Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

martes, junio 29, 2010

Heidemarie Schwermer : Trueque vs. dinero, la solidaridad contra el capitalismo / Entrevista de Ana Ibarra / Diario de Noticias de Pamplona



El mundo vive una carrera desbocada: La vida como consumo.

El ciudadano vive y trabaja para consumir y las grandes multinacionales devoran la naturaleza para seguir produciendo…más consumo.

¿Es posible romper este círculo vicioso? Los proyectos alternativos al capitalismo chocan con el condicionamiento del mercado mundial.

La política esta fallando para resolver los problemas del mundo.

¿Entonces qué nos queda? La alemana Heidemarie Schwermer propone el trueque. Esa forma ancestral de afrontar las supervivencia.

Y Heidemarie Schwermer nos muestra el camino con su propio ejemplo. (Jesús Hubert)

“Soy más feliz como mujer y me siento más libre ahora que vivo sin dinero porque tengo lo que quiero"

La alemana Heidemarie Schwermer fundó el primer trueque en Alemania y es autora de un manual de supervivencia, una crítica feroz al capitalismo neoliberal


UNA VIDA FIEL A UNOS IDEALES

Nació en 1942 en Memel, Prusia. Hija de una familia de refugiados de la II Guerra Mundial, tenía sólo dos años cuando su familia se vio obligada a huir al oeste. Aquel hecho le marcó para siempre. "Éramos una familia de comerciantes y tuvimos que empezar de cero, pasando muchas penurias...". Tras finalizar los estudios de Magisterio obtuvo su primer trabajo como profesora de primaria en Kiel. El hecho de no poder llevar adelante sus "ideales" pedagógicos le hicieron abandonar esta profesión y trasladarse a Lunenburg, donde estudió Psicología y Sociología.

Allí se especializó en psicoterapia gestáltica y abrió su propia consulta en Dortmund, en la cuenca del Ruhr. En los años sesenta se separó del padre de sus hijos tras una breve y traumática convivencia. Desde entonces no le ha vuelto a verlo. Supo educar a sus dos hijos que han conocido a una mujer que ha luchado por una vida mejor y ha cultivado la filosofía del vales lo que eres no lo que tienes. Ambos viven hoy en comunas, sin profesión y casi sin estudios, aunque no se siente responsable del camino que han seguido, como tampoco quiere que dependan de ella.

En 1994 fundó un centro de intercambio en esta ciudad y dos años más tarde donó todos sus bienes y se comprometió a no volver a utilizar el dinero. Un armario en casa de unos amigos guarda su ropa y algunos recursos personales. Su imagen no es la de una mendiga. Viste con sencillez y elegancia y luce un collar y pendientes de perlas verde. Se trata de ropa regalada, obtenida a través del trueque y algún que otro regalo. Es vegetariana. Un zumo de tomate le acompaña durante la entrevista, y elige para comer ensalada y menestra. No prueba el café ni el vino, y reconoce que el yoga es uno de sus secretos para mantenerse tan fresca. Entre risas, le confiesa a Rosa, de Andrea, que es una mujer rica porque posee una vivienda (en Alemania la cultura del alquiler está más arraigada).

En su libro 'Mi vida sin dinero' (20.000 ejemplares en Alemania y editado en castellano por la editorial Gedisa), cuyos beneficios donará a una entidad benéfica, relata momentos de soledad y crisis, sobre todo al sentirse una mendiga a la hora de tener que pedir un favor a alguien. Se ha dedicado al cuidado de casas, niños y mayores, ha limpiado y cocinado, ha impartido conferencias, cursillos terapéuticos... Ha viajado por varios países de Europa invitada por diferentes asociaciones, y en Navarra, paró en Estella y Pamplona.

Domingo, 10 nov. 2002 Núm. 2314

No lleva ni un euro encima. Cuando cumplió cincuenta y ocho años decidió que todas sus pertenencias cabrían en su bolso de mano; dejó su piso, su trabajo como psicoterapeuta, renunció a la segundad social, regaló su coche, sus libros y canceló todas sus cuentas. No tiene nada y, sin embargo, se considera tremendamente rica: una mujer libre y feliz. Vivir sin dinero no es una pose hippy es la conclusión a la que ha llegado en su vida una mujer serena y luchadora que presta asesoramiento o cocina a cambio de techo y comida. Fundó el primer trueque en Alemania y es autora de un manual de supervivencia, una crítica feroz al capitalismo neoliberal

Es una europea alemana que no conoce los euros. Hace siete años que vive sin dinero. Despidió de su cartera esas tarjetas de plástico que nos recuerdan que todo el dinero lo controlan los bancos. Voluntariamente eligió una nueva vida "nómada" y "aventurera" que le ha dado felicidad y libertad, y dice que amor no le falta. Bajo el lema "No tener nada y ser mucho" Heidemarie propugna es ejemplo, sin necesidad de apología, de una nueva ética personal basada en la solidaridad, la libertad y la justicia. El viernes ofreció una charla en Pamplona invitada por el Centro de Atención a la Mujer Andrea.

-Esta postura suya tan antisocial y antisistema la toma con 60 años, digamos que después de haber saboreado esa sociedad consumista y materialista que ahora censura...


