Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

domingo, febrero 21, 2010

Alas: La sensación de vacio interior y la ola de luz que viene _Mensaje canalizado por Karen Bishop


“Gravidez Cósmica”, 2002
óleo sobre tela
Rio de Janeiro, acervo particular
http://divinopintor.wordpress.com/



La cantidad de mensajes canalizados es aluvional. Y por supuesto hay de los auténticos y también de los otros, maquinados por quienes han hecho un negocio de la nueva espiritualidad.

Pero el denominador común de los mensajes que se perciben auténticos (solo el interior de cada uno puede discernirlo) es el anuncio de que estamos justo en el momento previo a grandes acontecimientos.

Y como los cambios no son automáticos y no vienen solo de fuera sino fundamentalmente desde dentro de nosotros, desde el corazón mismo del todo, hay una sensación de expectativa que no podemos definir pero que muchos lo percibimos como incertidumbre y desconcierto.

Por ello, compartimos este oportuno mensaje del 16/02/2010 que nos llega a través de Karen Bishop, el cual aclara de qué se trata lo que viene. (Jesús Hubert)


¡Bienvenidos!

No sólo hemos sido alejados de mucho últimamente, o más bien “secuestrados”, sino que también hay un vacío presente. Sentirnos en blanco, huecos, singulares, o incluso experimentar una pérdida de identidad, son sensaciones comunes de este nuevo vacío.


Nos estamos preparando para recibir una inmensa ola de luz. Esta luz va a inundar el planeta y crear muchos cambios... todos en relación a crear un planeta que está más en alineación con la luz, o una forma de mayor nivel de vivir y de ser. Sentirnos vacíos, entonces, es parte de la preparación... un precursor a ser llenados con los comienzos de una nueva realidad.

Podemos llegar a casa y de repente sentir que nuestra casa está demasiado vacía. De pronto puede no gustarnos estar solos. Podemos encontrarnos comiendo sin ninguna razón en particular, como un intento de “llenarnos”. Podemos sentirnos inusualmente nerviosos, tal vez tensos, o por lo menos, inquietos. Podríamos encontrar difícil iniciar un nuevo proyecto o terminar uno viejo. Incluso podríamos sentir que estamos esperando que caiga una bomba, y no estamos seguros por qué. También podríamos encontrarnos durmiendo más, con una nueva fatiga, mientras nos preparamos para recibir esta luz en todos los sentidos.

Esta nueva ola de luz que está pronta a caer sobre nosotros, traerá consigo mucho más del nuevo plan. Va a inundar el planeta, moviendo las cosas por aquí y por allá, despejando al mismo tiempo lo viejo para que lo nuevo ahora pueda instalarse aquí. Esta nueva ola de luz va a cambiar las cosas para siempre.

Esto significa que estamos en la cúspide de vivir en una nueva realidad que podemos sólo haber soñado. Podríamos estar sintiendo que de alguna manera hemos “terminado” con algo, pero sin saber conscientemente lo que es. Lo que ha “terminado”, entonces, es la realidad del viejo mundo. Ahora lo hemos dejado atrás, y por lo tanto, podríamos sentir que de pronto hemos ido a otro lugar. Pues muchos de nosotros ya no necesitamos tener esas viejas experiencias nunca más.

Esta nueva ola de luz va a traer un cambio a la forma en que vivimos en la Tierra Dos. Va a crear una forma de vivir que se deriva del corazón. Nos vamos a dar cuenta de lo que es real y verdaderamente importante, dejar de lado viejos sentimientos de separación y juicio, e incluso anteriores pasiones por una causa, y ahora sabremos que todos somos verdaderamente hermanos y hermanas de un orden superior.

Esta nueva ola de luz va a reunir a aquellos que coinciden mejor mutuamente en muchos ámbitos diferentes, a medida que las viejas relaciones que no son de una vibración y propósito mayor empiezan a caer. La luz va a brillar y revelar cómo son real y verdaderamente todas las relaciones. Así pues, la nueva ola de luz también traerá una nueva unidad, una unidad que existe en todas las formas verdaderas y legítimas.

Nos vamos a reunir a través de la energía del corazón, por lo que a veces las nuevas uniones podrían no tener sentido, sin embargo, serán las correctas. Esta ola de luz nos va a traer nuestro puro y auténtico destino... es decir, “nuestro destino está ante nosotros”. Nuestra divinidad será restaurada. Vamos a ser conectados con nuestras verdaderas y legítimas posiciones como los legítimos administradores del planeta tierra, y por tanto, vamos a ser amorosamente colocados dentro de estos legítimos espacios.

Habrá un “nuevo orden en la tierra”. Habrá una “cosecha abundante”. Esta ola de luz introducirá el nuevo mundo y la nueva realidad. En los tiempos por venir, será difícil recordar la vieja realidad, ya que se sentirá como algo de un tiempo y lugar que tal vez sólo habíamos soñado. Porque pronto vamos a estar viviendo en el sueño real, ya que lo que sólo habíamos soñado ahora va a estar vivo en nuestros estados de vigilia y realidad física.

Sentirse vacío, hueco, extraño, inquieto, solo, o des-conectado, son sensaciones que acompañan a alguien que está en la puerta hacia lo nuevo. Sí, esperar que se abra esa puerta, pararse ante ella preguntándose con anticipación qué habrá tras ella, o incluso esperar sin aliento en una posición extraña y aislada, mientras que una ola masiva de luz se prepara para inundarnos, es un espacio que es temporal en el mejor de los casos, sin embargo está aquí.

Estos son tiempos extraños aunque emocionantes, inusuales aunque sin precedentes, y muy esperados en verdad.

Con mucho amor y gratitud,

Karen

Mensaje del 16 de Febrero de 2010, tomado del Boletín: gap-erks@eListas.net

Traducción: Margarita López
Edición: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm