Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

miércoles, marzo 31, 2010

Jueves y Viernes Santo, días de gratitud Escribe: Bertha Alicia Medina



Desde niños hemos asociado los días de semana santa con la tristeza…¿pero debe ser así? ¿cuál es el sentido de estos días?


Nuestra amiga Bertha Alicia Medina, interlocutora permanente de los ángeles y maestra en la relación con estos seres de luz, nos da su propia visión. (Jesús Hubert)


Son muchas personas que han escrito preguntándome que deben hacer el Jueves y Viernes Santo?.

Bueno yo solo puedo decirles lo que yo acostumbro hacer en estos dos días especiales.

Para mi la Semana Santa es semana de oración, y el Jueves y Viernes santo son los dos días en que en lo personal trato de estar mas en sintonía y en la frecuencia de la oración y del amor.


Me junto en casa con mi grupo de meditación, desde el jueves a las 7:30 PM hasta el viernes a las 3pm, que fue el tiempo en que Jesús padeció por nosotros.

Esa noche no dormimos, recordando el pasaje donde Cristo les pide a los apóstoles en el huerto de Getsemaní que no se duerman, sino que velen con el y estén en oración, así que nos pasamos la noche y parte del día siguiente en vela, haciendo oración, pidiendo por los demás, perdonando a todos, meditando etc., cada hora rezamos un rosario y leemos completo el evangelio de mateo, dividiéndolo en partes y leyendo una parte en cada rosario.

Si, se que es duro, pero cuando siento que el sueño o el cansancio me quiere vencer, recuerdo que hace casi dos mil años Cristo estaba siendo azotado, insultado, y martirizado por salvarnos a cada uno de nosotros, así que creo en lo personal que lo menos que puedo hacer esos dos días es estar en total comunión con el.

Agradecerle a cada minuto ese sacrificio tan grande que ÉL hizo por nosotros.

Pido mucho por las personas que utilizan estos dos días para irse de reventón, para tomar etc. (aquí la playa se llena) Se que cada quien es libre de hacer lo que quiera, pero creo que tenemos todo el año para hacerlo, estos dos días son lo mas sagrado, ya que Cristo Dio toda su sangre y todas sus fuerzas para salvarnos.

Muchas veces escuche que estos dos días en especial se abría el portal de la cuarta dimensión, para que Satanás en persona subiera con todo su ejército de demonios al mundo y tentara a los hombres para blasfemar en contra del Hijo de Dios.

Se que si logra tocar a muchos, pero también se que cada día SOMOS MAS los que no nos dejamos vencer por la tentación y seguimos en oración. Tratando no se, de alguna manera decirle a Dios que el sacrificio de Jesús no fue en vano.

Yo no juzgo a nadie, no soy nadie para hacerlo, cada quien puede hacer lo que quiera, ese fue un regalo de Dios, (el libre albedrío), pero por petición de muchas personas yo les doy mi opinión.

Les mando un beso enorme y desde acá estaré enviándoles Ángeles de luz, Ángeles de amor, para cada uno de ustedes.

Los amo mucho
Siempre en la luz
Bertha Alicia
bamcbamc777@hotmail.com

domingo, marzo 28, 2010

Amar, no es un favor _ Escribe: Michael Berg




Desde el momento en que delimitamos el mundo como “mío” y “tuyo”, nos bloqueamos a la comprensión de la esencia de nuestro ser.

Entenderlo es comprender que un acto de amor no es un “favor” que concedemos generosamente a otro, sino simple y llanamente, un acto de justicia y equidad.

Nos lo explica Michael Berg, maestro de Kabbala, una de las fuentes de sabiduría más antiguas del planeta. (Jesús Hubert)



La Luz para satisfacer tus necesidades existe siempre.

La única razón por la que puedes experimentar carencia en tu salud, en tus finanzas, emociones y espíritu, es que has causado un bloqueo espiritual -ya sea en esta encarnación o en una previa- que necesita ser eliminado antes de que puedas recibir las bendiciones que se supone deben ser tuyas.


Esto nos lleva a una pregunta interesante, ¿A dónde va toda esa abundancia de bendiciones? Hay millones y millones de personas en el mundo con diversos niveles de carencia. Uno puede pensar que todas las bendiciones, aún no ganadas, permanecen en algún sitio en el plano espiritual, sin manifestarse y ocultas de este mundo.

No es el caso.

Todo lo necesitado por todos, en este mundo, ya existe en este mundo. Toda la comida, dinero, salud, el apoyo emocional y espiritual necesarios para cualquiera de nosotros está aquí, ahora mismo. Pero está en posesión de alguien más.

Por razones distintas, cada uno de nosotros recibe más abundancia de la que necesita; no es nuestra, sino más bien un excedente que pertenece a otra persona que, en este momento, no es capaz de traer esa bendición para sí mismo.

Este entendimiento, cuando lo asimilas realmente, puede cambiar por completo el cómo ves los regalos que tienes en abundancia. Cuando tienes más de algo (paciencia, amabilidad, habilidades físicas, abundancia, etc.) simplemente significa que hay otra persona en el mundo sufriendo de carencia en esa área, y estás reteniendo sus bendiciones hasta que llegue el momento en que ellos puedan pedirlas.

Si, por ejemplo, eres alguien con gran sabiduría en asuntos emocionales, entonces no se trata de si “eliges” o no ayudar a alguien que atraviesa por dolor. El verdadero entendimiento es que, esa abundancia de sabiduría que le puedes dar a otra persona “pertenece” a esa otra persona. No es tuya, no eres su propietario. Eres simplemente el guardián de ésta hasta que la piden. Su acción de venir a pedir ayuda a eliminar el bloqueo y les permite recibir de ti lo que, de hecho, es de ellos.

Cuando llevas este entendimiento a tu interior, te das cuenta de que nunca “das de ti mismo”, sino más bien, devuelves a otros lo que por derecho es de ellos.

Esto nos conduce a un entendimiento fundamental de nuestras vidas y acciones. Los kabbalistas hablan de un ecosistema espiritual que es llamado El Árbol de la Vida, en donde se originan todas las bendiciones, protección, inspiración, alegría y satisfacción. Hay dos maneras de interactuar con este mundo increíble.

Una manera que la mayoría de la gente sigue es pensar en esos dones como si fueran suyos. Cuando comparten, piensan que están siendo espirituales o haciendo algo bueno al compartir con otros menos afortunados. Piensan que es su decisión si comparten o no, y qué tanto y qué tan a menudo.

Mientras que es cierto que una visión como esta traerá Luz y bendiciones a sus vidas (porque cada acción positiva revela Luz), este modo de vida es limitado en sus bendiciones.

Es aún más profundo cuando entendemos la existencia de un ecosistema espiritual y que nuestra abundancia no es sólo nuestra. Simplemente estamos custodiando dones para otros. Ya no es nuestra elección el dar, sino más bien nuestro deber.

Cuando vemos nuestros dones de esta forma, comenzamos a compartir porque estamos cumpliendo con nuestra parte en el ecosistema. Esta conciencia crea una apertura más grande para recibir de otros y nos hace aprovechar un torrente infinito de abundancia.

No es que nos “ganemos” las grandes bendiciones que vendrán a nosotros, nosotros nos “abrimos” a ellas, permitiendo a todos los ángeles celestiales, Luz y abundancia fluir hacia nosotros sin impedimento. Las bendiciones, alegría y plenitud que se hacen nuestras cuando formamos parte del ecosistema espiritual, son grandiosas. Sé honesto contigo. Mira cómo es que ves tus dones y por qué compartes. Mientras te esfuerzas en cambiar de la visión de “mis cosas” a una visión de “ecosistema espiritual”, te abrirás a un nivel nuevo de protección, bendiciones y plenitud, que puede ir más allá de cualquier cosa que hasta ahora hayas experimentado.

Tomado del blog: Inspirando el cambio

viernes, marzo 26, 2010

Nick Vujicic: Cuando reír es un acto de heroísmo



Bien dicen que existe la ley de la compensación.
Nick Vujicic, australiano, para darle la contra a la vida
nació con un espíritu de gigante,
pero sin piernas y sin brazos.

Fue protagonista del laureado cortometraje:
“El circo de la Mariposa”
y ahora vuelve para conmovernos
y también para hacernos reír.

No es un espectáculo, es un ejemplo,
una lección imborrable.

(Jesús Hubert)







Nick Vujicic

Nick Vujicic (n. diciembre de 1982) es un orador motivacional y director de Life Without Limbs, una organización para personas con discapacidad fisica. Nació en Melbourne, Australia, con una agenesia consistente en una tri-amelia que se caracteriza por la carencia de tres de sus extremidades, le faltan ambos brazos a nivel de los hombros y extremidad inferior derecha, y con una meromelia de la extremidad inferior izquierda, tiene un pequeño pie con dos dedos protuberando de su muslo izquierdo. Al principio sus padres se sintieron desolados, pero Nick había nacido sano.

Su vida estuvo llena de dificultades. Una de ellas fue no poder acudir a una escuela normal pese a no tener discapacidades mentales, pero Nick fue uno de los primeros estudiantes discapacitados en migrar a una escuela normal. Aprendió a escribir usando los dos dedos en su “pie” izquierdo, y utiliza un aparato que se introduce en su dedo más grande para sostener cosas. Aprendió a usar la computadora y a teclear con el método “heel and toe” (demostrado en sus charlas). También puede lanzar bolas de tenis y contestar el teléfono.


Sufrió acoso en el colegio, que le afectó muy negativamente y, con ocho años, comenzó a plantearse el suicidio. Después de rogar por unos brazos y unas piernas, Nick comenzó a observar que sus logros eran la inspiración de muchos, y comenzó a agradecer que estaba vivo. Con diecisiete años comenzó a dar charlas a su grupo de oración y comenzó una organización sin ánimo de lucro.

Carrera

Nick se graduó en la Facultad con 21 años, especializándose en Contabilidad y Planificación Financiera. Comenzó sus viajes como orador motivacional, enfocándose en los temas que la juventud de hoy en día debe enfrentar. También da charlas para el sector corporativo, aunque su enfoque es ser un orador motivacional internacional tanto para comunidades cristianas como no cristianas. Viaja con regularidad a distintos países para hablar en congregaciones, escuelas y juntas corporativas cristianas. Ha hablado ya en 4 Continentes (Africa, Asia, Oceania y America), en doce países y con 12 mil personas cara a cara.

A la edad de 25 años, Nick quiere ser económicamente independiente. Desea promocionar sus palabras mediante el show de Oprah Winfrey, así como escribir libros. Su primer libro, que espera completar a finales del 2009, se llama “No Arms, No Legs, No Worries!” (¡Sin brazos, Sin Piernas, Sin Preocupaciones!)

Un DVD, “El gran propósito de la vida”, está disponible en su sitio web, Life Without limbs. La mayor parte de este DVD fue grabada en 2005, incluyendo un breve documental sobre su vida hogareña y cómo hace cosas normales sin extremidades. La segunda parte del DVD fue grabado en Brisbane, y fue una de sus primeras convenciones motivacionales.

Su DVD “No Arms, No Legs, No Worries!” esta disponible en la red mediante su corporación de oración motivacional “Attitude is Altitude” (Actitud es Altitud).
La primera entrevista mundial en Televisión de Nick, promocionado en 20/20 (ABC) con Bob Cummings fue transmitida el 28 de Marzo del 2008
En el 2009 participó en el cortometraje ganador "The butterfly circus", un inspirador cortometraje.

Life Without Limbs

La organización Life Without Limbs, que Vujicic fundó en el 2005, está comprometida con dar motivación e inspiración a las personas sin extremidades. Esto lo hace mediante discursos alrededor del mundo.

Habla de temas como el miedo, el rechazo, la depresión, el sufrimiento e incluso las oraciones sin respuesta. Las charlas se dan en ambientes no cristianos como colegios y otros lugares públicos.