-No es una actitud antisocial. Yo siempre he pensado que el mundo que hay no me gusta, el sistema en el que nos movemos no funciona porque la diferencia entre pobres y ricos crece, hemos alterado el clima de la tierra... Yo creo que así no podemos seguir. Y reflexioné sobre lo que podía hacer como persona individual.

-¿Quiere decir que ese inconformismo ha sido una constante en su vida?


-De hecho, cuando trabajaba como profesora en la escuela, tenía muchos ideales y no podía llevar a cabo mis proyectos. Por eso lo dejé. En la escuela no se tiene tiempo para enseñar otra cosa que no sean las materias obligatorias. Yo pensaba que podía educar en otro sentido, pero no fue así. Yo no podía cambiar el mundo y empecé por el mío. Hice otras cosas y mi última profesión fue como psicoterapeuta. Tenía una consulta y mi situación económica era inmejorable. Venía gente con mucho dinero porque los pobres no podían pagarme y yo necesitaba el dinero así que no podía escoger. En esa ciudad también existe pobreza.


-Se encontró entonces con todos los demonios y secuelas psicológicas que había creado esa sociedad tan competitiva...


-Tengo dos motivos para haber dado este paso. Uno es la pobreza que existe en el mundo y el otro es la pobreza del alma. La gente está aislada, vive sola, no sabe cómo acercarse al otro, y yo detecté en mi profesión como psicoterapeuta estos problemas de comunicación.

-Psicóloga, ¿cómo afecta esa soledad a cada género?


-Las mujeres han logrado trabajar, pero también tienen hijos y llevan el peso de la casa. Su trabajo es ingente. Y los hombres apenas han cambiado, apenas colaboran. Y la mayoría viven solas sin marido. Hay mucha madre soltera y separada porque no quieren aceptar esa dependencia del hombre. Yo me divorcié cuando tenía los niños muy pequeñitos. Ahora tienen 34 y 33 años, ven que estoy bien y me comprenden. Se alegran mucho cuando voy a dormir a casa de amigos porque hago muchas cosas para ellos. Si una madre tiene problemas con sus hijos, por ejemplo, hago de mediadora. Ofrezco tranquilidad y eso se agradece mucho"

-Usted ha vivido además la unificación de las dos Alemanias, la convivencia de dos modelos culturales diferentes...


-Conviven las dos Alemanias, el muro no existe pero es un muro invisible. Tengo ideas para la Alemania del este, son proyectos sin dinero

-¿Cómo se le ocurrió montar un trueque?


-Un día tuve noticias de un proyecto de trueque que se organizó en Canadá. Pensé en hacerlo en Dortmund, la ciudad donde ahora vivo. La gente acogió con total entusiasmo la idea y se fundó el primer círculo de intercambio. Fue uno de los primeros en Alemania y además tuve la complicidad de los medios de comunicación.

-¿Cómo funciona?


-Empecé en mi casa y le puso de nombre Dar y Tomar. Se intercambia de todo, productos y servicios sin que medie dinero: un corte de pelo, por ejemplo, por una clase de matemáticas. Al principio, la gente no confiaba en el trato con gente desconocida. A mí me molestaba mucho y quise demostrarles que era viable. Se necesita corazón. Primero me planteé vivir sin dinero. Y me puse como meta un año.

-¿Y cómo se equiparan las horas de trabajo de oficios con diferente grado de responsabilidad y cualificación?


-En mi trueque hemos hecho equivalencias de horas para todo; da lo mismo que uno limpie, que uno preste asesoramiento... Yo prefiero dar consejo que limpiar, pero es verdad que me enojaba reconocer que a algunas tareas como la limpieza o el cuidado de la casa y de los niños no se les diera ningún valor. Por eso introduje el criterio de igualdad en las actividades. Una hora de atención médica es lo mismo que pasear al perro. Tenemos personas de todas las edades y profesiones. Somos 300 personas.

-¿A muchos profesionales en activo seguro que no les interesaría en principio este modelo salvo que estuvieran parados...?


-Es cierto que creían que su trabajo tenía otra relevancia, pero también es verdad que las mujeres trabajan muchísimo y la sociedad no lo reconoce cuando en realidad es una función necesaria y que requiere mucho mimo.

-¿Cuál era su función?


-Me dedicaba a organizar y dirigir el trueque. También llevaba la consulta en aquel momento. Las personas me daban comida y me cortaban el pelo, y yo me dí cuenta de que no necesitaba tanto dinero. Empecé a dejar clientes hasta abandonar mi trabajo. Un día una persona conocida se fue a América para tres meses y me ofreció cuidar la casa. Ahí empezó todo.

-¿Dónde están sus cosas?


-He dejado todo lo que tenía a otras personas. Mis objetos, mi coche, mi ropa... Mi dinero para mis hijos, y la casa estaba alquilada. No tengo ni seguro médico.

-¿Qué tiene o qué le queda?


-Ahora no tengo nada. Soy una persona sin techo, pero ante todo una persona libre.-¿Y si se pone mala? -Tengo una amiga médico pero no quiero ir. Nunca los he necesitado porque yo me curo a mí misma.

-¿Quiere decir que lleva una vida sana?


-Claro, pero siempre. Mi vida es una evolución. Tuve reuma y ahora la he superado gracias a la alimentación. Como frutas por la mañana para depurar...

