo y de la actual civilización europea se debió a la inundación de metales preciosos arrancados por ustedes, mis hermanos europeos, a mis también hermanos de América! ¡No! Esos 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata deben ser considerados como el primero de varios préstamos amigables de América para el desarrollo de Europa.Lo contrarío sería presuponer crímenes de guerra, lo que daría derecho, no sólo a exigir devolución inmediata, sino indemnización por daños y perjuicios. Yo, Guaípuro Cuauhtémoc, prefiero creer en la menos ofensiva de las hipótesis para mis hermanos europeos. Tan fabulosas exportaciones de capital no fueron más que el inicio de un plan "Marshalltezuma" para garantizar la reconstrucción de la bárbara Europa, arruinada por sus deplorables guerras contra los cultos musulmanes, defensores del álgebra, la arquitectura, el baño cotidiano y otros logros superiores de la civilización... Por eso, una vez pasado el Quinto Centenario del Préstamo, podemos preguntarnos: ¿Han hecho los hermanos europeos un uso racional, responsable o, por lo menos, productivo de los recursos tan generosamente adelantados por el Fondo Indoamericano Internacíonal?. Deploramos decir que no. En lo estratégico, lo dilapidaron en las batallas de Lepanto, Waterloo, Armadas Invencibles, Terceros Reíchs y otras formas de exterminio mutuo, para acabar ocupados por las tropas gringas de la OTAN como Panamá (pero sin canal). En lo financiero han sido incapaces después de una moratoria de 500 años tanto de cancelar capital e intereses, como de independizarse de las rentas líquidas, las materias primas y la energía barata que les exporta el Tercer Mundo. Este deplorable cuadro corrobora la afirmación de Milton Fríedman, conforme a la cual una economía subsidiada jamás podrá funcionar y nos obliga a reclamarles -por su propio bien- el pago de capital e intereses que tan generosamente hemos demorado todos estos siglos. Al decir esto, aclaramos que no nos rebajaremos a cobrarles a los hermanos europeos las viles y sanguinarias tasas flotantes de un 20 por ciento y hasta un 30 por ciento anual que los hermanos europeos les cobran a los pueblos del Tercer Mundo, nos limitaremos a exigir la devolución de los metales preciosos adelantados, más el módico interés fijo de un 10 por ciento anual acumulado durante los últimos 300 años. Sobre esta base, aplicando la europea y usurera fórmula del interés compuesto, informamos a los descubridores que sólo nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata, ambas elevadas a la potencia de trescientos. Es decir, un número para cuya expresión total serían necesarias más de trescientas cifras y que supera ampliamente el peso total de la tierra.
Muy pesadas son estas moles de oro y de plata! ¿Cuánto pesarían calculadas en sangre? Aducir que Europa en medio milenio no ha podido generar riquezas suficientes para cancelar este módico interés sería tanto como admitir su absoluto fracaso financiero y/o la demencial irracionalidad de los supuestos del capitalismo. Tales cuestiones metafísicas, desde luego, no nos Inquietan a los Indo Americanos. Pero sí exigimos la inmediata firma de una carta de Intenciones que discipline a los Pueblos deudores del viejo continente; y los obligue a cumplir sus compromisos mediante una pronta privatización o reconversión de Europa que les permita entregárnosla entera como primer pago de una deuda histórica. Dicen los pesimistas del Viejo Mundo que su civilización está en una bancarrota que les impide cumplir con sus compromisos financieros o morales. En tal caso, nos contentaríamos con que nos pagaran entregándonos la bala con que mataron al poeta. Pero no podrán; porque esa bala es el corazón de Europa
Guaípuro Cuauhtémoc

lunes, junio 11, 2007

Lima, 08 de Junio de 2007

Señor
Augusto Alvarez Rodrich
Director de “Perú 21”

De mi especial consideración:

Agradezco la atención que pueda merecerle el hecho que paso a referirle.

Anoche, alrededor de las 8 p.m., convulsionó en un ómnibus de la línea JV(Ventanilla – Vitarte), una persona que había subido a solicitar la solidaridad del público. Explicó que padecía un cáncer a la medula espinal y no tenia familiares ni ayuda alguna. Mientras pasaba por los asientos, se desplomó encima de un pasajero y empezó a temblar y a quejarse.

A insistencia del público, el chofer paró exactamente frente a la Clínica Ricardo Palma en Javier Prado, y solicitó el auxilio a una policía de servicio, quien a su vez llamó a un colega suyo, también de transito y a lo que se sumó un tercer policía de carretera y, para mayor estupefacción, se estacionó también una unidad del serenazgo de San Isidro…pero, como se lo cuento, nadie hacia nada.

Llamé al 116 de los bomberos, quienes llegaron finalmente pasados unos veinte minutos. Cosa curiosa, ninguno de los policías ni el serenazgo solicitó el apoyo de la Clínica Ricardo Palma, de la cuál nos separaba - ¡oh ironia! solo una maya que divide los carriles – porque, explicaron policías y serenos, que en esos casos ninguna institución de salud privada quiere ayudar.

Señor Director, ¿es esto así porque si? ¿hemos llegado a este grado de barbarie “global”? ¿y pueden las autoridades aceptarlo tan sueltos de huesos? Estos mismos policías y serenos que suelen ser tan enérgicos y drásticos con modestos vendedores ambulantes.

Más allá de las consideraciones humanas y filosóficas, valdría la pena hacer un llamado a la empresa privada que gasta ingentes sumas de dinero en publicidad de sonrisas y felicidad de papel, que destinara una parte de sus ingresos a atención de casos extremos como este…es posible que también les reditúe beneficios en imagen y negocios.

Para redondear el relato, si cabe el irrespetuoso término, culmino indicando que los bomberos dijeron que ya habían auxiliado a esa persona, que apenas podía sostenerse en pie, tres veces ese mismo día, pero que solo la reanimaban para que siguiera su labor de solicitar la caridad pública…¡huelgan comentarios!.

Reiterándole mi agradecimiento, le quedo muy reconocido.

Atentamente,


Jesús Rojas C.
D.N.I. 08263495
Celular 98832338

Entre la realidad y sus versiones...

Hoy abri el diario y al fin encontré una carta que yo habia enviado hace tres dias.
El editor seleccionó lo que le pareció publicable.

Y pensaba que una cosa es la experiencia que vivi yo como testigo, y mi versión, y otra la del protagonista del hecho y distintas tambien entre si las muchas otras terceras, y cuartas, y quintas, y sextas experiencias y versiones de quienes también fueron testigos, o co-participes de la situación.

Y recordé que me enseñaron, precismente, que la verdad, siendo una, es aprehensible solo en uno de sus rostros, de acuerdo al angulo y el bagaje de lo vivido y aprendido por cada persona. En otras palabras cada uno tiene su version de la verdad, o simplemente "su verdad".

Entonces para que nos peleamos por un punto de vista diferente cuando, en realidad, todos tenemos nuestra razón particular, aun teniendo puntos de vista coincidentes, lo que exactamente significa algo para cada quien depende de todos sus antecedentes vivenciales, sus conocimientos, sus valores,etc. etc

Espero tu amable aporte...