Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

jueves, enero 21, 2010

"If i was president"(Si yo fuera presidente)_Canta: Wyclef Jean



“Hoy algunos jóvenes conocen Haití a través de la música, sobre todo, de Wyclef Jean, a quien algunos recordarán porque salió en un video con Shakira (‘Hips don’t lie’), pero otros, por sus covers de los dos Bob (Marley y Dylan) pero, sobre todo, por su unión con otros jóvenes negros inmigrantes como él en Estados Unidos para formar The Fugees, el grupo que llegó al éxito mundial con Lauren Hyll.

Sus canciones ahora en solitario hablan precisamente de la precariedad de Haití: “Si yo fuera presidente/ saldría elegido el viernes/ asesinado el sábado/ enterrado el domingo…”.

Hoy Wyclef Jean es el artista haitiano que reclama con más ahínco redes de ayuda para su país y donaciones; aunque, como ya se sabe, una que es la reina de las sospechas también sospecha de los administradores de la desgracia”

¿Qué sabemos de Hati?
La República 17/01/2010
Rocio Silva Santisteban








Si yo fuera Presidente

Si yo fuera presidente,
Me ser electo el viernes, asesinado el sábado,
Y enterrado el domingo.

Si yo fuera presidente ...
Si yo fuera presidente

Un viejo me dijo, en lugar de gastar miles de millones en la guerra,
Podemos utilizar parte de ese dinero, en el gueto.
Sé que algunos tan pobres, que utilizan la primavera como la ducha,
Cuando gritar 'luchar contra el poder ".
Fue entonces cuando el buitre devoraba

coro>
Si yo fuera presidente,
Me ser electo el viernes, asesinado el sábado,
Y enterrado el domingo.

Si yo fuera presidente ...
Si yo fuera presidente ...
Si yo fuera presidente ...
Si yo fuera presidente

Pero la radio no se puede reproducir esto.
Ellos llaman a esto música rebelde.
¿Cómo puede negarse que, los hijos de Moisés?

coro>
Si yo fuera presidente,
Me ser electo el viernes, asesinado el sábado,
Y enterrado el domingo.

Si yo fuera presidente ...
Si yo fuera presidente

Diga a los niños la verdad, la verdad.
Christopher Columbus no descubrió América.
Diles la verdad.
La verdad
YEAH! Háblales de Marcus Garvey.
La verdad YEAH! La verdad.
Dígales sobre Martin Luther King.
Diles la verdad.
La Verdad.
Háblales de JFK

Si yo fuera presidente
coro>
Si yo fuera presidente,
Me ser electo el viernes, asesinado el sábado,
Y enterrado el domingo.

Si yo fuera presidente ...
Si yo fuera presidente


If I was president

If I was president,
I'd get elected on Friday, assasinated on Saturday,
And buried on Sunday.

If I was president...
If I was president

An old man told me, instead of spending billions on the war,
We can use some of that money, in the ghetto.
I know some so poor, they use the spring as the shower,
When screaming 'fight the power'.
That's when the vulture devoured

chorus>
If I was president,
I'd get elected on Friday, assasinated on Saturday,
And buried on Sunday.

Los soldados británicos en Afganistán recibirán fusiles "bíblicos"



El colmo: Fusiles con citas bíblicas para agredir a un pueblo.

A esto puede llegar la religiosidad cuando se olvida su esencia y solo se utiliza como un arma de destrucción más.
(Jesús Hubert)

Los soldados británicos en Afganistán serán dotados de fusiles con una mira telescópica que lleva referencias bíblicas, una decisión que los críticos temen que pueda ser aprovechada por los talibanes, dijeron el miércoles funcionarios de Defensa.



El Ministerio de Defensa (MoD) ha señalado que había hecho un pedido de 400 visores a la empresa estadounidense Trijicon, agregando que no había sido consciente del significado de las inscripciones.

El partido opositor Liberal Demócrata criticó la medida, subrayando que los insurgentes que luchan contra la OTAN y las fuerzas de Estados Unidos en Afganistán podrían beneficiarse con ella.

"Eso será para algunos de nuestros enemigos una prueba para convencer a sus seguidores de que estamos inmersos en una guerra religiosa entre el cristianismo y el islam", dijo el portavoz de Defensa del partido.