-En esta sociedad donde lo viejo se desecha y se incita al consumo desaforado, donde el dinero corrompe las conciencias, sostiene las guerras y fomenta las desigualdades, usted ha montado una isla para la utopía. ¿No cree?


-Muchas de las cosas que tenemos son inútiles. Trabajamos para tener. Todo lo que me llega a mí y no lo necesito, lo regalo a otros. No me gusta tener demasiadas cosas. Yo quería hacer mi experimento para un año, lo que pasa es que he notado que el dinero es malo porque nunca es bastante. Uno siempre quiere tener más. Los millonarios también. Y, sin embargo, yo ahora sé que cuando tengo hambre como y estoy satisfecha. No quiero más. Es una diferencia muy grande. La calidad de mi vida es mayor desde que no tengo dinero. Ésta fue mi voluntad y la lleve adelante porque creía en ello. Nunca me he sentido pobre. Yo creo que cada persona puede evolucionar. El ser humano no es malo.

-Sus hijos son grandes y no tiene que atender a sus padres, pero cualquier persona no se puede permitir no tener un trabajo, una estabilidad económica... Hay unas letras de un piso que atender, unos gastos fijos...


-Yo siempre digo que no trato de convencer a nadie. Sólo quiero dar impulsos, no se trata de que me copien. No se trata de que desaparezca el dinero sino que las personas cambien sus conciencias, que se den cuenta que el mundo en el que vivimos no es el mejor. Somos una masa dirigida y la gente no busca su felicidad dentro de sí mismo.- Esta alternativa a la vía de consumo tradicional en algunos países como Argentina se convierte en la única opción de supervivencia. Los principales beneficiarios de estos puntos de trueque son ancianos, parados o amas de casa que pueden obtener huevos frescos diariamente a cambio de la reparación de un coche, o un corte de pelo a cambio de una clase de inglés. -En Argentina ahora existe una gran pobreza y los trueques funcionan muy bien porque hay una necesidad. Pero es mejor cuando los cambios tienen su origen en la conciencia y no en la necesidad porque cuando vuelve el dinero, todo cambia.

-¿Cree que es posible vivir en una sociedad más solidaria cuando son las multinacionales son las que dirigen las economías?


-Sí, se puede vivir sin apoyar ese sistema. En el fondo cada uno sabe lo que realmente necesita. Son opciones personales. El primer paso debe ser saber que el sistema capitalista no puede funcionar mucho más tiempo.

-¿Se considera una persona de izquierdas, sintoniza con modelos más socializadores?


-No me encasillo. Claro que tengo ideas comunistas, budistas y cristianas. Creo en Dios. Es verdad. La gente puede vivir con amor y solidaridad, pero como individualidad voluntaria en la sociedad.

-¿No pertenece a ningún colectivo o movimiento?


-No. Yo tengo muchas oportunidades de hablar a la gente, no sólo a través de charlas, sino en televisión, y mi mensaje sé que va calando...

-¿No quiere ser ideóloga de un nuevo partido político?


- Creo que el modelo de los partidos políticos está caducado, lo de marcar el camino para la colectividad. Es tiempo de que el individuo sea fuerte y elija su opción de vida de forma voluntaria, que crea en su propia potencialidad. Es la gente la que demanda un tipo de gobierno, un modelo de televisión, etcétera. Son libres para elegir. Hasta ahora predominaba el camino masculino, con una mente rígida donde tiene cabida la guerra y la violencia. Una mujer no pone bombas. Es necesario que el lado femenino decida sobre un nuevo mundo

-Pero lo cierto es que las mujeres vivimos más esclavas de la imagen y del consumo.¿Es usted feminista?


-No. Soy mujer. Este mundo es todavía un mundo de hombres, pero en él empiezan a asomarse las mujeres fuertes. Hay muchas y con mucha energía, y saben crear nuevas formas de vida y de relación.

-¿Trabajamos para tener?


-Separamos ocio y trabajo, trabajamos para tener dinero y acumular cosas

-¿Hasta cuándo va a seguir?


-Voy para el séptimo año y sigo.

-¿Qué añora del pasado?


-Nada. Tengo una vida aventurera. Cada día he hecho una charla y dos entrevistas. Soy una nómada.

-¿Cómo es un día cualquier en la vida de Heidemarie?


-Tengo una oficina en Dortmund. Yo no hago cosas con el trueque. Hago mi trueque aparte. Tengo un correo electrónico e Internet y a cambio cocino cada día para mí y para un grupo de gente de cinco personas. Doy consejos a gente por Internet sobre temas terapéuticos u otros problemas, pero no cobro nada, yo recibo lo que necesito por otro lado. Vivo en una Casa de Cultura (una especie de gaztetxe autogestionado que no depende de la Administración) donde trabajan diferentes grupos. La comida viene de una tienda biológica. Puedo dormir allí si no tengo otro techo. Duermo con amigas y tengo al menos diez oportunidades cada noche.

-¡Serán buenas amigas! ¿No le preocupa poder molestarles en su vida privada?


- No hace falta tener una relación muy estrecha para encontrar un techo (Heidemarie mira a una de las mujeres de Andrea que le acompañan y que la ha ofrecido su casa).


-Es mucho más fácil. He conocido a mucha gente.

-Tampoco paga tampoco impuestos. ¿Es insolidaria?


-No, yo contribuyo a mejorar la vida de los demás de otra manera.-¿Entonces, anarquista?