Apareció en un documental en “Body Shock” sobre su vida. El documental se llama “Nacido Sin Extremidades” y fue transmitido el 5 de Mayo del 2008.

Tomado de la Wikipedia en español


Recuérdame, recordándote a ti mismo




Algunos dicen que debemos cerrar los ojos
y mirar para otra parte,
hacia donde todo sonríe.

Yo creo que no podemos discriminar el mundo.

Y como decía Ernesto Guevara La Serna,
hay que entrenar el corazón
para que sienta por cualquier hombre,
en cualquier parte de la tierra.

Que el mundo duele,
que los hombres no están unidos,
que se matan,
que se ignoran,
que se convierten en cifras,
es una verdad que ninguna meditación puede ocultar,
que ningún credo puede tapar,
que ninguna voz debe callar.

Abramos los ojos,
pero también el corazón.

(Jesús Hubert)








martes, marzo 23, 2010

Qué está pasando en la tierra y hacia dónde vamos_ Editorial de la “Revista Fusión” - Marzo, 2010





El miedo nos bloquea. Nos impide hacernos una idea objetiva y global de lo que está ocurriendo en el planeta. Algunos nos evadimos con diversiones, otros con trabajo compulsivo y algunos con hipótesis de todo tipo.

Pero de que está pasando algo serio pocos tienen duda. El editorial de la “Revista Fusión”, de España, que reproducimos a continuación, coge el toro por las astas e intenta explicar serenamente lo qué está pasando y hacia donde vamos. Es un enfoque serio que vale la pena conocer. (Jesús Hubert)

Vivimos tiempos determinantes. Son tiempos que cierran el pasado, que nos muestran claramente las consecuencias de los errores cometidos por la humanidad y que nos obligan a replantearnos el presente para que podamos tener un futuro.

Son tiempos para reflexionar desde la serenidad, para observar y para saber tomar las decisiones correctas.

El planeta entero está condicionado por el cambio, nada se libra del reajuste, nadie quedará al margen del movimiento renovador y transformador. Pero para comprender en toda su magnitud, o al menos aproximarse a esa comprensión, debemos utilizar todo el saber contenido en la humanidad, en su pasado, en sus civilizaciones, en sus religiones y también en la misma naturaleza y sus periódicas transformaciones.

Nunca como ahora, la naturaleza y el ser humano estuvieron tan vinculados en las causas y en los efectos de los acontecimientos. La capacidad destructiva del hombre es muy grande, pero parece que hemos olvidado que el potencial destructivo de la naturaleza es muy superior, y si ambas fuerzas se suman las consecuencias pueden ser definitivas.

El hombre ha evolucionado mucho tecnológicamente, pero poco o muy poco espiritualmente. Y el problema está en que la lectura y comprensión de los acontecimientos presentes y futuros, pasa por la unión de la ciencia y de la espiritualidad. Y hasta ahora siempre ha ido cada una por su parte y muchas veces en guerra abierta y declarada entre ellas.

Las religiones temen que los argumentos de la ciencia pongan en peligro su poder y su dominio sobre las masas. La ciencia considera que las religiones no tienen nada que aportar al conocimiento científico, pero ese es un error que está basado más en la actitud de los líderes religiosos que en la esencia y los orígenes mismos de las religiones.

Lo que hoy en día está sucediendo en el planeta, a todos los niveles, y lo que sucederá en el futuro próximo, está recogido en muchos libros de carácter espiritual, incluida la Biblia, y vinculados a civilizaciones y pueblos ya desaparecidos.

Si alguien quiere tomarse la paciente tarea de unificar todo lo escrito y anunciado desde tiempos remotísimos, se encontrará con que todas las líneas confluyen en estos tiempos cruciales que vivimos.

Estamos inmersos en el final de un gran ciclo de tiempo y en el principio de otro muy diferente. Cuando eso ocurre, en un período muy corto de tiempo, en unos años, coincide lo viejo y lo nuevo, lo que muere y lo que nace, el pasado y el futuro, la destrucción y la creación, el temor y la esperanza, la luz y la oscuridad.

Lo que ocurre es que cada uno lo vivirá según sea la base interna que haya construido, según sea su apertura mental y según sea el conocimiento que posea sobre lo escrito, sobre lo anunciado.

Porque todo, absolutamente todo, ha sido ya anunciado. Hace mucho tiempo. Por muchos conductos y por muchas y diferentes líneas de pensamiento o de fuentes ligadas a lo espiritual.
Sería conveniente matizar aquí que en el pasado, y cuanto más viajemos al pasado más real es, ciencia y religión iban de la mano hasta el punto de que prácticamente eran lo mismo. Entonces no se podía concebir una espiritualidad que no tuviera una base científica y viceversa.

Luego, en tiempos más recientes, vino el divorcio y el consiguiente enfrentamiento, básicamente por el ansia de poder de los líderes espirituales.

Pero las claves del presente y del futuro, escritas cuando todos eran uno, contienen el secreto de los acontecimientos, el porqué y el para qué de los profundos cambios que va a vivir el planeta y, con él, la humanidad.

Ahora mismo, son ya muchos los científicos que miran hacia el antiguo Egipto, hacia los mayas, que rebuscan en la Biblia, que analizan a fondo libros sagrados antiquísimos pertenecientes a culturas de las que no queda ya rastro. Y en ellos encuentran que nos ha tocado vivir en el tiempo anunciado, o que así lo hemos escogido, y que en un gran porcentaje, la fuente de todos los cambios hay que buscarla en el sol, en lo que ya experimenta y en lo que va a experimentar en los próximos años.

El resto tiene que ver con la ignorancia de una humanidad que en vez de recoger los avisos y prepararse para el gran cambio, ha preferido cultivar el individualismo, el egoísmo y aferrarse a un absurdo, limitado y cegador poder que tiene los días contados. El hombre es una partícula invisible, un grano de arena en la inmensidad de las fuerzas que se mueven en el sol, nuestra fuente de vida, y en la misma Tierra, nuestro vehículo cósmico. Cualquier actitud arrogante, prepotente y desafiante, que son por cierto las que más abundan, no sólo no cuentan sino que inspiran lástima. La humildad, virtud esencial en la vida, prácticamente está desechada en la especie humana.

Las consecuencias del gran cambio, en una humanidad que ha perdido el norte de su existencia, sencillamente van a ser brutales. Pero nadie podrá decir que no hemos sido avisados y que no hemos tenido tiempo para prepararnos.

La luz y la oscuridad serán las que delimiten los espacios y marquen o separen el pasado del futuro. La luz traerá visión, la oscuridad ceguera.

Quien vea y comprenda sentirá paz en su interior. Quien no, sentirá miedo y una terrible soledad. Nadie elige a nadie, es cada uno el que define su posición.

Ya está sucediendo. Lo anunciado ya está en marcha. Lo escrito se está cumpliendo.
El Sol, nuestra estrella de la vida, marca las pautas.

Suyo es el poder de dar o quitar la vida. Suyo es el poder del gran cambio.

Editorial de la Revista “Fusión” de España con el título: “Tiempos de luz y oscuridad”, del 21/03/2010

domingo, marzo 21, 2010

De avatares, zonas de miedo, afganos, iraquies y pieles rojas _ Escribe: Pietro De Fina



Miles de indígenas de la selva peruana serán desplazados a la fuerza para construir una represa hidroeléctrica que abastecerá de energía al Perú y Brasil; miles de iraquíes y afganos siguen muriendo a la par que un creciente número de jóvenes europeos, norteamericanos y migrantes enrolados en las guerras de agresión de las potencias mundiales, miles de indígenas de América del Norte fueron exterminados por las mismas razones en el siglo XIX y 6 Oscar fueron entregados a “Zona de Miedo”, la película que exalta el “heroísmo” alienado de los desactivadores de explosivos del ejercito agresor en Irak.

“Avatar” no “arrasó” con los Oscar 2010, porque la premiación la confiere quienes son los amigos de los enemigos de los Navi... el otro nombre de los pieles rojas, los iraquies, los afganos o los selváticos peruanos de hoy.(Jesús Hubert)


Estimados amigos, al levantarme esta mañana de marzo brillante, acá en Monte Tabor, sobre Managua, viendo al sol hacerse añicos de luz entre las flores de los aguacates y las hojas de los mangos y una infinita paleta de colores sobre mis orquídas recién florecidas, el titular de internacionales del periódico, en el que Gates anuncia en Kandahar la voluntad del presidente Obama del incremento sustantivo de tropas propias y de la OTAN en Afganistán (55,000 y 30,000 respectivamente), enfatizando los componentes tácticos de aviación y bombardeo y con la venia de la OTAN, vino a apagar el brillo que la naturaleza me obsequiaba, dejando un tono cenizo en lo que un momento antes era luz y color.

Esa escalada, ese sinsentido, en el que la Organización del Tratado del Atlántico Norte sube a 30,000 sus hombres en territorio afgano, me llenó de dudas: ¿Qué hace en Asia una organización europea de defensa?, ¿Porqué los europeos hoy aplauden en Obama las mismas acciones que detestaban en Bush?, ¿A mis paisanos de europa se les olvida que la disminución en las bajas militares en combate ha sido producto del incremento en las operaciones de bombardeo aéreo, con el consiguiente aumento de "daños colaterales", aséptico eufemismo para "civiles muertos"?, ¿Por qué los pilotos italianos tienen que ejecutar sistemáticamente los "bombardeos profilácticos", en un escenario donde hace 24 años, los pilotos soviéticos, con una técnica aérea de ataque 20 veces superior en número y armamento, fracasaron?, ¿Es que el problema son los italianos, o los españoles, a quienes han tocado las "operaciones limpieza"? ("Cuando entro a una población a operar sé que todos los que están allí son enemigos" (comentaba un militar de 18 años a un corresponsal), o los alemanes que acaban de anunciar el envío de mil soldados más, o los canadienses que avisaron que están decididos a irse, ¡dentro de dos años!, etc, etc.

O tal vez el problema sea otro. Y no es que sea de nacionalidades, ni de partidos políticos, ni de opinión pública, ni de defensa... Tal vez el problema sea transversal, común a todos, como una filosofía de vida integrada a nuestras creencias "occidentales". Tal vez el mesianismo que ha campeado en la última década y en el último siglo, no sea más que la decantación de un credo de supremacía mucho más viejo, más viejo aún que el del "destino manifiesto" y del que éste quizás fuese una mera expresión y no un punto de partida. Un credo con cabeza de halcón, corazón de oro y pies de hierro.

Cuando veo lo hecho por Europa en América en los siglos XVI al XIX, y por los EEUU en los dos últimos doscientos años, recuerdo la carta escrita por el Jefe Seattle de la tribu Suwamish al Presidente de los Estados Unidos hace más de un siglo, en ella el Jefe indio identificaba al ladrón furtivo que llega de noche, al que obscurece sus acciones con excusas y pretextos, que vienen a ser siempre los mismos, manidos, ajados, a veces malolientes ya, por el manoseo.

Y distingo a través de los ojos del Jefe Seattle y a 150 años de distancia, el apetito voraz e insaciable que orienta y promueve todas esas acciones que hasta hace pocos minutos, aparentemente, no tenían aún para mí ningún sentido.

Carta del jefe indio Seattle

En el año 1854 el jefe indio Noah Seattle, de la tribu Suwamish al presidente de los Estados Unidos, Franklin Pierce, en respuesta a la oferta de compra de las tierras de los Suwamish en el noroeste de los Estados Unidos, lo que ahora es el Estado de Washington, respondió de una forma muy especial a la propuesta del presidente para crear una reserva india y acabar con los enfrentamientos entre indios y blancos. La "oferta" suponía el despojo de las tierras indias. En el año 1855 se firmó el tratado de Point Elliot, con el que se consumaba el despojo de las tierras a los nativos indios. Noah Sealth, con su respuesta al presidente, creó el primer manifiesto que ha perdurado en el tiempo. El jefe indio murió el 7 de junio de 1866 a la edad de 80 años. Su memoria ha quedado en el tiempo y sus palabras continúan vigentes.