Los avanzados visores ópticos de combate llevan inscritas la sigla JN8:12, en referencia al Capítulo 8, versículo 12, del libro de Juan.

Este pasaje de la Biblia, en la versión King James (en inglés), dice: "Entonces Jesús les habló otra vez, diciendo: Yo soy la luz del mundo: el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida".

El Ministerio de Defensa declaró que la empresa Trijicon había sido seleccionada porque "ofrece las miras ópticas con mejor rendimiento".

Por su parte, Trijicon ha declarado por su lado que ponía referencias a las Escrituras en sus productos desde hace más de dos décadas.

"Mientras tengamos hombres y mujeres en peligro, seguiremos haciendo todo lo posible para brindarles tanto la tecnología más avanzada y como el apoyo sin fin y las oraciones de una nación agradecida", dijo un portavoz.

Gran Bretaña tiene actualmente alrededor de 10.000 soldados en Afganistán, acantoandos en la agitada provincia de Helmand.

Este contigente forma parte de una fuerza de alrededor de 113.000 soldados extranjeros, bajo mando de la OTAN y de Estados Unidos, enviados a Afganistán para combatir la creciente insurgencia talibán.

Tomado de yahoo noticias del 21/01/2010

“No podía más con mi vida y Dios me habló”_ La experiencia de Neale Donald Walsch




En la primavera de 1992, Neale Donald Walsch tuvo una experiencia sensacional. El Ser que llamamos Dios empezó a hablarle.

De estas charlas surgió un libro en tres tomos: “CONVERSACIONES CON DIOS” y luego una saga de otros libros donde Dios contesta las preguntas de Neale sobre los temas más acuciantes de la humanidad.

Como una motivación para que lean el libro, que pueden bajar gratuitamente del siguiente enlace:

http://www.elmistico.com.ar/NealeWalsh/index.htm

les ofrecemos la película completa acerca de la experiencia de Neale Donald Walsch

Créanlo ustedes o no, pero no dejen de leer lo que Dios le dijo. (Jesús Hubert)





WebIslam

INTRODUCCIÓN.

Está usted a punto de vivir una extraordinaria experiencia. Está a punto de mantener una conversación con Dios. Sí, sí. Lo sé... eso no es posible. Probablemente piense (o le han enseñado) que eso no es posible. Ciertamente, se puede hablar a Dios; pero no con Dios. Es decir: Dios no va a contestar, ¿no es eso? ¡Al menos no en la forma de una conversación normal y corriente!
Lo mismo pensaba yo. Pero luego me “ocurrió” este libro. Y lo digo literalmente. No se trata de un libro escrito por mí, sino que me ha “ocurrido” a mí. Y cuando lo lea, le “ocurrirá” a usted, ya que todos alcanzamos la verdad para la que estamos preparados.

Probablemente, mi vida sería mucho más fácil si hubiera mantenido silencio acerca de todo esto. Pero esa no fue la razón de que me ocurriera. Y cualesquiera que sean los inconvenientes que el libro pueda causarme (como ser tildado de blasfemo, de impostor, de hipócrita por no haber vivido estas verdades en el pasado, o - lo que tal vez sea peor - de santo), ya no me es posible detener el proceso. Ni hacer lo que quiera. He dispuesto de ocasiones para apartarme de todo este asunto y no las he aprovechado. Respecto a este material, he decidido basarme en lo que me dice mi instinto, más que en lo que me pueda decir la mayoría de la gente.

Dicho instinto me dice que este libro no es un disparate, el exceso de una frustrada fantasía espiritual, o simplemente la autojustificación de un hombre frente a una vida equivocada. ¡Oh, bueno! ¡Pensé en todas estas cosas: en cada una de ellas! Así que di a leer este material a algunas personas cuando era todavía un manuscrito. Se emocionaron. Y lloraron. Y rieron por la alegría y el humor que contiene. Y, según me dijeron, sus vidas cambiaron. Se sintieron traspasados. Se sintieron poderosos.

Muchos dijeron que se sintieron transformados.

Fue entonces cuando supe que este libro era para todo el mundo, y que debía publicarse; porque es un don maravilloso para todos aquellos que realmente quieren respuestas y a quienes realmente les preocupan las preguntas; para todos aquellos que han emprendido la búsqueda de la verdad con corazón sincero, alma anhelante y espíritu franco. Y eso significa, más o menos, todos nosotros.