-Sí, y me gusta.

viernes, junio 25, 2010

Más sobre el derrame ... ¿Ya llueve (literalmente) petróleo sobre Louisiana?_ Escribe: Ryan Witt / Examiner.com




British Petroleum continúa utilizando el dispersor químico
Corexit 9500 en el derramamiento de petróleo del golfo. Foto de AP


¿Alarma gratuita? ¿peligro limitado? Las consecuencias del derrame incontenible de petróleo en el mar del Golfo de México recién comienzan.

La muerte masiva de especies marinas y aves costeras es solo el inicio. El ciclo natural del agua extenderá la contaminación, sin límites ni medida.

Lo que verán en el video y leerán en esta nota de EXAMINER.COM, publicada originalmente en inglés el día de hoy, pueden confirmarlo (Jesús Hubert)

En el vídeo que verán debajo de la nota, una persona que dice estar en el río Ridge, Louisiana, a lo largo de la costa del Golfo, registra lo qué parece ser petróleo que fluye en las calles después de una lluvia.

El hombre detrás de la cámara afirma que el petróleo vino realmente de los cielos. La presunción es que la tormenta cogió el petróleo del golfo de México y lo descargó detrás en la costa.

Si es verdad, el vídeo sería ciertamente una fuente de preocupación para residentes de la costa del golfo, como podría plantear un riesgo serio a la salud pública, entre otras cosas.

Muchos que vieron el vídeo inmediatamente reaccionaron con escepticismo. Habría sido posible que el hombre detrás del vídeo ponga el petróleo en la calle para realizar una broma.

El petróleo no se evapora generalmente y por lo tanto sería teóricamente imposible que una tempestad de la lluvia coja el petóleo del Golfo. Incluso la Agencia de Protección Ambiental (EPA) se apresuró a decir que "ningún dato, información o base científica sugiere que el petróleo mezclado con un dispersor podría evaporarse por el ciclo del agua en el Golfo."

Sin embargo, otros están diciendo que la conclusión es prematura.

El blog Jalopnik cita un estudio: "Oil in the Sea III: Inputs, Fates, and Effects",que fue realizado por un equipo de estudios del océano, un equipo de la marina, y el equipo de la investigación del transporte para responder a la conclusión de EPA.

El estudio demuestra que el petróleo en agua abierta comienza a perder algo de su volumen. Este proceso se puede acelerar por el uso de los dispersores químicos que pueden cambiar la composición química del petróleo en la superficie.

En ese punto, el estudio demuestra que el petróleo puede, de hecho, evaporarse.

El vídeo y la historia que emergen revelan la parte de la tragedia del derramamiento de petróleo del golfo.

El desastre entero se ha descrito como una experiencia gigante para la ciencia. El EPA puede estar en lo correcto al decir que no hay ninguna evidencia de que los dispersores químicos permiten que el petróleo se evapore. Sin embargo, esa evidencia puede carecer de sustento porque nunca antes hemos utilizado dispersores químicos de esta manera en un derramamiento tan grande.

Los experimentos científicos llevan a menudo a conclusiones asombrosas. Infortunadamente, en este caso, la gente de la costa del Golfo parecen ser los conejillos de Indias.

Quizás nunca podamos descubrir si el dispersor químico de hecho hizo llover petróleo en la costa del Golfo, y esa falta de certeza será siempre muy desconcertante.




Publicado en inglés con el título: “Video: Some concerned over raining oil from use of chemical dispersants on Gulf oil spill” el 25/06/2010 en la página web: http://www.examiner.com/x-5738-Political-Buzz-Examiner~y2010m6d25-Video--Some-concerned-over-raining-oil-from-use-of-chemical-dispersants-on-gulf-oil-spill

Es la nueva etapa del capitalismo: Despojo y pillaje en la Amazonía _ Escribe: Stefano Varese



El lado “bueno”, del derrame de petróleo en el Golfo de México, es que esta obrando como un despertador de conciencias.

Nos habíamos acostumbrado a contemplar como “natural” el despojo y desalojo violento y “legal” de las tierras y territorios de lejanas poblaciones para ser explotadas por empresas madereras, mineras o petroleras. Siempre en nombre del sagrado principio del “progreso”, que más bien encubre el idolátrico lucro como justificación de todo.

Tiene razón el Presidente Obama cuando dice que el “derrame…” marca un punto de inflexión para la humanidad, como lo fue también la destrucción de las Torres Gemelas.

Asi es. Ahora ya conocemos de cuerpo entero, sin taparrabos ninguno, al capitalismo del Siglo XXI: al “capitalismo del despojo y el pillaje”, como lo denomina certeramente el antropólogo peruano Stefano Varese, quien en este esclarecedor artículo, nos muestra quién es el verdadero lobo en la Amazonia. Leyéndolo, dejarán de creer que es Caperucita.(Jesús Hubert)


28 de abril, 2010.- A mediados del mes de octubre de este año escribí un texto corto sobre los trágico hechos de Bagua y sobre la contínua lucha de los pueblos indígenas de la Amazonía y del Perú en defensa de sus tierras, sus recursos y su derecho a la vida. El ensayo fue recogido por Servindi [http://www.servindi.org/] y recibió más difusión de la que yo esperaba, algunas voces de apoyo y también algunos insultos que llegaron directamente a mi correo electrónico universitario. Hace pocos días la Editorial Línea Andina me solicitó una contribución adicional a un libro colectivo que están preparando AIDESEP y CONACAMI. Acepto con gusto y humildad la invitación y me siento honrado de poder expresar una cuantas ideas que puedan fomentar el entendimiento entre todos los peruanos, la justicias social, la equidad cultural y la coexistencia pacífica y creativa de todas las expresiones histórico-culturales del país. (Stefano Varese)