Gran Jefe Pierce :

El Gran Jefe de Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras. El Gran Jefe también nos envía palabras de amistad y buena voluntad. Apreciamos esta gentileza porque sabemos que poca falta le hace en cambio, nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta, pues sabemos que de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego y tomarse nuestras tierras. El Gran Jefe de Washington podrá confiar en lo que dice el Jefe Seattle con la misma certeza con que nuestros hermanos blancos podrán confiar en el retorno de las estaciones. Mis palabras son inmutables como las estrellas.

Pero ¿Como se puede comprar o vender el firmamento, ni aun el calor de la tierra? Dicha idea nos es desconocida. Si no somos dueños de la frescura del aire ni del fulgor de las aguas, ¿Como podrán ustedes comprarlos?

Cada parcela de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada brillante mata de pino, cada grano de arena en las playas, cada gota de rocío en los bosques, cada altozano y hasta el sonido de cada insecto, es sagrada a la memoria y el pasado de mi pueblo. La savia que circula por las venas de los árboles lleva consigo las memorias de los pieles rojas.

Los muertos del hombre blanco olvidan su país de origen cuando emprenden sus paseos entre las estrellas, en cambio nuestros muertos nunca pueden olvidar esta bondadosa tierra puesto que es la madre de los pieles rojas. Somos parte de la tierra y asimismo ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el venado, el caballo, la gran águila; estos son nuestros hermanos. Las escarpadas peñas, los húmedos prados, el calor del cuerpo del caballo y el hombre, todos pertenecemos a la misma familia.

Por todo ello, cuando el Gran Jefe de Washington nos envía el mensaje de que quiere comprar nuestras tierras, nos esta pidiendo demasiado.

También el Gran Jefe nos dice que nos reservara un lugar en el que podemos vivir confortablemente entre nosotros. El se convertirá en nuestro padre, y nosotros en sus hijos. Por ello consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Ello no es fácil, ya que esta tierra es sagrada para nosotros.

El agua cristalina que corre por los ríos y arroyuelos no es solamente agua, sino que también representa la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos tierras, deben recordar que es sagrada, y a la vez deben enseñar a sus hijos que es sagrada y que cada reflejo fantasmagórico en las claras aguas de los lagos cuenta los sucesos y memorias de las vidas de nuestras gentes. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre.

Los ríos son nuestros hermanos y sacian nuestra sed; son portadores de nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñarles a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos y también los suyos, y por lo tanto, deben tratarlos con la misma dulzura con que se trata a un hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestro modo de vida. El no sabe distinguir entre un pedazo de tierra y otro, ya que es un extraño que llega de noche y toma de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermana, sino su enemiga y una vez conquistada sigue su camino, dejando atrás la tumba de sus padres sin importarle. Le secuestra la tierra de sus hijos. Tampoco le importa. Tanto la tumba de sus padres,como el patrimonio de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, la tierra, y a su hermano, el firmamento, como objetos que se compran, se explotan y se venden como ovejas o cuentas de colores. Su apetito devorara la tierra dejando atrás solo un desierto. No se, pero nuestro modo de vida es diferente al de ustedes. La sola vista de sus ciudades apenas la vista del piel roja. Pero quizás sea porque el piel roja es un salvaje y no comprende nada.

No existe un lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ni hay sitio donde escuchar como se abren las hojas de los árboles en primavera o como aletean los insectos. Pero quizás también esto debe ser porque soy un salvaje que no comprende nada. El ruido parece insultar nuestros oídos. Y, después de todo, ¿Para que sirve la vida, si el hombre no puede escuchar el grito solitario del chotacabras ni las discusiones nocturnas de las ranas al borde de un estanque? Soy un piel roja y nada entiendo. Nosotros preferimos el suave susurro del viento sobre la superficie de un estanque, así como el olor de ese mismo viento purificado por la lluvia del mediodía o perfumado con aromas de pinos. El aire tiene un valor inestimable para el piel roja, ya que todos los seres comparten un mismo aliento - la bestia, el árbol, el hombre, todos respiramos el mismo aire. El hombre blanco no parece consciente del aire que respira; como un moribundo que agoniza durante muchos días es insensible al hedor. Pero si les vendemos nuestras tierras deben recordar que el aire no es inestimable, que el aire comparte su espíritu con la vida que sostiene. El viento que dio a nuestros abuelos el primer soplo de vida, también recibe sus últimos suspiros. Y si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben conservarlas como cosa aparte y sagrada, como un lugar donde hasta el hombre blanco pueda saborear el viento perfumado por las flores de las praderas. Por ello consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Si decidimos aceptarla, yo pondré una condición: El hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos.

Soy un salvaje y no comprendo otro modo de vida. He visto a miles de búfalos pudriéndose en las praderas, muertos a tiros por el hombre blanco desde un tren en marcha. Soy un salvaje y no comprendo como una maquina humeante puede importar mas que el búfalo al que nosotros matamos solo para sobrevivir.

¿Que seria del hombre sin los animales? Si todos fueran exterminados, el hombre también moriría de una gran soledad espiritual; Porque lo que le sucede a los animales también le sucederá al hombre. Todo va enlazado.

Deben enseñarles a sus hijos que el suelo que pisan son las cenizas de nuestros abuelos. Inculquen a sus hijos que la tierra esta enriquecida con las vidas de nuestros semejantes a fin de que sepan respetarla.

Enseñen a sus hijos que nosotros hemos enseñado a los nuestros que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra le ocurriría a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, se escupen a si mismos.

Esto sabemos: la tierra no pertenece al hombre; el hombre pertenece a la tierra. Esto sabemos. Todo va enlazado, como la sangre que une a una familia. Todo va enlazado.

Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a los hijos de la tierra. El hombre no tejió la trama de la vida; el es solo un hilo. Lo que hace con la trama se lo hace a si mismo. Ni siquiera el hombre blanco, cuyo Dios pasea y habla con el de amigo a amigo, queda exento del destino común.

Después de todo, quizás seamos hermanos. Ya veremos. Sabemos una cosa que quizás el hombre blanco descubra un día: nuestro Dios es el mismo Dios. Ustedes pueden pensar ahora que El les pertenece lo mismo que desean que nuestras tierras les pertenezcan; pero no es así. El es el Dios de los hombres y su compasión se comparte por igual entre el piel roja y el hombre blanco. Esta tierra tiene un valor inestimable para El y si se daña se provocaría la ira del creador. También los blancos se extinguirán, quizás antes que las demás tribus. Ustedes ensucian los lechos donde duermen y la comida que comen.

Ustedes caminaran hacia su destrucción, rodeados de gloria, inspirados por la fuerza de Dios que los trajo a esta tierra y que por algún designio especial les dio dominio sobre ella y sobre el piel roja. Ese destino es un misterio para nosotros, pues no entendemos por qué se exterminan los búfalos, se doman los caballos salvajes, se saturan los rincones secretos de los bosques con el aliento de tantos hombres y se atiborra el paisaje de las exuberantes colinas con cables parlantes...

¿Donde esta el matorral? Destruido. ¿Donde esta el águila? Desapareció. Con Ustedes termina la vida y empieza la supervivencia."


pdefinam@yahoo.com.mx

Publicado con el título: "OT: Escalada de tropas en Afganistán", el 09/03/2010, en el boletín de Google Groups "PiDe_Tu_LiBRo" group.

viernes, marzo 19, 2010

“Los Hermanos”….Atahualpa Yupanqui y Leonardo Boff






Así como los grandes de este mundo se juntan para decir no a cualquier medida de fondo que frene decisivamente el deterioro del planeta, como se confirmó en la reunión de Copenhague hace algunos meses, también los verdaderos hermanos entre si e hijos concientes de la tierra, se unen.

No importa que uno haya partido a la eternidad, como es el caso del payador Atahualpa Yupanqui y que el otro siga defendiendo a la madre tierra con la fuerza de su pluma, tampoco que uno sea argentino y el otro brasileño…”yo tengo tantos hermanos que no los puedo contar”.

Y se unen gracias a este merecido homenaje a las verdaderas Premios Universales de la Paz: las Madres de la Plaza de Mayo (Jesús Hubert)


Los Hermanos

(Atahualpa Yupanqui)

Yo tengo tantos hermanos,
que no los puedo contar,
en el valle, la montaña,
en la pampa y en el mar.

Cada cual con sus trabajos,
con sus sueños cada cual,
con la esperanza delante,
con los recuerdos, detrás.

Yo tengo tantos hermanos,
que no los puedo contar.

Gente de mano caliente
por eso de la amistad,
con un rezo pa’ rezarlo,
con un llanto pa’ llorar.*

Con un horizonte abierto,
que siempre está más allá,
y esa fuerza pa’ buscarlo
con tesón y voluntad.

Cuando parece más cerca
es cuando se aleja más.
Yo tengo tantos hermanos,
que no los puedo contar.

Y así seguimos andando
curtidos de soledad,
nos perdemos por el mundo,
nos volvemos a encontrar.

Y así nos reconocemos
por el lejano mirar,
por las coplas que mordemos,
semillas de inmensidad.

Y así seguimos andando
curtidos de soledad,
y en nosotros nuestros muertos
pa’ que naide quede atrás.**

Yo tengo tantos hermanos,
que no los puedo contar,
y una novia muy hermosa
que se llama libertad.





“Para mi una de las figuras más ricas que América Latina tiene es el gran cantante y poeta indígena Atahualpa Yupanqui. Yo le tengo una admiración fantástica por su poesía, por su manera de manejar la guitarra, su forma de cantar.

Yo me acuerdo que cuando fui castigado por el Vaticano con el silencio…yo cité un verso de Atahualpa: “la voz no la necesito, se cantar hasta el silencio”.

Y la otra frase que me gusta mucho, porque es extremadamente ecológica, muy indígena es decir “El ser humano es la tierra que anda, es la tierra que siente, es la tierra que piensa, es la tierra que ama”. Nosotros somos tierra y Atahualpa vivió esas raíces latinoamericanas e indígenas, con belleza, con un espíritu de comunión…de tantos hermanos que tenemos y en el corazón de la pachamama.

Pues para mí, Atahualpa es una referencia de arte, porque yo creo mucho en la belleza y en el arte como un factor de liberación. Y él, es para mí, una persona que me inspira, sea en el aspecto literario, en el aspecto musical y también por su visión del mundo: El ser humano profundamente ligado a la pachamama, siendo una sola cosa (con ella), el ser humano como tierra…que camina, que siente, que piensa y que ama.”

Leonardo Boff

(* Concórdia, 1938 - ), es un teólogo, filósofo, escritor, profesor, ecologista brasileño. Su nombre de pila es Genésio Darci Boff, pero como religioso adoptó el nombre de Leonardo.

Entre 1975 y 1985 participó del consejo editorial de la Editorial Vozes. En este periodo formó parte de la coordinación de la colección “Teología y Liberación” y de la edición de las obras completas de C. G. Jung. Ha sido redactor de la Revista Eclesiástica Brasileira (1970-1984), de la Revista de Cultura Vozes (1984-1992) y da Revista Internacional Concilium (1970-1995).

Es uno de los fundadores de la Teología de la Liberación, junto con Gustavo Gutiérrez Merino. En 1984, en razón de sus tesis ligadas a la Teología de la Liberación expuestas en su libro Iglesia: Carisma y Poder, fue sometido a un proceso por parte de la Sagrada Congregación para la Defensa de la Fe (N.R: cuando era su Prefecto Joseph Alois Ratzinger, hoy el Papa Benedicto XVI).

En 1985 fue condenado a un año de “silencio” y depuesto de todas sus funciones editoriales y académicas en el campo religioso. Dada la presión mundial sobre el Vaticano le fue levantada la pena en 1986, pudiendo retomar algunas de sus actividades.