Este libro aborda la mayoría de las preguntas - sino todas - que siempre nos hemos formulado sobre vida y amor, propósito y función, personas y relaciones, bien y mal, culpa y pecado, perdón y redención, el sendero hacia Dios y el camino hacia el infierno... todo. Trata directamente de sexo, poder, dinero, hijos, matrimonio, divorcio, vida, trabajo, salud, el más allá, el más acá... todo. Explora la guerra y la paz, el conocimiento y el desconocimiento, el dar y el recibir, la alegría y la pena. Examina lo concreto y lo abstracto, lo visible y lo invisible, la verdad y la mentira.

Se podría decir que este libro es “la última palabra de Dios sobre las cosas”, aunque a algunas personas esto les puede resultar algo difícil, especialmente si piensan que Dios dejo de hablar hace 2.000 años, o que, si Dios ha seguido comunicándose, lo ha hecho únicamente con santos, curanderas o alguien que haya estado meditando durante treinta años, o bien durante veinte, o, por poner un mínimo decente, durante diez (ninguna de estas categorías me incluye).
Lo cierto es que Dios habla a todo el mundo. Al bueno y al malo. Al santo y al canalla. Y, sin duda, a todos nosotros. Usted mismo, por ejemplo. Dios se ha acercado a usted muchas veces en su vida, y esta es una de ellas. ¿Cuántas veces ha escuchado este viejo axioma: “Cuándo el estudiante está preparado, aparecerá el profesor”? Este libro es nuestro profesor.
Poco después de que este material empezara a “ocurrirme”, supe que estaba hablando con Dios. Directa y personalmente. Irrefutablemente. Y que Dios respondía a mis preguntas en proporción directa a mi capacidad de comprensión. Es decir, me respondía de un modo, y con un lenguaje, que Dios sabía que yo entendería. Esto explica en gran medida el estilo coloquial de la obra y las referencias ocasionales al material recogido de otras fuentes y experiencias previas de mi vida. Ahora sé que todo lo que me ha acontecido siempre en mi vida procedía de Dios, y en ese momento se unía, se conjuntaba, en una magnífica y completa respuesta a cada una de las preguntas que siempre tuve.

Y en algún momento del recorrido me di cuenta de que se estaba produciendo un libro; un libro destinado a ser publicado. En realidad, durante la última parte del diálogo (en febrero de 1993) se me ordenó específicamente que se produjeran tres libros, y que:

1. El primer volumen tratara principalmente de temas personales, centrado en los desafíos y oportunidades de la vida de un individuo.

2. El segundo se ocupará de temas más generales, relativos a la vida geopolítica y metafísica del planeta, además de los retos a los que se enfrenta hoy el mundo.

3. El tercero tratará de las verdades universales de orden superior, así como de los desafíos y oportunidades del alma.

Este es el primero de los libros, terminado en febrero de 1993. En aras de la claridad debo explicar que, puesto que transcribí este diálogo a mano, subrayé o señalé con un círculo determinadas palabras o frases que me llegaban con un énfasis especial - como si Dios las hiciera retumbar -; en la composición tipográfica estas palabras y frases aparecen en cursiva y subrayadas.

Tengo que decir también que, tras haber leído y releído la sabiduría contenida en estas páginas, estoy profundamente avergonzado de mi propia vida, que ha estado marcada por continuos errores y fechorías, algunos comportamientos sumamente vergonzosos, y algunas opciones y decisiones que, sin duda, otros consideran perjudiciales e imperdonables. Aunque experimento un profundo remordimiento por el hecho de que haya sido a través del dolor de otras personas, siento una indecible gratitud por todo lo que he aprendido en mi vida, y considero que todavía tengo que aprender por medio de los demás. Pido disculpas a todos por la lentitud de este aprendizaje. Sin embargo, Dios me alienta a perdonarme a mí mismo mis propias faltas y a no vivir en el temor y la culpa, sino seguir intentando siempre - no dejar de intentarlo - vivir una visión más grandiosa.

Sé que eso es lo que Dios desea para todos nosotros.
Neale Donald Walsch
Central Point, Oregón
Navidad 1994

Tomado del primer tomo de "Conversaciones con Dios"