El pillaje neo-liberal

El gran geógrafo inglés David Harvey ha afirmado que en esta etapa tardía del capitalismo neo-liberal y global el proceso de acumulación del capital toma una nueva forma que él denomina “accumulation by dispossession”, es decir acumulación por despojo o acumulación por pillaje. La acumulación por despojo es el motor del neo-liberalismo que aspira a mercantilizar todos los elementos de la naturaleza y del mundo e incluso del universo: todos los recursos, tierras, aguas, aire, animales, plantas, minerales, paisajes y sobre todo la gente pueden y deben ser mercantilizados. Es decir, tienen un precio y el capital los puede tomar (no solamente comprarlos) y disponer de ellos para su propio beneficio y ganancia.

Incluso el trastorno –o colapso- de Wall Street puede entenderse como el resultado intencional de la “acumulación por despojo”. Los enganches financieros e hipotecarios aparentemente baratos y finalmente impagables fueron ofrecidos al proletariado doméstico de los Estados Unidos con el pleno conocimiento de los banqueros y prestamistas de que los compradores iban a fallar en sus pagos (por el alevoso aumento astronómico de las tasas de interés) con lo que la institución financiera se podía re-apropiar de las casas y también de los primeros meses de pagos hipotecarios de las víctimas de este pillaje. Las trampas financieras y “legales” de estos robos a mano armada del neo-liberalismo, en el caso de los Estados Unidos, son invisibilizadas por los aparatos mediáticos que forman parte de los conglomerados financieros y bancarios siempre más monopólicos y en asociación con el gobierno federal de los EEUU. El público general tiene grandes dificultades en entender que es lo que exactamente ha ocurrido y por qué repentinamente el sistema financiero y de crédito deja de funcionar.

Ocasionalmente, sin embargo, hasta la autocensura de los medios de comunicación en un descuido deja escapar a algunos datos de los horrores de este sistema económico y social. En el New York Times del 11 de octubre de 2009 aparece la noticia de que un sin número de cadáveres de familiares muertos son abandonados en la morgue y en los hospitales porque la gente no tiene dinero para pagar por el entierro o la cremación. Sospecho que ni siquiera en los peores momentos de la Edad Media europea se llegó a estos extremos de miseria y desolación. La muerte de un ser querido es tornada en mercancía para la agencia funeraria (privada) y para el cementerio (casi siempre en subcontrato de la ciudad con agencias privadas). Aquí la acumulación por despojo se quita toda máscara de dignidad hipócrita y anuncia en spots televisivos perfectamente filmados que es indispensable que todo individuo de la tercera edad empiece a pagar en cómodas cuotas mensuales su propio entierro.

He dedicado algunas líneas a comentar esta manifestaciones del neo-liberalismo en los mismos EE.UU. porque es a partir de este modelo socio-económico, de este paradigma ideológico que se nos impone cotidianamente por los medios como nuestra salvación que hay que descifrar, analizar, criticar y eventualmente derrotar en sus interpretaciones políticas y empresariales por parte de las élites peruanas en su adopción servil del modelo y en su implementación autoritaria del mismo.

El genocidio enmascarado

Unos de los éxitos más obvios del colonialismo euro-americano impuesto a los pueblos indígenas de todo el continente desde el siglo XVI, fue la construcción de un discurso ideológico generalizado que logró enmascarar ante los ojos del mundo y de la historia el verdadero holocausto de los pueblos originarios de las Américas. Durante los primeros cien años de ocupación militar española el 95 por ciento de los indígenas de América desapareció. La guerra convencional y bacteriológica sumada a la guerra ambiental o ecológica lograron exterminar a los millones de pueblos indígenas que por milenios habían prosperado en el continente y construído sofisticadas y complejas formas de civilización. Los estudios recientes de demografía histórica empiezan a iluminar este período horroroso de la expansión europea y el costo verdadero que la humanidad indígena tuvo que pagar para el crecimiento desmedido de España, Europa y posteriormente Norte América.

Ningún texto de historia y muy pocas escuelas de pensamiento social convencional han llamado estas masacres masivas de hombres, mujeres, niños, ancianos por su verdadero nombre: genocidio. Si los más de 90 millones de muertos causados por la Segunda Guerra Mundial merecen el trágico nombre de genocidio y los 6 o más millones de judíos aniquilados por el nazi-fascismo son recordados como víctimas inocentes del holocausto, nada comparable ha sido recordado, escrito, conmemorado para los 300 o más millones de pueblos indios que murieron para enriquecer a las monarquías europeas y a las oligarquías coloniales y neo-coloniales. El reiterado silencio de las intelectualidades nacionales sobre este doloroso y sangriento comienzo de la vida de Occidente en América marca la sucesiva sistemática alienación de las sociedades nacionales ante los propios pueblos indígenas que lograron sobrevivir y coexistir con los nuevos amos.