Estuvo a punto de ser silenciado de nuevo en 1992 por Roma, para evitar que participara en el Eco-92 de Río de Janeiro, lo que finalmente le movió a dejar la orden franciscana, y el ministerio presbiteral.Actualmente vive en el Jardim Araras, región campestre ecológica del municipio de Petrópolis-RJ, con su pareja Marcia Maria Monteiro de Miranda.

En 1993 presentó concurso, y fue aprobado, como Profesor de Ética, Filosofía de la Religión y Ecología en la Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ).

Es autor de más de 60 libros en las áreas de Teología, Espiritualidad, Filosofía, Antropología y Mística. La mayor parte de su obra ha sido traducida a los principales idiomas modernos. (Tomado de la Wikipedia en español)

lunes, marzo 15, 2010

EEUU: 15 razones para otra revolución, o cuando el silencio es traición _ Escribe: Bill Quigley(*)



“Ponerle cascabel al gato”. Es exactamente lo que hace este ciudadano norteamericano y profesor universitario, quien desmitifica a los Estados Unidos de Norteamérica confrontando sus mitos con la cruda realidad de sus resultados.

Para tomas de conciencia, como la que leerán, también ha servido la más reciente y profunda crisis del Imperio. (Jesús Hubert)


Ha llegado el momento de una revolución. El gobierno no trabaja para el común de las gentes. Parece que trabaja bastante bien para las grandes compañías, los bancos, las aseguradoras, los contratistas militares, los grupos de presión, y para los ricos y poderosos. Pero no trabaja para el pueblo.

La Declaración de Independencia de 1776 estipuló que cuando una larga serie de abusos por parte de los que detentan el poder evidencian un propósito para reducir los derechos de las personas a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad, es derecho del pueblo, en realidad su deber, el involucrarse en una revolución.

El próximo mes hará 43 años que Martin Luther King dijo que era el momento para una revolución radical de valores en los Estados Unidos. Predicó “una verdadera revolución de valores nos hará poner en duda inmediatamente la equidad y justicia de muchas de nuestras políticas pasadas y presentes”. Es más claro que nunca que ahora es el momento de un cambio radical.

Miren lo que nuestro sistema actual nos ha traído y pregúntense si es el momento de la revolución.

Más de 2,8 millones de personas perdieron sus hogares en el 2009 por ejecución hipotecaria o embargos bancarios –casi 8.000 cada día− unas cifras más altas que las de los dos años anteriores cuando millones de personas también perdieron sus hogares.

Al mismo tiempo, el gobierno corrió al rescate del Banco de América, el Citigroup, AIG, Bear Stearns, Fannie Mae, Freddie Mac, la industria automovilística, y promulgó el programa de alivio de los activos con problemas (TARP, por sus siglas en inglés) con 1,7 billones de nuestro dinero.

Acto seguido Wall Street se recompensó a si misma con unos 20.000 millones de bonificaciones solamente en el 2009, un promedio en la parte superior de la remuneración de 123.000 dólares.

Al mismo tiempo, más de 17 millones de personas están ahora mismo sin empleo. Algunos millones más están trabajando a tiempo parcial cuando quieren y necesitan trabajar a tiempo completo.

Sin embargo, el sistema actual permite que un solo senador de EEUU paralice la prestación a millones de personas de los subsidios de desempleo y de Medicare.

En estos momentos hay 35 cabilderos registrados en Washington DC por cada miembro del Senado y la Cámara de Representantes, en el último recuento de 2009 que era de un total de 13.739. Hay 8 cabilderos por cada miembro del Congreso trabajando solamente para el fracaso de la reforma sanitaria.

Al mismo tiempo, el Tribunal Supremo de EEUU decidió que las empresas tienen ahora un derecho constitucional a interferir electoralmente mediante la inyección de dinero en las contiendas.

El departamento de Justicia se sacó una carta de la manga para liberar de la cárcel a sus propios abogados que autorizaron la tortura ilegal.

Al mismo tiempo otro departamento gubernamental, el Pentágono, está interponiendo una acción judicial a un comando de élite de la Marina [un Navy SEALS, por sus siglas en inglés. NdT] por pegar a un sospechoso iraquí.

Los EEUU no solamente están inmersos en una Guerra sin sentido en Irak, Afganistán y Paquistán. Ahora los EEUU mantienen 700 bases militares a lo largo del mundo y otras 6.000 en los territorios de EEUU. Hombres y mujeres jóvenes se enrolan en el ejército para proteger a los EEUU y para obtener matrículas universitarias y cobertura sanitaria, y mataron y mutilaron en guerras a elegir, y formaron parte de la policía del mundo. Pregunten de quienes son los activos de quienes están protegiendo y sirviendo

De hecho, los EEUU emplean 700.000 millones de dólares por año directamente en gasto militar, la mitad del gastado conjuntamente en todo el mundo (mucho más que Europa, China, Rusia, Irán, Paquistán, Corea del Norte y Venezuela).

El gobierno y las empresas privadas han aumentado considerablemente la vigilancia de la gente mediante cámaras en las calles públicas y en los lugares privados, controles en aeropuertos, pinchazos telefónicos, acceso a los ordenadores personales, y compilación de registros de compras mediante tarjetas de crédito, accesos a sitios informáticos y viajes.

El número de personas en cárceles y presiones en los EEUU se ha multiplicado por siete desde 1970, hasta superar los 2,3 millones. Los EEUU ponen un mayor porcentaje de nuestra gente en la cárcel que cualquier otro país en el mundo.

La gente del tea party (movimiento ultraderechista de EEUU con influencia de masas. NdT) está enojada con los republicanos a los que acusan de venderse a las grandes empresas.

Los demócratas van pasando de la depresión a la rabia porque su partido, a pesar de las mayorías en la Cámara y el Senado, no ha realizado avances significativos para los inmigrantes, o las mujeres, o los sindicatos, o los afroamericanos, o los ecologistas, o los gays y lesbianas, o los activistas de las libertades civiles, o la gente dedicada a la atención sanitaria, o los derechos humanos, o los empleos, o la vivienda, o la justicia económica. Los demócratas también piensan que su partido se ha vendido a las grandes empresas.

El próximo mes hará 43 años que Martin Luther King predicó en la Iglesia de Riverside en Nueva York que “llega un momento en que el silencio es traición”. Continuó con la condena de la guerra con Vietnam y el sistema que la hizo posible, y otras injusticias claramente obvias. “Nosotros como nación debemos emprender una radical revolución de valores. Debemos empezar rápidamente el cambio de la sociedad ‘orientada a las cosas’ a una de ‘orientada a las personas’. Cuando las máquinas y ordenadores, el afán de lucro y los derechos de propiedad se consideran más importantes que las personas, los trillizos gigantes del racismo, materialismo y militarismo se resisten a ser vencidos.”

(*)Bill Quigley es el director de Centro para los Derechos Constitucionales y profesor de derecho en la Universidad de Loyola de Nueva Orleáns

Tomado del news letter de la Revista “Sinpermiso” del 14/03/2010

Animales en la cuerda floja ...¡acrobacia increible!



Siempre hemos discriminado entre el hombre y el animal,
en desmedro del segundo. Pero pongámonos la mano en el pecho
y preguntémonos, con absoluta sinceridad,
cuántos de nosotros podríamos hacer
lo mismo que este carnero y su monito.

Es sencillamente, ¡espectacular!, pero...
¿no creen que estos inteligentes animales
deberían contar con una red que los proteja?.
(Jesús Hubert)






sábado, marzo 13, 2010

“Nada está acabado, nadie ha terminado de nacer” _ Escribe: Leonardo Boff




El miedo surge ante lo desconocido. Y literalmente el piso se nos está moviendo.

Por ello, en la medida que logremos ser concientes de que no hay nada estable ni seguro porque nuestra propia naturaleza es el cambio, la transformación, podremos integrarnos al proceso que vive la Tierra.

El ex - teólogo católico, filosofo y ecologista, Leonardo Boff, nos explica que esta detrás de los “sacudones”, los vientos y las tempestades. (Jesús Hubert)


La visión de los astronautas confirma la simbiosis entre Tierra y humanidad. Desde sus naves espaciales testimoniaban: desde aquí, mirando ese resplandeciente planeta azul-blanco, no se percibe ninguna diferencia entre Tierra y humanidad. Forman una única entidad. Más que como pueblos, naciones y razas, debemos entendernos como criaturas de la Tierra, como hijos e hijas de la Madre común. De esta concepción surge la denominada ecología integral.

A partir de los años 60, cuando aquellos astronautas se lanzaron en las primeras naves tripuladas y vieron la Tierra desde afuera, coincidieron en señalar que se trataba de un resplandeciente planeta azul-blanco que cabía en la palma de la mano y podía esconderse detrás del dedo pulgar. Desde esa perspectiva, Tierra y seres humanos emergían como una misma entidad.

El ser humano es la propia Tierra que siente, piensa, ama, llora y venera. La Tierra surge como el tercer planeta de un sol, uno de los 100 mil millones de soles de nuestra galaxia, que es a su vez una entre 100 mil millones de otras del universo, universo que posiblemente es uno entre otros paralelos y distintos al nuestro. Y nosotros, seres humanos, hemos evolucionado hasta el punto de poder estar aquí para hablar de todo esto, sintiéndonos ligados y religados a todas estas realidades. Todo caminó con una precisión capaz de permitir nuestra existencia aquí y ahora. De no ser así no estaríamos aquí.

Los cosmólogos, gracias a la astrofísica, la física cuántica, la nueva biología, en una palabra a las ciencias de la Tierra, nos hacen ver que todo el universo se encuentra en cosmogénesis. Es decir, está todavía en génesis, constituyéndose y naciendo, formando un sistema abierto, capaz siempre de nuevas adquisiciones y expresiones. Por lo tanto nada está acabado y nadie ha terminado de nacer. Por eso tenemos que tener paciencia con el proceso global, unos con otros, y con nosotros mismos, pues nosotros humanos también estamos en proceso de antropogénesis, de formación y de nacimiento. En la cosmogénesis y la antropogénesis sucedieron tres grandes emergencias: (1) la complejidad/diferenciación,(2) la auto-organización/conciencia, (3) la religación/relación de todo con todo.

A partir de su primer momento, después del Big-bang, la evolución ha ido creando seres cada vez más diferentes y complejos (1). Cuanto más complejos más se auto-organizan, mostrando mayor interioridad y niveles más altos de conciencia (2) hasta llegar a la conciencia refleja en el ser humano. El universo, pues, como un todo posee profundidad espiritual. Para estar en el ser humano, el espíritu estaba antes en el universo. Ahora emerge en nosotros como conciencia refleja y amorización. Y cuanto más complejo y consciente, más se relaciona y se re-liga (3) con todas las cosas, haciendo que el universo sea realmente uni-verso, una totalidad orgánica, dinámica, diversa, tensa y armónica, un cosmos y no un caos.

Las cuatro interacciones existentes, la gravitatoria, la electromagnética, la nuclear fuerte y la nuclear débil constituyen los principios rectores del universo, de todos os seres, también de los seres humanos. La galaxia más distante se encuentra sometida a la acción de estas cuatro energías primordiales, lo mismo que la hormiga que camina por mi mesa y las neuronas del cerebro humano con el que hago estas reflexiones. Todo se mantiene religado en un equilibrio dinámico, abierto, pasando por el caos que es siempre generativo, pues propicia un nuevo equilibrio más alto y complejo, desembocando en un orden rico en nuevas potencialidades.

Publicado con el título "Ecología Integral" en la edición del 03/03/2010 de la Revista FUSIÓN de España




Mujeres, levantaos como mujeres, no como hombres _ Escribe: Shakti



Chateando con una amiga española, SKAKTI, tocamos el tema de la feminidad y el feminismo y acerca del lado femenino de la divinidad, casi clandestino y vergonzante.

La verdad es que por muchos siglos la energía dominante en el mundo ha sido y aun es la energía masculina, identificada con el poder, el dominio y la sujeción.

