Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

miércoles, julio 07, 2010

Medioambiente: Emergencia, también en América Latina_Milagros Salazar(*) entrevista al ecologista Eduardo Gudynas / TIERRAAMÉRICA



Ya las posiciones de izquierda o de derecha, por si solas, no dicen nada. Muy poco, si no hablan de cuál debe ser la relación económica del hombre con la naturaleza.

"Mejorar" la capacidad de consumo de los pobres no representa ninguna mejora esencial.


Qué se produce, cómo se produce, qué se consume, cómo se entiende el progreso y el desarrollo...¿material o humano?. De eso se trata. Esas son las preguntas fundamentales.

Y por ello, la ecología y el medio ambiente han pasado, en esta etapa de la humanidad, de ser un tema exótico, de intelectuales, a convertirse en el tema central, donde se juega la supervivencia misma de la vida humana en este planeta.

Leamos con atención este serio diagnóstico que hace un experto sobre la relación de los gobiernos y empresas con la tierra en América Latina. (Jesús Hubert)


Experto uruguayo alerta sobre la extracción a destajo de recursos naturales en América Latina sin atender los daños ambientales, con el pretexto de que la riqueza generada sustenta programas sociales.

LIMA, 5 jul (Tierramérica).- La economía latinoamericana basada en la explotación de recursos no crea bienestar y resulta insostenible frente a la amenaza del cambio climático, según el uruguayo Eduardo Gudynas, investigador principal del Centro Latino Americano de Ecología Social.

Gudynas, quien estuvo en Lima para dictar un taller con la Red Peruana por una Globalización con Equidad, es uno de los colaboradores del nuevo informe Perspectivas del Medio Ambiente de América Latina y el Caribe (GEO-ALC), elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y que será presentado oficialmente este año.

TIERRAMÉRICA: Usted asegura que en América Latina hay un desequilibrio entre la explotación de los recursos y la protección de la naturaleza. ¿Cuán grave es el problema?

EDUARDO GUDYNAS: América Latina afronta un estado de emergencia ambiental, porque el ritmo para establecer nuevas áreas protegidas y fijar los controles ambientales, por ejemplo en el sector industrial, es mucho más lento que el incremento de los impactos negativos de la extracción de recursos.

TIERRAMÉRICA: Con el cambio climático, ¿el riesgo es mayor?

EG: Mucho más, no sólo por la vulnerabilidad de los países en desarrollo, sino porque no se aborda la responsabilidad de América Latina.

Siempre se deja en segundo plano que la principal fuente de emisiones de gases invernadero en la región es la deforestación, seguido de la modificación del uso del suelo y de la agricultura. Por lo tanto, discutir sobre cambio climático es hablar de desarrollo rural, políticas agropecuarias y tenencia de la tierra.

Pero hay intereses económicos y políticos que lo impiden. Es más sencillo plantear el recambio de lámparas que estos grandes temas.

En los ámbitos internacionales se insiste en la responsabilidad histórica de las emisiones de los países del Norte y se les exige compensaciones, pero no se actúa en la región para afrontar el cambio climático y preservar el patrimonio ecológico.

TIERRAMÉRICA: ¿Cómo llegamos a este grado?

EG: Históricamente se ha sostenido que el camino del desarrollo para América del Sur es la apropiación y extracción de recursos naturales. La atención estaba en cómo hacerlo más eficiente y se desaprovechó la posibilidad de diversificar las economías en los años de precios altos de los productos básicos.

Así se acentuó la ‘primarización’ de la economía a costa del daño ambiental, incluso en países con una industria relevante como Brasil.

TIERRAMÉRICA: ¿Cuáles son los “pacientes” de la región en peor estado?

EG: Brasil está en situación crítica por su apropiación casi absoluta de los recursos y los impactos. Le siguen los países andinos, como Perú (con grandes proyectos mineros) y Ecuador (por la explotación petrolera).

Brasil ya es un gran país minero, principalmente de hierro y aluminio, y tiene una política para incrementar esta producción con tributación baja para seguir atrayendo inversión extranjera. Lo más preocupante es que, en esa estrategia, flexibiliza la normativa ambiental. También la búsqueda de “energía barata” con complejos hidroeléctricos en la Amazonia.

TIERRAMÉRICA: ¿El “extractivismo” es malo en sí mismo o el problema es que no se hacen bien las cuentas al no incluir el costo de los daños ambientales y sociales?

EG: No es malo, pero hay un sobreconsumo global de materias primas. Se debe contabilizar el impacto económico del daño social y ambiental para evaluar los costos del proceso productivo, tomando en cuenta su contribución al cambio climático.

Pero esas evaluaciones no se hacen, pues de lo contrario estos proyectos no serían aprobados.

Los impactos en las zonas donde se extraen los recursos pasan inadvertidos y eso explica por qué hay conflictos. Se provoca la paradoja del bienestar macroeconómico por sobre el daño local.