Hacia mediados de los años de 1960 la antropología francesa introdujo el término etnocidio para significar las políticas y prácticas de agresión y violencia de los estados y el sector privado hacia los pueblos indígenas. Los barí de Colombia, cazados como animales, por los colonos mestizos se volvieron el emblema de esta nueva tipología del neo-colonialismo. A los barí le siguieron las revelaciones sobre el etnocidio de los guayakí de Paraguay, los ñambikwara de Brasil y otros centenares de grupos indígenas de los que ni siquiera se conocía la existencia afuera de los círculos de la antropología. Lo absurdo de todo este movimiento inicial de la “antropología de rescate” es que no interesaba tanto la vida de los indígenas cuanto el registro y documentación de sus culturas y lenguas en peligro de extinción. No era suficiente que enteros pueblos indígenas fueran diezmados o exterminados para que las comunidades nacionales, los gobiernos y los académicos llamaran las cosas por su verdadero nombre: estábamos asistiendo pasivamente al genocidio de pueblos enteros.

Cualquier diccionario define al genocidio como “la destrucción deliberada y sistemática de un grupo étnico-cultural, político o religioso”. Cómo y con cuáles métodos se lleve a cabo la destrucción de un grupo humano y cuán numeroso el grupo tiene que ser, no constituyen obstáculos para tipificar el hecho como genocidio. Los poco centenares de ñambikwara, o los miles de witoto del Amazonas que fueron exterminados por los caucheros peruanos a fines del siglo XIX son tan víctimas de genocidio como los 800.000 tutsi y hutus de Rwanda o los millones de armenios victimados por el estado Turco-Otomán.

En 1971 un grupo de antropólogos latinoamericanos se reunió en la isla caribeña de Barbados para debatir la situación de los pueblos indígenas de las tierras bajas de Centro y Sudamérica. La Declaración de Barbados I sobre la violencia sistemática, el despojo y las agresiones armadas a las que los pueblos indígenas estaban sometidos causó algunas reacciones entre los misioneros y los antropólogos y prácticamente ninguna respuesta de los gobiernos latinoamericanos que siguieron ignorando la situación de etno/genocidio que se daba al interior de sus países. Un solo gobierno respondió con rapidez al desafío de estas denuncias. La dictadura militar de Uruguay requisó inmediatamente todos los ejemplares del libro de Barbados I –publicado en español precisamente por una editorial uruguaya- y en la mejor tradición nazi-fascista los mandó a quemar. Se salvó la edición en inglés porque se publicó en Suiza. ¿Cómo interpretar este celo de los censores militares uruguayos? Creo que sin ni siquiera saberlo la/s dictadura/s militar/es de Sudamérica que desembocaron en Pinochet asumieron para sí el rol de guardianes de la historia oficial de Occidente. Del Occidente cristiano y civilizado, cuyas expresiones más altas de civilización son que ha sabido asimilar e integrar (o desaparecer) a los pueblos originarios del continente que vivían en la barbarie y en la oscuridad.

Nadie en nuestros países, y especialmente en Perú, quiere admitir que hay una corriente subterránea permanente de políticas sistemáticas de genocidio de los pueblos indígenas. En 1967 yo mismo denuncié en la revista Amaru (Nº 3, julio-septiembre) que el gobierno de Fernando Belaúnde Terry había mandado a aviones de la FAP a bombardear con bombas incendiarias al pueblo matsés del alto Yaquerana. Para llevar adelante esta acción civilizadora el gobierno “democrático” de Belaúnde pidió ayuda a la International Petroleum Company para que sus ingenieros y técnicos estadounidense les enseñaran a los militares peruanos como construir bombas incendiarias. Las populares bombas Napalm que los EEUU estaban usando masivamente en Viet Nam. Los bombardeos fueron ejecutados por la FAP con la ayuda logística de helicópteros de los EEUU especialmente traídos desde Panamá.

¿Cómo llamar este evento? ¿Con cuáles hipócritas metáforas esconder esta barbarie? ¿Qué más necesita hacer un gobierno, un estado nacional y sus empresarios a los pueblos indígenas del amazonas para que la acusación de genocidio entre a formar parte del léxico legal internacional y los gobiernos culpables de esta políticas sean responsabilizados?

La suma de estas políticas escandalosas de etno/genocidio llegó a repercutir tanto en la opinión pública Europea que en 1981 la Fundación Bertrand Russell convocó al IV Tribunal Internacional Bertrand Russell sobre los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas. El Tribunal y su jurado internacional reunidos en Rotterdam (Holanda) escucharon y revisaron una muestra de más de mil casos de formas deliberadas y sistemáticas de etno/genocidio cometidos en contra de los pueblos indígenas de América por los gobiernos y las empresas privadas. La condena moral del Tribunal Russell si bien no causó molestia alguna a los gobiernos por lo menos sirvió para ampliar la conciencia en un sector ilustrado de la opinión pública latinoamericana y fue capitalizada por algunas de las organizaciones indígena y sus miembros.