Allí están las guerras, las diferencias económicas sociales y económicas, abismales, como crudo testimonio del predominio masculino.


La mujer esta presente cada vez mas en la escena pública, también es cierto, pero en la mayoría de los casos se trata de mujeres mimetizadas con los valores masculinos, luchando férreamente contra su propia naturaleza, frenando, amordazando su propio corazón.

Recién con mujeres asumiendo su papel de mujeres, con total conciencia y dignidad, llegará el equilibrio para la humanidad. (Jesús Hubert)


Jesús Hubert: Shakti, veo que eres una feminista espiritual

SKAKTI:
Es lo que mas le hace falta a la humanidad, sin duda.Para mi hace falta mucha madre, energía de madre

Jesús Hubert: …más ternura

SKAKTI: Hay un machismo brutal. Los hombres no lo saben porque no lo viven. Tampoco voy en plan de venganzas ni nada, pero si la mujer no sabe ni se conoce, poca espiritualidad y sanación puede hacer.

Jesús Hubert: Es cierto. Yo simpatizo mucho con la causa de la feminidad es necesaria paraequilibrar, pero no el feminismo del capricho ni de la victimizacion, porque ese es el otro lado del machismo

SKAKTI: Claro, por eso cree el blog: Reverenciando la Femineidad , porque es un
blog que afirma el poder femenino.En el feminismo actual, hay un rama que es un machismo disfrazado de feminismo, porque la mujer sigue odiándose a si misma y a su feminidad.
Creéis que porque os comportéis como hombres y los imitéis, ¿en realidad os amáis a vosotras mismas?.
Quiero hacer énfasis en el autoengaño de la mujer en las últimas décadas. Nuestras predecesoras hicieron mucho por nosotras en el comienzo de la liberación femenina en los años 20, y nos abrieron el camino para actuar poder ahora. Ahora es el momento de dar el gran paso.

La igualdad actual está basada en la comparación, es decir, la mujer interiormente se sigue sintiendo inferior y se menosprecia, pero se pone la coraza de "yo valgo tanto como el hombre y voy a hacer lo mismo que él". En vez de mantener nuestra feminidad, honrarla, conocerla y manifestarla. La hemos renegado y apartado, y hemos dicho "NO, yo quiero ser como el hombre, ser mujer no se valora".

En algunos casos hemos escogido como modelos a seguir los comportamientos masculinos más bajos de la sociedad. Como ejemplos podríamos citar: la promiscuidad, el exceso de alcohol, las drogas, etc... Nos hemos quitado las faldas y los vestidos, nos cortamos el pelo, y ya creemos que tenemos todo arreglado. Nos hemos puesto a cargar pesas (culturistas). Nos hemos convertimos en unas frustradas imitadoras de hombres y no seguimos los anhelos más profundos de nuestra corazón.

Eso es toda la igualdad que hay en este momento. No hay un sentir de valor y respeto profundo por nuestra condición de mujer. Ni por nuestra parte, ni por parte de ellos.

Yo no estoy en contra del feminismo. Me parece perfecto que hayamos recuperado nuestra libertad y nuestros derechos en estos tiempos. El punto que yo estoy tratando es, ¿de verdad la igualdad actual honra la femineidad, o la sigue despreciando con posturas más discretas? Mantiene una postura de igualdad y -de mujer liberal-, pero seguimos desconectadas de Nuestra Femineidad, de La Diosa Madre del Universo.


Es el momento de dar el gran paso, reconocer la Deidad Femenina que llevamos dentro, conocerla, honrarla y comprender nuestro papel en el mundo. Debe haber un reconocimiento interno por nuestra parte acompañado de la comprensión. El trauma mora en lo más profundo de nuestro inconsciente y es necesario irlo sanando para recuperar nuestra autoestima, y nuestra felicidad.
______________________________

Comentario: Mi intención personal en este blog es dar comprensión a las mujeres sobre su situación actual en el mundo, pero sin llegar a caer en radicalismos de 'exterminio masculino'. Recordad que nosotras también tenemos energía yan en nuestro cuerpo, en nuestros organos, absorvemos energía yan del sol, mi intención es dar comprension para liberarnos de las cadenas sociales sin que sea destructivo para nosotras mismas. El dedicarle la guerra al hombre sería posponer el odio y la venganza, y estas son emociones muy autodestructivas. Recordemos que el machismo es una enfermedad mental, un complejo de inferioridad, y no una cualidad inherente al hombre. Esta actitud y tendencia social la podemos modificar educando de otra forma a nuestros hijos, y amándonos y transformándonos desde adentro hacia afuera. El valor, la fuerza, el respeto y la aceptación que anhelamos, tiene que empezar por nosotras mismas, allí radica la esencia del cambio.

SKAKTI:

 
Tomado del blog: Reverenciando la Femineidad

“Diana”,”You are my destiny” y otras _ Paul Anka en el Festival de Viña del Mar 2010




Hay artistas que llevan en su voz el tiempo. De cuando fueron las estrellas del momento y brillaron, haciendo brillar nuestras vidas.

Uno de ellos es Paul Anka. Y estuvo en el reciente Festival de Viña del Mar.
Con menos pelo que en su hora de gloria,
pero con el mismo carisma y la voz que lo hizo uno de los grandes, por siempre.

Los que lo conocen, evoquen oyéndolo,
y los que no,
disfruten de un artista que marcó época.
(Jesús Hubert)






miércoles, marzo 10, 2010

Coincidir _ Canta: Guadalupe Pineda


Cada uno está, en cada instante, donde debe estar.

Deepak Chopra lo llama “sincro-destino”, otros, providencia.

Jesús lo explicó diciendo que
“ni un solo cabello cae de nuestras cabezas, sin la voluntad del Padre”

Es la Unidad confirmada a cada momento y los compositores mexicanos
Alberto Escobar y Raúl Rodríguez lo llaman… “Coincidir”.
(Jesús Hubert)





Coincidir
(Alberto Escobar y Raúl Rodriguez)

Soy vecino de este mundo por un rato
Y hoy coindice que también tú estas aquí
Coincidencias tan extrañas de la vida
Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio
… y coincidir

Si navego con la mente los espacios
O si quiero a mis ancestros retornar
Agobiado me detengo y no imagino
Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio
… y coincidir

Si en la noche me entretengo en las estrellas
Y capturo la que empieza a florecer
La sostengo entre las manos más me alarma
Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio
… y coincidir

Si la vida se sostiene por instantes
Y un instante es el momentos de existir
Si tu vida es otro instante.. no comprendo
Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio
… y coincidir

miércoles, marzo 03, 2010

Cómo será el 2012 depende de nosotros _ Escribe: Bertha Alicia Medina



Reenfocarse. De eso se trata. El espectro del 2012 y los eventos de la tierra están corroyendo, minando, nublando nuestros “lentes” existenciales.

Y estamos dejándonos envolver por las energías involutivas que desde siempre han usado el miedo y el temor para bloquearnos y paralizarnos, dejándonos encerrados en nuestro propio “infierno” mental.

Si, porque somos creadores. Nuestra mente y nuestra palabra están atrayendo y creando a cada momento. Y si seguimos cayendo en la trampa de las energías involutivas , millones de mentes seguirán creando la destrucción y el fin.

¡Basta! Hay que recrear y reorientar nuestra realidad. Es tiempo de reenfocarnos en nuestra verdadera esencia y recuperar nuestro poder para decir con Jesús: ¡Yo y el Padre somos UNO!

Ese es nuestro poder. Y nuestro cielo, lo estamos creando, aquí y ahora. De ti, de mi, de todos depende.
(Jesús Hubert)

SSSSHHHH

Cada vez que enciendo la televisión se habla de tragedias, terrorismo, asesinatos, etc. cuando salgo a la calle todos hablan de lo mismo.

SSSSHHHHH cállense un momento, que no ven que mientras mas pensemos, mientras mas lo hablemos, mas lo creamos y lo atraemos?

Veo esto como la crisis mundial, NOSOTROS la hicimos mundial al no saber hablar de otra cosa.

Debemos unirnos no para hablar del mal sino del bien, hablemos del acontecimiento hermoso que está por venir, hablemos de la unión que tienen los trabajadores de la luz por crear un mundo mejor, hablemos del camino a la ascensión, de Ángeles y de luz.

Esto no es cerrar los ojos a la verdad, esto es crear una nueva verdad!

ATENCION a todos los Hijos de Dios! Debemos ponernos las pilas y empezar a crear más y más luz, que la luz es mil veces mas potente que la oscuridad, que un pensamiento de paz bloquea muchas guerras, y un pensamiento de amor saca a Dios de nuestro interior para manifestarse en la atención que ponemos.

Un día mientras meditaba escuche:

Pide con amor, no con dolor
Pide con fe no con miedo
Pide con paz y crearas luz
Que el universo gira con la luz

Creo que debemos enfatizar mucho en esto, debemos saber como pedir, si tú pides con miedo creas mas de eso que temes, si tú pides con dolor pues es dolor lo que creas. Para enviar amor, debemos primero llenarnos de amor, y una vez logrado esto acrecentarlo, y entonces SI, le llegara el amor a quien nosotros queremos.

Un Hijo de Dios no tiene miedo, porque el miedo mis niños es falta de fe.

Como decirles que todo esta bien, Si, todo esta bien! Y aunque no lo entiendan muchos, todo esto es para bien no para mal.

Suelten ya las malas noticias y empecemos a crear lo que vinimos a crear desde un principio que es LUZ, que es UN NUEVO MUNDO.

Hay tantísimo que hacer, y mas ahora con millones de personas sintiendo miedo, no te unas a ellos, únete a los que trabajamos en la luz, creando bien, creando salud, creando paz, creando toda clase de cosas para que muchos de nuestros hermanos despierten y recuerden por fin quienes SON y el porque estamos aquí!

Vinimos a dar tranquilidad a los que no la tienen, vinimos a crear luz entre tanta oscuridad, vinimos a activar los corazones para despertar lo que somos.
Así que no se enganchen con las malas creaciones del mundo, engánchense en la mano de su ángel guardián y síganlo!

El se sabe muy bien el camino a casa, el camino hacia Dios.

Un beso
Siempre en la luz
Bertha Alicia

bamcbamc777@hotmail.com

PETICIONES DE AMOR

Abrimos nuestro corazón pidiendo el más alto bien a todos nuestros hermanos.

Te pedimos señor, por todos los niños del mundo, que sean tratados con amor, educados con amor, y que sus Ángeles guardianes los protejan contra todo mal.

Te pedimos Señor, por todos los jóvenes del mundo, para que te conozcan y se acerquen cada día más a ti.

Te pedimos Señor, por los países en guerra y por todos los hombres que sienten odio, ayúdalos Señor abrir su corazón.

Te pedimos Señor, por todos los enfermos, para que abran su mente y su corazón a la verdad y tengan así la sanación que necesitan.

Te pedimos Señor, por todas aquellas personas que fueron privadas de sus hogares o corren algún peligro, ayúdalos señor a regresar con bien a casa.

Te pedimos Señor, por todas las personas que están sufriendo por las catástrofes naturales, que nuestra amada Gaia se regenere, purifique y sane de una manera pasiva.

Te pedimos Señor, por todas aquellas personas que no tienen trabajo, casa o alimento, concédeles señor la voluntad y la abundancia de todo bien.

Te pedimos Señor por todos los trabajadores de la luz, para que su luz brille siempre llena de esperanza, fe y amor.

Te pedimos Señor, que brillen los corazones de todos los hombres, para que todos tengamos un despertar de consciencia y nos convirtamos así en Seres de luz y Seres de amor.

UNÁMONOS PARA CREAR SOLO LUZ, SOLO EL BIEN Y ASÍ ABRIR EL CORAZÓN A DIOS






La memoria traumática o “La Teta Asustada”, la verdad detrás de la película




Claudia Llosa y Magaly Solier ya están en Los Ángeles para asistir a la ceremonia del Oscar. Atrás queda la zalamería fácil y la crítica de trasfondo racista.