TIERRAMÉRICA: ¿Esto sucede tanto en países gobernados por partidos de centro o de derecha como donde la izquierda es mayoría?

EG: Así es. Aunque hay diferencias sustanciales sobre el papel que juega el Estado en el sector extractivista. En países gobernados por la izquierda, como Bolivia o Brasil, se utiliza parte de la riqueza generada por este sector en programas sociales como legitimación política para seguir explotando los recursos.

A estas alturas, el extractivismo, además de ser un problema político, es cultural. Está profundamente arraigada la idea de que la minería y el petróleo son fuentes de riqueza y que deben ser aprovechadas cuanto antes.

Los gobiernos de izquierda han utilizado esa idea para decir que ellos son más eficientes en el uso de los recursos de la Tierra. Al ser un problema cultural, se reproduce en diferentes corrientes políticas.

TIERRAMÉRICA: Entonces, ¿cómo se puede generar otras alternativas para un desarrollo sustentable?

EG: Ese es el problema. Como la idea del extractivismo está tan naturalizada, otras alternativas son vistas con desconfianza o rechazadas. Y esta situación es grave porque hay sectores como el petróleo que van a desaparecer. La supervivencia está en un sendero ‘postextractivista’.

TIERRAMÉRICA: ¿Qué papel juega la integración en ese camino?

EG: Un rol fundamental. Para salir de esta estrategia se requiere una coordinación económica y social con los países vecinos, incluso si esas alternativas no se plantearan anular toda la industria minera o petrolera, sino reformularla.

TIERRAMÉRICA: ¿Cómo negociar la integración con Brasil sin salir perdiendo? El acuerdo energético de ese país con Perú tiene visos de desigualdad.

EG: Un objetivo primordial es reducir las asimetrías entre las naciones. Que el más chico se acerque al nivel de desarrollo relativo del más grande.

Perú no sólo debería vender energía eléctrica a Brasil para quedarse con los daños ambientales y sociales y además tenerle que comprar sus automóviles. Hay que buscar otras formas para que el vecino avance.

* Corresponsal de IPS

Publicado con el título: “América Latina afronta un estado de emergencia ambiental” en el semanarioTIERRAAMÉRICA editado por IPS - 05/07/2010

Perú: Curas perseguidos por defender el medioambiente_Escribe: Elizabeth Prado / La República


Un sacerdote inglés ha sido practicamente expulsado del Perú por su compromiso con la protección del medio ambiuente y si repasan la siguiente nota que nos brinda la periodista Elizabeth Prado de "La República", de Lima, verán que el tema ecológico es cada vez más político en el sentido más sensible e incomodo para los sectores del poder, en cualquier punto del planeta.

El "extrativismo", cuyo ejemplo más escandaloso lo tenemos en el derrame de petróleo ocasionado por la British Petroleum en el Golfo de México y el proyecto Pascual Lama de la Minera Barrick para destruir glaciares en Chile con la finalidad de extraer oro, plata y cobre, son solo trágicos e indignantes ejemplos de la ambición sin límite del gran capital.

Ninguna redistribución del ingreso o acción social de un gobierno, de cualquier signo político, puede justificar o encubrir esta acción depredadora de los nuevos b
árbaros del capital.

Cuando nos hablen de progreso y aumentar los ingresos del país, pregutemos cómo....(Jesús Hubert)


(Premier Peruano)Velásquez dice que Mc Auley es agitador, y religioso le refuta

Controversia. Hermano dice que no incita a la violencia. Premier dijo que tiene información respecto a la actividad política del religioso, y que en defensa del sistema democrático se le canceló la residencia.

El primer ministro Javier Velásquez Quesquén acusó al religioso británico John Mc Auley de soliviantar a la población y de hacer política, razón por la que se le canceló su residencia y se le obligó a dejar el país.

“Tengo información de que el sacerdote estaba soliviantando a la gente haciendo política, y nuestro país se reserva el derecho de respetar el sistema democrático”, anotó el premier, quien así justificó la cancelación del permiso residencial al presidente de la Red Ambiental Loretana.

Refirió que en el país son pocas las personas que dicen realizar actividades ambientalistas pero que en realidad se dedican a hacer política.

También consideró que la decisión adoptada por la Dirección General de Migraciones contra Mc Auley no generará ningún conflicto social, aun cuando las comunidades awajún hayan señalado que no permitirán la expulsión del británico.

En declaraciones hechas en Chiclayo, adonde fue para cumplir labores partidarias, Javier Velásquez indicó que el respeto a la Iglesia Católica está garantizada por la Constitución.

Rechaza imputación

Por su parte, John Mc Auley rechazó la imputación del premier Velásquez y dijo que el primer ministro tendría que demostrar la acusación.

“Mis actividades en Loreto son transparentes y conocidas por todos, quienes saben que yo no he animado a nadie a la violencia. El señor Velásquez tendría que hablar con ellos”, respondió.

El religioso manifestó que no conoce el contenido del atestado policial tomado en cuenta para resolver su salida del país.