Sin embargo la fuerza ideológica y mediática de los sucesivos gobiernos, el apoyo que reciben del poder imperial tanto en armamentos como en sustentos ideológicos logran mantener invisibles a las varias modalidades de agresiones y violencias sistemáticas en contra de los pueblos y comunidades indígenas. Desde las matanzas a cargo de la policía y el ejercito que ocurren en la selva central en los años 1964-65, luego en el Madre de Dios, pasando por las masacres del senderismo/tupamarismo y del ejército en la década trágica para desembocar en los miles de refugiados ashanínka, nomatsiguenga y otros pueblos amazónicos obligados a abandonar sus territorios y exilarse en la pobreza más absoluta, la historia reciente de la Amazonía manifiesta de manera inequívoca e irrebatible la estructura política genocida del estado peruano en relación a los pueblos indígenas de la selva. Hay una sola excepción a esta estructura política genocida, y como excepción confirma precisamente la norma, se trata del período de pocos años de la revolución velasquista que ofreció respiro político y legalidad a los pueblos y organizaciones indígenas de la Amazonía para su adecuación a las nuevas embestidas del mercado neo-liberal.

Economía política del genocidio

Cabe preguntarse ¿Por qué el velasquismo fue una excepción? ¿Cómo explicarse que aun dentro del marco “revolucionario” y popular del velasquismo la expansión a fierro y fuego en pueblos y tierras amazónicas disminuyó e incluso hubo logros en la consolidación de medidas legislativas de apoyo a los reclamos territoriales indígenas? La explicación de esta aparente contradicción hay que buscarla en el desfase estructural de la economía peruana de las décadas de los ’60 y ’70 en relación a las reformas de la economía liberal que se estaban produciendo en los EEUU e Inglaterra y que culminaron con consolidación de la Escuela de Economía de Chicago que dio nuevo impulso a la economía neo-clásica con el nombre y el programa de neo-liberalismo.

En síntesis, esta nueva versión de la economía burguesa proponía la no intervención del gobierno y el estado en el mercado –este se ajusta por sí solo a los vaivenes de la producción-circulación-consumo-; el rol tradicional del estado como regulador de las disfuncionalidades y desigualdades socio-económicas tiene que ser eliminado; no más estado de bienestar social, sino dejar que la ley de la competencia y eficiencia se vuelva el ente regulador del mercado. Margaret Thatcher en Inglaterra y Ronald Reagan en EEUU fueron los abanderados de esta versión radicalizada –y hasta extremista- de la economía liberal. El Perú de los ’70 pasó impunemente por estas reformas neo-liberales mientras en Chile la dictadura militar las implementó a punta de bayonetas, desaparecidos y torturas logrando efectivamente enriquecer de manera vergonzosa a su oligarquía y empobrecer a trabajadores, campesinos y mapuches que fueron desposeídos de todos sus recursos. En el Perú del velasquismo, en cambio, una parte importante de la dirigencia política y una pequeña cúpula militar creía –aun sin decirlo demasiado en voz alta- en la ruta de una socialdemocracia adaptada a las necesidades del país y sus pueblos. Y sobre todo de un estado con poderes reguladores y una ética de justicia social. Como se sabe a partir del golpe de Morales Bermúdez el evangelio neo-liberal volvió a tomar el control del estado y de los gobiernos sin lograr del todo la cancelación total de las reformas estructurales que había establecido el velasquismo.

Acumulación por despojo y etno/genocidio

¿Qué tiene que ver todo esto con los pueblos indígenas de la amazonía? Es aquí donde hay que retomar la propuesta analítica de David Harvey y su tesis de que en esta fase del capitalismo neo-liberal global el proceso de acumulación del capital se da a partir del despojo o del pillaje de recursos, fuerza de trabajo y hasta dinero que están todavía bajo relativo control de algunas clases, grupos o, como en el caso de la Amazonía, de las nacionalidades/etnias indígenas. La misma historia de la expansión nacional de las fronteras agroforestales y ahora minero/petroleras explica porque el despojo se tiene que dar en los territorios de los pueblos indígenas. ¿Adónde más puede el capital hacer pillaje y saqueo? ¿Adonde están aún los bosques, las aguas, la riqueza biótica, los minerales, y desafortunadamente el petróleo si no en la Amazonía indígena? Este Perú de los territorios indígenas, que el Perú oficial, el Perú de la oligarquía en el poder, el Perú de las corporaciones transnacionales, de los mal llamados acuerdos o tratados de libre comercio considera como “colonias internas” que se pueden invadir, ocupar militarmente, someter, conquistar, saquear. No nos olvidemos que fue Belaúnde quien acuñó la frase digna de Pizarro: “La conquista del Perú por los peruanos” y que ahora este concepto de imperialismo barato ha sufrido la metamorfosis del “perro del hortelano” en un alarde presidencial de “profundo análisis histórico social”.

Hay necesidad de disfrazar el despojo y las consiguientes muertes por inanición de los pueblos saqueados, con un aparataje legalista que pueda ser digerido por la opinión pública urbana y por las entidades financieras multilaterales. En esto la post-democracia peruana ha avanzado mucho a partir de las enseñanzas y de las prácticas políticas de los EEUU. Todo robo, todo saqueo, toda ocupación territorial, toda incautación de bienes y finalmente toda violencia armada tiene que estar respaldada por una o más leyes. No hace falta remontarse a Marx para darse cuenta que las leyes –aún las que aprueban a carpetazo los congresistas diligentemente elegidos por el pueblo- constituyen simplemente el plan programático para ejecutar el robo con una apariencia de civilidad.