Pero es necesario que detrás del “glamour” de la alfombra roja y los flashes alrededor de una película, salga a relucir la realidad. La legítima aspiración de los verdaderos protagonistas de la historia. Las víctimas de la violencia de los años de guerra interna en el Perú, quienes aspiran legítimamente al reconocimiento, reparación y justicia.

Así es. Porque a despecho de afectados asombros lo que cuenta “La Teta asustada” o, si les suena mejor: “The Milk of Sorrow”, más acá del lenguaje simbólico, es la verdad histórica de las violaciones, el "pan" del dolor cotidiano que tuvieron que tragar las humildes mujeres del ande peruano, durante el conflicto armado de los años 80.

A continuación, reproducimos un reciente reportaje de la televisión peruana sobre este hecho y un trascendente artículo de la antropóloga norteamericana de la Universidad de Harvard, Kimberly Theidon, en cuyas investigaciones de campo en la sierra peruana se basó Claudia Llosa para producir “La Teta Asustada”. (Jesús Hubert)

TETA ASUSTADA "The Milk of Sorrow" & "HISTORIA NO CONTADA" por Giovanna Díaz, programa "PUNTO FINAL "



TETA ASUSTADA "The Milk of Sorrow" "HISTORIA NO CONTADA" ( DOS ) por Giovanna Díaz programa "Punto final"




La teta asustada: una teoría sobre la violencia de la memoria

Kimberly Theidon
Praxis: Un Instituto para la Justicia Social
Profesora Associada, Universidad de Harvard

En 1995, las comunidades en las alturas de Huanta quedaron en ruinas, casas quemadas, chakras abandonadas, y fosas comunes inumerables convirtiendo la tierra misma en un actor más en la tragedia. El paisaje social fue igualmente volatil mientras que los y las campesinos intentaron reconstruir sus comunidades bajo la sombra de un pasado recien marcado por la violencia letal. Las memorias estaban frescas, dolorosas, onmipresentes; sedimentaron en los cerrros donde tantos habían muerto, en los ríos que se habían teñido de sangre, y en los locales que fueron testigos mudos de actos atroces. Pero fue al partir de conversaciones largas con las mujeres quechuahablantes que emergieron otros “sitios históricos”: sus cuerpos mismos que encarnaron estas memorias lacerantes.

Hay varias maneras de acercarse a las secuelas de un conflicto armado. El discurso del trauma — y la diagnosis psquiátrica del estrés pos-traumático (PTSD) — han logrado jugar un papel prominente en los conceptos médicos y humanitarios del sufrimiento. La diagnosis fue incluida por primera vez en el catálogo official Norteamericano de los trastornos psquiátricos en 1980 con referencia específica a los veteranos Americanos de la guerra en Viet Nam. A lo largo de las últimas tres décadas el alcance de la aplicación de la diagnosis se ha extendido dramáticamente, y el concepto de la memoria traumática se ha convertido en el marco principal por acercarse a las secuelas sujetivas de la guerra. Hay un mercado enorme por el trauma, y una industria de expertos desplegados a los paises pos-conflicto para detectar los síntomas del estrés pos-traumático por medio de las encuestas “culturalmente sensibles.” Sin duda sea estratégico enmarcar el sufrimiento dentro de un idioma scientífico y con pretenciones universales; de hecho, el discurso del trauma sirve como un Esperanto psicológico, autorizando el sufrimiento y permitiendo a la investigadora y la población misma rendir “lisible” y legítimo su sufrimiento para una audiencia internacional.

Empero, en el proceso de globalizar el discurso del trauma por medio de las intervenciones humanitarias y de pos-conflicto, el concepto del trauma se ha puesto cada vez más normativo, haciéndolo difícil pensar de otra manera sobre los eventos violentos y sus legados. Desde los sobrevivientes del Holocausto a los veteranos Americanos de Viet Nam; desde las mujeres maltratadas de América Latina a los niños soldados en el Congo; hasta las sobrevivientes de la violencia sexual en los Balcanes, las teorias dominantes del trauma deslumbran en su supuesta capacidad de abarcar experiencias enormemente divergentes y cargadas con la complejidad etiológica y moral.

Paralelo con el crecimiento de la industria del trauma, empero, ha sido un debate vocifero sobre la categoría de estrés pos-traumático y sus suposiciones.

La literatura que pone en duda la utilidad del PTSD en contextos no-clínicos — por ejemplo, contextos de pos-guerra — es abundante y no quiero detenerme en una serie de debates gastados. Empero, hay un intérvalo entre los debates académicos y la política pública. Lo que se podría considerar como “pasado de modo” en circulos académicos puede todavía presentar una lucha en términos de fondos, el diseño de servicios de salud, y su implementación. Cuando trabaje con la CVR en Ayacucho, fue claro que muchas organizaciones estarían compitiendo por colocarse en mejor posición por trabajar el tema de la salud mental. Solamente tres años despues, mucha gente con quienes hable acusarían a estas mismas organizaciones de “traficar con la sangre y el dolor del pueblo” en sus esfuerzos por conseguir fondos durante el “Boom de Salud Mental.” Al traducir los procesos pos-conflictos en el idioma de trauma, algo se pierde.

Tal vez vale una advertencia. Un paso antropológico convencional es hablar “nuestro relativismo cultural” a “su universalismo psquiátrico” por medio de una letanía de ejemplos que a veces suele parecer un compendio de lo exótico. Tal compendio no es mi objetivo. Más bien, me interesa cuestionar una yuxtaposición perdurable: algunos individuos y grupos tienen “Teoria” y otros tienen “creencias”; algunos individuos y grupos exportan categorias del conocimiento mientras otros se consideran “culture bound,” viviendo bajo la influencia de sus “creencias” eternas.

Las palabras “teoria” y “creencia” se inscriben en un desbalance de poder, y hemos visto amplia evidencia de tal desbalance en los comentarios sobre “La Teta Asustada.” Muchos refieren a “una creencia antigua” o “un mito Andino” cuando hablan tanto de la película como el término mismo. Al categorizar la teta asustada en estos términos, se refuerza la dicotomía entre los productores y consumidores del conocimiento, una dicotomía que deja poco espacio por apreciar las teorias sofisticadas que los y las Quechuahablantes han elaborado sobre la violencia y sus secuelas, sobre la vida social y su lucha por reconstruirla.

En este breve texto, quiero analizar la teta asustada como una teoria sobre la violencia de la memoria y una realidad fenomenológica. Al considerar las causas de la teta asustada, pasaré al tema de la violencia sexual masiva que caracterizó los años del conflicto armado interno, insistiendo en la injusticia tanto de la vergüenza que se asigna a las mujeres violadas como la injusticia de colocar la carga narrativa sobre ellas. Hay silencios que debemos respetar. Empero, hay otros que valdría perturbar — como el silencio de los miles de hombres quienes participaron, incentivaron, observaron —y tal vez intentaron frenar — la violencia sexual. Concluiré con algunas reflexiones sobre una aporía: ¿cómo reparar lo irreparable?

Biologías Locales

“Mi hija nació al día siguiente de la matanza de Lloqllepampa. Estaba
escondida en una choza. Le tuve que botar a mi esposo porque si venían los
militares le hubieran matado. Solita me atendí. Ese tiempo escondiéndonos, ni
siquiera tenía leche para darle a mi bebé. ¿De dónde le iba a dar si no comía?

Un día me habían dicho: “Si le dejas a tu hija en el cerro, le puede pachar y se
puede morir”. Recordando eso le dejé en un cerro para que se muera. ¿Cómo ya iba a vivir así? Yo le había pasado todo mi sufrimiento con mi sangre, con mi teta.

La veía de lejos, pero como lloraba mucho tenía que regresar a recogerla porquesi los soldados escuchaban, hubieran venido a matarme. Es por eso que digo que mi hija está ahora traumatizada por todo que le he pasado con mi leche, con mi sangre, con mis pensamientos. Ahora ella no puede estudiar. Ya tiene 17 años y está en quinto grado. No puede pasar, todos los años repite.

Dice que le duele la cabeza, le quema, qué será, susto. Desde bebita era así. Le he hecho ver con un curandero, y ellos le han cambiado la suerte. Un tiempo está bien y despuéssigue igual. Le he llevado a la posta y me han dado una pastilla [dicloxicilina] para que tome diario. ¿Qué será? Ya no quiere tomar.”— Salomé Baldeón, Accomarca

Durante mis investigaciones en Ayacucho, varias mujeres me preguntaron: “¿Por qué vamos a recordar todo lo que pasó? ¿Para martirizar nuestros cuerpos nomás?”. El idioma corporal que usan las mujeres refleja una “división del trabajo emocional” según el género. Hay una especialización de la memoria en estas comunidades y son las mujeres quienes llevan —quienes incorporan— el dolor y el luto de sus comunidades. En la división del trabajo emocional, son las mujeres quienes se especializan en el sufrimiento cotidiano de los años difíciles. Por consiguiente, es fenomenológico que expresan esta historia por medio de un idioma corporal muy elaborado. Su historicidad es incorporada.

En Quechua “ñuñu” es tanto “teta” como “leche” según el contexto y el sufijo.

Con el término “la teta asustada,” yo busque una manera de captar este doble sentido: es decir, captar como las fuertes emociones negativas alteran el cuerpo mismo y como por medio de la sangre en útero o la leche una madre podría pasar este malestar a su bebe. Si recurrimos a la antropología médica, podríamos ubicar esta teoría que manejan los y las quechua hablantes dentro del concepto de “la biología local.” La literatura revela la vasta variedad de respuestas a las experiencias traumáticas y los eventos estresantes. Esta variedad me permite insistir que no se puede asumir una dialéctica entre una infinidad de culturas y una sola biología universal, sino entre culturas y biologías locales y múltiples, los dos siendo sujeto a las transformaciones evolucionarías, históricas, espaciales, y del ciclo vital, entre otras.

Cuando reflexiono sobre las mujeres y su deseo de no recordar y “martirizar sus cuerpos” — cuando recuerdo las muchas mujeres que temían mamar a sus bebes y pasarles su “leche de pena y preocupación” — me parece que nos ofrecen un ejemplo elocuente de como las memorias dolorosas acumulan en el cuerpo y como una puede literalmente sufrir de los síntomas de la historia.

Reitero que las memorias no solamente se sedimentan en los edificios, en el paisaje o en otros símbolos diseñados para propiciar el recuerdo. Las memorias también se sedimentan en nuestros cuerpos, convirtiéndolos en procesos y sitios históricos.

En un estudio realizado en Chile, un equipo de investigadores de la Universidad de California-Berkeley y de Chapel Hill estudió el impacto de la violencia política sobre las madres gestantes.

Para armar la muestra, los investigadores prestaron atención a qué barrios habían sufrido más por la violencia política o las desapariciones, en fin, qué barrios se habían convertido en zonas de guerra y terror durante la dictadura castrense. Seleccionaron una muestra que iba desde un nivel bajo de violencia política hasta uno pronunciado. Siguieron los embarazos y partos de una muestra de mujeres de cada barrio y, cuando controlaron a través de “confounding variables”, determinaron que las mujeres que vivían en los barrios más violentos sufrieron cinco veces más complicaciones durante el embarazo y el parto que las otras.

Me parece muy sugerente tanto el estudio de los “expertos” como la teoría que manejan en estas comunidades campesinas respecto de la influencia dañina de la violencia, el terror y las memorias tóxicas sobre las madres y sus bebés.

Estas mujeres y sus niños proveen un ejemplo doloroso de la transmisión de la violencia de la memoria. Una fuente de tales memorias fue la violencia sexual.