En cuanto a la apelación a que tiene derecho, indicó que hoy arribará a Iquitos el abogado enviado por la Conferencia Episcopal de Acción Social (Ceas) para intentar revertir la decisión tomada por el Ministerio del Interior.

Datos

Talleres. El religioso británico explicó que en los últimos meses se dedicó a organizar talleres para que las comunidades nativas conozcan el contenido del Convenio 169 de la OIT.

Marchas. Aceptó que, junto a los miembros de otras organizaciones civiles, acompañó las marchas para exigir el respeto a los derechos de los nativos. “Todo mi accionar fue público”, aseguró.

Otros sacerdotes ambientalistas acusados

En la mira. Son Religiosos que trabajan en el nororiente del país junto a nativos. Su apoyo a los indígenas ocasionó que los acusen de soliviantar a esta población en contra del Estado y de desvirtuar la labor pastoral.

Desde las protestas nativas del 2007, cuatro sacerdotes ambientalistas, que coincidentemente trabajan en el norte del país, son acusados por congresistas del Apra y funcionarios del Ejecutivo de desvirtuar su labor pastoral y dedicarse a soliviantar a la población nativa en contra del Estado.

José Luis Astigarraga, obispo de Yurimaguas; Daniel Turley, obispo de Chulucanas; y Francisco Muguiro, sacerdote de la Vicaría de Jaén, recibieron críticas directas de los congresistas Aurelio Pastor, Aníbal Huertas y Wilder Calderón a raíz del paro amazónico contra la explotación minera del año pasado.

Junto a Mario Bartolini, párroco de Barranquita, estos religiosos tienen en común el haber llegado desde Europa hace más de treinta años y trabajar en defensa del medio ambiente y los derechos indígenas, siguiendo los planteamientos sociales del documento episcopal denominado Aparecida.

Denuncia penal

El sacerdote Mario Bartolini podría ser sentenciado a once años de reclusión por los delitos de entorpecimiento de los servicios públicos e instigación a la rebelión, a raíz del levantamiento indígena de abril a junio del 2009, pero el juez Julio César Aquino Medina, de la Corte de San Martín, no pudo dar lectura a la sentencia el 15 de junio pasado debido a su recargada carga procesal.

Luego de los sucesos de Bagua, el sacerdote italiano fue categórico al expresar que “ser creyentes no significa aceptar la acción criminal de las autoridades que hoy nos gobiernan, les tenemos que decir asesinos a quienes matan por el dinero”, afirmó entonces.

Su labor en Barranquita, región San Martín, junto a los campesinos y los nativos es conocida. No ha dudado en ponerse del lado de esta población, primero frente a la empresa Andahuasi y luego al Grupo Romero, cuando este último abrió trochas sin respetar los cultivos de los lugareños.

Congresistas lo acusan

En agosto del 2009, los congresistas apristas Aníbal Huerta, Wilder Calderón y Aurelio Pastor denunciaron ante la fiscalía al Monseñor José Luis Astigarraga por los presuntos delitos contra la seguridad pública, bloqueo de carreteras, apología del delito de rebelión y otros más.

Debido a estas denuncias el obispo de Yurimaguas fue citado por la Policía Nacional para que aclare las imputaciones de los legisladores del partido de gobierno, especialmente en lo referido a la toma de la vía Yurimaguas-Tarapoto.

También le solicitaron documentos sobre el funcionamiento de la emisora de su Vicaría, Radio Oriente, e investigaron el contenido de la información emitida durante la toma de la vía por los nativos.

“Falsos Cristos”

El apoyo del obispo de Chulucanas Daniel Turney a los campesinos de la sierra piurana en el 2007 generó que el presidente Alan García le dijera que ninguna iglesia iba hacer el milagro de desarrollar el país sin dinero.

Además a los sacerdotes del norte peruano y a los ambientalistas que estaban abocados a defender los derechos de las comunidades ante el avance de la industria extractiva, García los llamó “falsos Cristos”.

Francisco Muguiro, sacerdote de la Vicaría de Jaén, también fue acusado por un canal de televisión de dirigir una red terrorista unida al narcotráfico.

La falsedad del hecho se probó en un proceso judicial que llegó hasta la Corte Suprema.

Tres de estos sacerdotes, José Luis Astigarraga, Daniel Turley y Francisco Muguiro, son nacionalizados peruanos. Este último fue presidente de mesa en las elecciones presidenciales.

Solo Mario Bartolini ha decidido mantener su nacionalidad italiana.

Claves

Aparecida. Es el documento final de la 15º Conferencia General de Obispos de América Latina y el Caribe que defiende el manejo de los recursos naturales para el bien común.

Camino correcto. Estos sacerdotes aluden al papa Benedicto XVI al defender el medio ambiente y la biodiversidad. Es el camino correcto, dicen.

Tomado del diario "La República" de Lima-Perú , edición del 04/07/2010