La Violencia Sexual

“A pesar de que las cifras recogidas no muestran la magnitud del problema, los relatos permiten inferir que las violaciones fueron una práctica común y bastante utilizada durante el conflicto. En innumerables relatos, luego de narrar los horrores de los arrasamientos y ejecuciones extrajudiciales y torturas, se señalan, al pasar, las violaciones a mujeres. En la medida que los testimoniantes no pueden dar los nombres de las mujeres afectadas, ellas no son ‘contabilizados’ a pesar de que se cuenta con el conocimiento de los hechos. Por lo dicho, la CVR destaca en este caso específico de violación sexual que, si bien no puede demostrarse la amplitud de estos hechos, la información cualitativa y tangencial permitiría afirmar que la violación sexual de mujeres fue una práctica generalizada durante el conflicto armado interno” (CVR 2003, Vol. VIII: 89-90).

En múltiples textos he analizado las conversaciones que mi equipo de investigación y yo tuvimos con las mujeres sobre el conflicto armado interno, ilustrando como las mujeres narraron mucho más que su victimización. Como me han comentado en cada pueblo con cuyos habitantes he trabajado, las mujeres participaron en la defensa de sus comunidades, de sus familias y de sí mismas. Lo que fue notable para mí fue la insistencia puesta en el contexto: cuando las mujeres nos contaban sobre las violaciones ubicaban esas violaciones dentro de una dinámica social más amplia. Daban detalles sobre las precondiciones que estructuraban su vulnerabilidad y enfatizaban sus esfuerzos por minimizar el daño hacia sí mismas y hacia la gente de la que estaban a cargo. Con su insistencia en el contexto las mujeres situaban sus experiencias de violencia sexual — episodios de victimización brutal — dentro de narrativas femeninas de heroísmo. Cuando vuelvo a estas conversaciones, siempre me impactan de nuevo y termino recordando una tarde larga que pasamos con una señora en Hualla. Su comunidad había sido considerada una base simpatizante a Sendero, así que cuando llegaron los soldados llegaron “por castigar al pueblo.”

Después de detallar las violaciones masivas que ocurrieron en la base, respiró profundamente, sacudió su cabeza, y agregó en una voz llena de admiración:

“¡Tanto coraje! Estas mujeres se defendieron con tanto coraje.” No cabe duda.

Ahora me gustaría enfocar en los hombres, convencida que si queremos estudiar las dimensiones de género de la guerra, hay que incluir un análisis de los hombres y las masculinidades; con demasiado frecuencia, “género” se reduce al sinónimo por “mujeres,” dejando a los hombres como la categoría no-marcada, no cuestionada. Quiero hablar de los violadores, insistiendo que las investigaciones sensibles a género deben incluir las formas de masculinidad forjadas durante un conflicto armado como un componente en la reconstrucción de las vidas individuales y la existencia colectiva posterior a una guerra.

En su investigación sobre la violencia sexual durante el conflicto armado interno la CVR determinó que, “Con relación a los perpetradores, se trató tanto de los agentes del Estado como de los integrantes de Sendero Luminoso y del MRTA, aunque en diferentes magnitudes. En este sentido, alrededor del 83% de los actos de violación sexual son imputables al Estado y aproximadamente un 11% corresponden a los grupos subversivos (Sendero Luminoso y el MRTA).

Si bien estos datos marcan una tendencia importante de la mayor responsabilidad del Estado en los actos de violencia sexual, es importante tener presente que los grupos subversivos fueron responsables de actos como aborto forzado, unión forzada, servidumbre sexual” (p. 374). De manera similar, en mi investigación quedó claro que todos los grupos armados utilizaron formas de la violencia sexual, y que los patrones variaron según el grupo y tras el tiempo.

Empero, hay otro punto que quedó claro: el uso sistemático de la violencia sexual era una práctica desplegada por las “fuerzas del orden”. Hay una ironía aquí: bajo la amenaza de ataques Senderistas, las autoridades en muchas comunidades solicitaron la instalación de bases militares por “seguridad.” Como he aprendido a lo largo de los años, tales comunidades experimentaron un nivel asombroso de la violencia sexual. Los acuerdos comunales implicaron ciertos acuerdos sexuales, y la seguridad “tiene género.” Los hombres en estas comunidades construyeron las bases militares que se multiplicaron en el campo durante el conflicto armado interno; las niñas y las mujeres “prestaron servicios” a las tropas. En algunas comunidades con las cuales he trabajado, las mujeres comenzaron a cobrar por el sexo; mucho más común, sin embargo, fue la violación. La “seguridad comunal” funcionó en formas contradictorias y hay una certeza: donde había soldados había violaciones y un nivel de la violencia sexual permanente.

También las violaciones grupales eran generalizables. Cuando las mujeres describían sus experiencias con las violaciones, nunca se trataba de un soldado sino de varios. “Violaban a las mujeres hasta dejarlas sin poder sostenerse de pie.” Los soldados estaban mutilando a las mujeres con sus penes y las mujeres estaban ensangrentadas. Quisiera seguir reflexionando un poco más sobre estos rituales de sangre.

Cuando se habla de violaciones grupales, deberíamos pensar por qué los hombres violaban de esta manera. Una explicación instrumentalista indicaría que los soldados violaban en grupo para dominar a una mujer, o para que un soldado pudiera vigilar mientras los otros violaban. Sin embargo, sería una lectura muy limitada atribuir esta práctica a la necesidad de ejercer puramente la coacción o la vigilancia. Cuando un soldado apuntaba su arma al pecho de una mujer, no necesitaba más fuerza. Cuando los soldados bajaban de sus bases en la noche para violar, la “privacidad” no era su preocupación central. Operaban con impunidad.

Claramente, hay un aspecto ritualístico en la violación grupal. Mucha gente nos contó que después de matar a alguien los soldados bebían la sangre de sus víctimas o se empapaban la cara y el pecho con la sangre. Quiero reflexionar acerca de los lazos de sangre establecidos entre soldados y las matrices ensangrentadas que dieron luz una fraternidad letal. Estos lazos de sangre unían a los soldados, y los cuerpos de las mujeres violadas servían como medio para forjar aquellos lazos. Las violaciones grupales no solamente quebraron los códigos morales que generalmente ordenan la vida social: la práctica también servía para erradicar la vergüenza. Cometer actos moralmente aberrantes enfrente de otros no sólo instituye lazos entre los perpetradores, sino también forja sinvergüenzas capaces de una brutalidad tremenda. Al perder el sentido de vergüenza — una “emoción regulatoria” ya que la vergüenza implica un otro en frente del cual uno se siente avergonzado — crea hombres con una capacidad recalibrada para la atrocidad.

Además las mujeres enfatizan en lo que los soldados les decían mientras las violaban: “Terruca de mierda”, “ahora aguanta terruca”, “carajo”, “terruca de mierda” e “ india de mierda”. Los soldados estaban marcando a las mujeres con insultos físicos y verbales. Por ejemplo, había una base militar en Hualla y los soldados se llevaron mujeres de las comunidades vecinas a la base para violarlas, devolviéndolas con el pelo cortado como un signo de lo que había sucedido. En otras conversaciones en Cayara y Tiquihua, la gente nos contó que las mujeres volvían a las comunidades “cicatrizadas” después de haber sido violadas en las bases. Los cuerpos de las mujeres estaban hechos para atestiguar sobre el poder y del barbarismo de las “fuerzas del orden.” Tanto en mis investigaciones como en los testimonios brindados a la CVR, los actos de la violencia sexual estaban casi siempre acompañados por los insultos étnicos y raciales, impulsándome a considerar como las jerarquías militares, del género, y de la raza convergieron durante el conflicto armado interno.

“Racing Rape”(“Compitiendo en la violación”)

“…el privilegio sexual — y su carencia — está profundamente inscrito en la historia de la raza en los Andes hasta tal punto que lo hace imposible pensar en el uno sin pensar en el otro.”
Comienzo esta sección citando brevemente a dos testimonios brindados a la CVR y uno a mi equipo de investigación. En el primero, un ex-soldado narró una ocasión durante la cual su peletón detuvó a dos mujeres: una odontóloga y una joven que vendía jugos en la calle. La joven — una chola — se la regaló a la tropa por una pichanga (que significó que tuvo que pasar por todo la tropa). Había cuarenta soldados. La odontóloga — una mestiza — fue reservada para el capitán.

En el segundo, un ex-teniente del ejército recordó su tiempo destacado en un control, encargado con revisar los documentos de todos que viajaron por la carretera. El y sus hombres detuvieron a muchas jóvenes viajando desde la costa, y las desafortunadas sin documentos sabían de inmediato lo que tuvieron que hacer: “Queremos conocer al capitán. No queremos estar con la tropa.” Como explicó el ex-teniente, “A veces había cuatro o cinco jóvenes. Ellas estaban con nosotros (los oficiales) con la condición que no las íbamos a pasar a la tropa. Las guardamos para nosotros, y las soltamos el día siguiente. Pero a veces eran cholitas — tuvimos que darlas a la tropa. Ellas tuvieron que pasar por todos los soldados porque ellos lo reclamaron.”

El tercer y último ejemplo. Una campesina quechuahablante describió su experiencia de la violación grupal: la desnudez forzada, la cantidad de soldados, el dolor insoportable, y su temor. Proporcionó detalles sobre la violación, pero negó repetir las palabras que los soldados habían utilizado para insultarla. “Palabras soeces” fue todo que estaba dispuesta a decir. Ella podia tolerar narrar la violencia sexual, pero no toleró repetir la descarga de insultos raciales que había aguantado.

Oficiales y soldados, mestizas y cholas, costeñas e “Indias,” hombres y mujeres. Hay numerosas identidades operando en estos testimonios, y cada una se ubica dentro de una jerarquía de poder y privilegio. Siempre he argumentado que no hay una forma de hablar del conflicto armado interno sin dirigirse a los temas de la discriminación étnica y el racismo. Es dolorosamente cierto cuando intentamos entender los usos y las lógicas de la violación. En el Informe Final de la CVR, los Comisionados constataron: “Muchas veces, las diferencias étnicas y raciales — convertidas en criterios de naturalización de las desigualdades sociales — fueron invocadas por los perpetradores para justificar las acciones cometidas contra quienes fueron sus víctimas.” (TRC, Vol. 8: 123). Los ejemplos arriba demuestran este punto. Las mujeres más “claras” estaban reservadas para los oficiales; las cholas y las “Indias” se las pasaron a la tropa. En esos casos cuando ambos los oficiales y los soldados violaban las mismas mujeres, fue su rango lo que determinó su lugar en la cola — y este rango en turno reflejó la estratificación étnica y racial. Quien fue autorizado al infligir el dolor sobre el otro reflejó las jerarquías de género y etnicidad; empero, me interesa el inverso — como el acto mismo de violar fue utilizado para construir estas jerarquías. Así que considero “racing rape.”

Al analizar el uso generalizable de los insultos étnicos y raciales durante los actos de la violación, me ayudó el libro de Mary Weismantel titulado “Cholas and Pishtacos: Stories of Race and Sex in the Andes”.. En su análisis detallado sobre los actos de la violencia sexualizada y como confieren la identidad racial, ofrece una manera de explorar como las identidades raciales y sexuales están inscritas en el cuerpo durante los rituales de la dominación y la sumisión.

Su análisis enfoca, en parte, en la figura del pishtaco. Esta figura atraviesa el tiempo y el espacio, probándose un dramatis personae resistente en los cuentos Andinos sobre la violencia racializada y de género. El pishtaco — una figura masculina que chupa la grasa de sus víctimas Indios, degollando sus cuellos, y violando a las mujeres con su falo insaciable — es siempre blanco.

El pishtaco ha sido, en diferentes momentos históricos, un cura español, un hacendado, un gringo antropólogo, un ingeniero Peruano de una ONG, o un miembro de la comunidad cuya riqueza repentina provoca rumores que de alguna manera ha explotado a sus vecinos: la constante es la fusión de la agresividad, la sexualidad y la blancura.

Como Wiesmantel constata de modo persuasivo, “Al conectar la propensión de un hombre al abuso sexual con su raza, los cuentos sobre el pishtaco interroga una larga y muy a menudo olvidada historia de la raza y la violación. ‘Violación,’ como ‘mujer’ o ‘blancura’ no tiene una sola definición histórica específica, sino se la produce por medio de, y definido dentro de, los contextos históricos específicos” (2001: 169).

Dentro de estos contextos históricos específicos, el pishtaco “se blanquea por su agresividad sexual, y se masculiniza en virtud de su blancura” (xl). Así que la identidad étnica o racial es, hasta un cierto punto, lograda — una posición estructural que un cuerpo puede asumir relativo al otro.

Es precisamente lo que quiero captar con la idea “racing rape.” Dada la distribución étnicamente o racialmente determinada de las mujeres por el propósito de la violación, la tropa — compuestas del estrato social más “oscuro” por que la clase sí tiene color — estaban violando a mujeres no tan diferentes de ellos mismos. La pichanga consistió en cholos violando a cholas — con los cholos bombardeando a sus víctimas con los mismos insultos étnicos que ellos habían aguantado tantas veces durante sus propias vidas.

La violación, combinada con los insultos étnicos, fue un medio por lo cual estos jóvenes soldados “se blanquearon” y transfirieron la humillación étnica a sus víctimas.

Como Judith Butler ha argumentado con respeto al género, la identidad es preformativa. En vez de ser “ya está” esperando su expresión en el lenguaje, la identidad puede ser el producto de “los actos significando de la vida lingüística” (1990:144) .

Para prestar el título de un artículo influyente, “Las mujeres son más indias” — y el acto de violarlas fue una manera de asegurarlo.

Sin embargo se puede imaginar que había algunos hombres que no querían participar en las violaciones. En nuestras conversaciones con ex soldados y ex miembros de la marina, ellos insistían en que la participación en las violaciones era obligatoria. Es ciertamente posible que esta ficción sea un bálsamo para su conciencia; sin embargo algunos hombres dieron detalles acerca de lo que les sucedía a aquellos soldados y miembros de la marina que no querían tomar parte de las violaciones. Permítanme citar sólo un ejemplo tomado de una conversación que tuve con alguien que sirvió en La Marina en Ayacucho a comienzos de los 80’s.
“Entre los reclutas, algunos eran realmente jóvenes. Eran apenas adolescentes. No querían participar (en las violaciones). Si uno rehusó, los demás lo llevarían aparte para violarlo. Todos lo violarían, con ese pobre gritando. Dijeron que estaban cambiando su voz: con tanto grito su voz bajaba. Ya no era mujer.”
Violar era un medio a través del cual se establecían jerarquías de poder entre los grupos armados y la población, aunque también dentro de las fuerzas armadas mismas. En las comunidades era habitual que los soldados forzaran a los hombres a mirar cómo violaban a sus mujeres, hijas y hermanas. Y, como mencioné, es notable que los soldados violaran por rango y por turnos, comenzando por los oficiales y terminando con los reclutas.

Cuando hablamos de militarización necesitamos pensar más allá de la permanencia de los soldados en las bases. La militarización también implica cambios en lo que significa ser un hombre o una mujer: la hipermasculinidad del guerrero está basada en el borramiento de las características consideradas como “femeninas.” Esta hipermasculinidad es construida a través del desprecio de lo femenino, y un aspecto de este menosprecio es la feminización de otros hombres al inflingirles violencia física y simbólica.

Narrando el heroísmo

Marcos me llamó la atención la primera vez que lo vi en una asamblea comunal. Era una figura que se destacaba en caqui y negro, con su postura exageradamente erecta. Llevaba corto su negro pelo y su pulóver negro alternaba con sus pantalones camuflados, que finalmente cedían ante sus negras botas de cuero. En el cuarto que compartía con su joven esposa había varias fotos suyas con su arma y cinturones de municiones colgando de la pared. Me había contado acerca de esas fotos una noche.

“Yo estaba en el ejército cuando las papas quemaban (se refiere al fragor de
la batalla), en el ´95 o ’96. Una vez estábamos afuera patrullando cerca de
Pucayacu donde estábamos en conflicto con los terrucos y matamos a seis de
ellos. Capturamos una china (una chica joven). Éramos en total unos 28 soldados,y todos violaron a esa pobre china. Yo no lo hice porque ella tenía 15 años y yo sólo 17, sentí que era como mi hermana. Después la dejamos escapar porque nos lorogó, decía que había sido forzada a colaborar con Sendero en la selva. Mepregunto dónde habrá ido a parar esa pobre chica. Los oficiales en el ejércitopermitían todo eso. Incluso nos decían “Esos malditos terrucos violan a susmujeres. ¿Eso está bien? Por eso nos dijeron ‘Los autorizamos (a violar)’.También nos hicieron comer pólvora como desayuno. Nada nos asustaba.” — Huaychao, febrero de 2003:

Ni un solo hombre de aquellos con los que hablé admitió haber participado en las violaciones. Ha habido hombres que me contaron que mataron, pero en ninguna conversación ningún hombre habló nunca sobre haber participado en violaciones. Los mismos hombres que han descrito en detalle los últimos minutos y expresiones de las víctimas moribundas — la lucha que da lugar a extremidades vencidas, al silencio, a ojos fijos y vidriosos — siempre han insistido en que eran otros hombres los que violaban. Es difícil narrar el propio heroísmo cuando un hombre era uno de los 28 soldados que esperaban en fila para violar a una jovencita. No estoy acusando a Marcos, pero sí estoy haciendo notar que cada narrador selecciona los hechos que presenta a su interlocutor, y la representación de si mismo es una continua negociación entre qué ocultar y qué revelar. Pero al escuchar a Marcos escuchaba los ecos roncos de aquellos reclutas.

En muchas oportunidades me he preguntado dónde están ahora estos ex soldados y marinos. Aunque el gobierno de turno los celebran como Heroes de la Patria —y muchos sin duda se comportaron heroícamente — hay otras versiones de la historia. ¿Cómo están estos hombres después de lo que han hecho o presenciaron? Asumo que ellos también llevan las huellas del conflicto armado y su participación en las atrocidades. Cuando acarician a sus mujeres, cuando miran a sus pequeñas hijas a la cara, cuando se paran frente al espejo, ¿qué es lo que ven reflejado? Veo esto como un legado de la guerra que no ha sido estudiado, y obviamente como algo que metodológicamente sería desafiante. Sin embargo me motiva la injusticia profunda de la violación y su carga narrativa. Por supuesto, son las mujeres quienes están incitadas a hablar sobre la violencia sexual; el silencio de los violadores no se perturba. Nunca he escuchado a nadie preguntarle a un hombre, ¿Estaba ensangrentado tu pene? ¿Estuviste primer en la cola, o décimo? ¿Penetraste su vagina o su ano? ¿Cuántas veces? ¿Te gusto? Entiendo que las preguntas parecen escandalosas; entiendo que aun leer esta preguntas nos repugna. Empero las mujeres rutinariamente están obligadas a narrar sus experiencias en un idioma de la vulnerabilidad sexual y la degradación. Parece que hay poco espacio discursivo por hablar del heroísmo femenino. ¿Qué significa sentirse obligada a narrar su vida en un idioma que jamás le podría hacer justicia?

Conclusiones

Quisiera terminar pensando en algunas tareas pendientes pos-CVR, especialmente en cuanto a la violencia sexual y las reparaciones. Para responder a los daños masivos productos del conflicto armado interno, la CVR diseño el Programa Integral de Reparaciones (PIR) como una forma de reafirmar la dignidad de las víctimas y promover la reconciliación nacional y la paz sostenible. El PIR es uno de los programas de reparaciones más completos que cualquier comisión de la verdad ha elaborado hasta la fecha, e incluye reparaciones símbolicas, reparaciones en términos de los servicios de salud y educativos, la restitución de los derechos ciudadanos, reparaciones económicas individualizadas y reparaciones comunales colectivas, entre otras.
Como un paso en el proceso reparativo, el Consejo de Reparaciones está compilando el Registro Unico de Víctimas. Hasta la fecha, el Consejo ha recibido solamente 2,021 solicitudes de inscripción que presentan afectación de violación y/o violencia sexual. Sencillamente, a pesar de tantas estrategias implementadas para asegurar “que hablen las mujeres,” de forma contundente las mujeres quechuahablantes han preferido el silencio — aun que sulfura — al hablar de actos aborrecibles. Vale recordar que la violación en ciertos casos fue utilizado para forzar las mujeres al hablar. ¿Qué más se puede hacer por asegurar que el derecho a las reparaciones no impone la obligación de hablar? Dado que, de forma abrumadora, las mujeres se negaron a hablar de sus violaciones en primera persona, entonces ¿qué podría constituir reparaciones? ¿Cómo se intenta “reparar” lo no dicho? No formulo la pregunta retóricamente: diseñar programas de reparaciones que atiendan a la cuestión de la violencia sexual contra las mujeres es un desafío que confronta a muchos países en su etapa post-conflicto. No tengo la respuesta, pero estoy muy segura acerca de cómo no hacerlo.

En su trabajo sobre una asesoría con mujeres sierraleonesas refugiadas en el norte de Liberia, Mats Utas se sorprendía de que cada mujer que ellos habían entrevistado declarara sin dificultad que había sido violada durante la guerra civil sierraleonesa. Enseguida se dio cuenta de que el presentarse a sí mismas como víctimas era un medio a través del cual las mujeres se establecían efectivamente como “receptoras legítimas” de la ayuda humanitaria (2005:408) . Los testimonios sobre violaciones eran un pasaje hacia la ayuda.

¿Qué sucede con la ética de este negocio? ¿Qué, con los elementos coercitivos del ”dime tu historia de victimización sexual y recibirás una frazada y latas de comida”? O, en el contexto del programa de reparaciones de la posguerra, “dame un testimonio gráfico sobre “tu violación” y quizás recibas un estipendio”? No puedo separar los métodos de la ética: en este caso, ambos son repugnantes. Hay preguntas que no tenemos derecho a preguntar, y silencios que deben ser respetados.

Cuando pienso en las conversaciones que tuvimos, las mujeres expresaban constantemente un deseo de justicia redistributiva: becas para sus hijos, viviendas decentes, agua potable, comida en sus casas y granos y ganado en sus campos. Esto era lo que las mujeres demandaban una y otra vez — las que hablaron con nosotras sobre las violaciones y cientos más que no lo hicieron. Trabajemos entonces con esta visión de justicia redistributiva y ampliémosla para incluir a la vergüenza. Una cosa que puede ser redistribuida es la vergüenza que fue repartida injustificadamente en las mujeres de forma exclusiva: esta vergüenza deberían sentirla los violadores, que hasta la fecha gozan de una impunidad absoluta. En Perú no hubo discusiones en torno a los miles de soldados y marinos que sistemáticamente cometieron violaciones durante el conflicto armado interno. Los sinvergüenzas avanzaron con ímpetu en sangrientos actos de violación grupal que no son discutidos en los discursos públicos en Perú. Este silencio es, de hecho, preocupante. Las reparaciones deberían incluir la redistribución de bienes y servicios; también deberían incluir la redistribución de la vergüenza hacia aquellos que se la ganaron.

Termino volviendo a “La teta asustada”, y los esfuerzos miopes del Presidente Alan García y su gabinete por obstacularizar un Museo de la Memoria. Junto con su miopía conmemorativa, hay su insistencia ciega que las fuerzas armadas cometieron solamente “excesos y errores.” ¿Podrían realmente creer que al rechazar un edificio para alojar a la exposición Yuyanapaq pueden desalojar — pueden desencarnar — las memorias y las contramemorias del conflicto armado interno? En los nervios que arden, en los cuerpos martirizados, en la leche que transmitió tanta pena — en estos “sitios históricos” hay una teoria sobre la tenacidad de la memoria. Tambien hay un reclamo por la justicia.