Es decir que es importante para los gobernantes del neo-liberalismo guardar un cierto estilo de conducta pública que los distancie de los narcotraficantes y del estereotipo del dictador de las república bananeras. Sin embargo los resultados son los mismos: los pueblos indígenas son depredados de tierras que han ocupado por milenios y recursos con los que han convivido de manera productiva y reproductiva desde tiempos inmemoriales. ¿Quiénes han domesticado la totalidad de las plantas comestibles y de uso de la Amazonía andina y de la selva baja? ¿Quiénes han creado y recreado el paisaje civilizado del bosque amazónico que durante milenios fue capaz de sustentar la vida de millones –no miles sino millones- de personas? No fueron ciertamente los europeos ni los ciudadanos criollos de la republica oligárquica decimonónica y contemporánea expertos sólo en la devastación del bosque, en el depredación de los animales, en la contaminación de las aguas y en el ultraje permanente de los pueblos amazónicos.

La acumulación por despojo está siendo impuesta por el gobierno de Alan García y demás agentes de la oligarquía financiero-empresarial como modo económico extractivo dominante en la Amazonía. Las víctimas de este antiguo y renovado sistema de rapiña no son solamente los pueblos indígenas, los ribereños y los colonos pobres sino toda la densa red de relaciones biótico-sociales que permiten la renovación de los recursos y enriquecen el paisaje en su diversidad productiva y su capacidad regenerativa. Al final de este modo criminal de extracción y acumulación solo quedan desiertos, sabanas improductivas, pueblos enteros desaparecidos o demasiado debilitados para reconstituirse como agentes de su propia historia. Aun una lectura superficial de la historia biótico-cultural de la Amazonía nos da los claros indicios de que estos serán los resultados finales del saqueo. La trágica ironía de estas empresas de la economía liberal-burguesa es que la acumulación escandalosa de riqueza en los pocas manos nacionales e transnacionales termina esfumándose en un mundo financiero y bancario especulativo fundamentalmente corrupto que reinvierte de manera incestuosa las ganancias en su propia reproducción de clase sin dejar que nada de esta riqueza se redistribuya aun parcialmente hacia abajo, hacia los pueblos saqueados o hacia proyectos productivos con objetivos morales de justicia social.

¿Qué hacer?

Desde los años ’70 los pueblos indígenas de la Amazonía -las Comunidades Nativas- han irrumpido de manera incontenible en el escenario social, político y cultural nacional. Los pueblos indígenas de la Amazonía han entrado de lleno al Perú adormecido y embaucado por el consumismo de baratijas, por la desesperanza, por el desengaño cíclico de los partidos, y por la inequívoca certeza de que el sistema todo es corrupto e irremplazable. Los pueblos indígenas amazónicos organizados son un testimonio permanente de que ellos también son parte del Perú martirizado por los horrores de la amarga, mentecata e inútil década de violencia. Creo que la gran y monumental enseñanza que los pueblos indígenas de la Amazonía nos están dando es que se organizan y reorganizan, prescinden de los partidos, no se dejan seducir por ideologías y prácticas políticas generadas al exterior de sus trayectorias histórico-culturales y menos se han dejado embaucar por la retórica del desarrollismo y modernización que durante varias décadas han sido el disfraz del proyecto del capitalismo global.

Mientras la clase obrera está siendo dividida y desarticulada por un modelo de producción industrial (e incluso minera) fragmentado que obstaculiza las formas tradicionales de lucha sindical; mientras el desempleo y subempleo urbano aumenta vertiginosamente; y mientras el campesinado indígena y mestizo ha sido arrinconado a modalidades productivas poco rentables en un mercado competitivo desventajoso frente a las agroindustrias de alta tecnología y concentración de capital; los pueblos indígenas de la Amazonía, en cambio, han logrado mantener un cierto grado de autonomía y desvinculación del mercado capitalista apoyándose en la reconstitución y reforzamiento de sus economías sociales (las economías mixtas de subsistencia).

Es obvio que la pobreza sigue subsistiendo y que se acentúa en aquellas regiones donde la pérdida de recursos y la destrucción ambiental pone a la comunidad en la disyuntiva de vender su fuerza de trabajo a las empresas extractivistas o migrar de manera circular a otras zonas. Pero es así mismo claro que las Comunidades Nativas en gran parte han sabido evitar la disolución de la entidad étnico/comunal por abandono y desidia tendiendo a reconstituirse social y culturalmente incluso en condiciones muy desfavorables. Este el caso de las comunidades asháninkas del Ene martirizadas, deportadas y desplazadas por el senderismo y el ejército en una guerra de aniquilación étnica implementada con igual crueldad e idiotez por los dos bandos. Es imposible no ver en el caso de la espantosa violencia en contra de los asháninka del Ene la intencionalidad genocida de esas dos versiones fundamentalistas de un mismo proyecto nacionalista de “asimilación por exterminio”. Y a pesar de todo los asháninka viven y crecen y se adaptan y se organizan y nos dan lecciones de esperanzas.

No hay fórmulas políticas ni recetas culturales para compartir con los pueblos indígenas que se enfrentan a renovadas formas de opresión y violencia de estado, a las políticas genocidas ocultadas debajo de la retórica de la modernización y el desarrollo. Y si las hubiera serían fruto de la misma experiencia histórica de cada pueblo oprimido. Nosotros (yo) somos testigos, la mayoría de las veces lejanos y ausentes, que compartimos los sufrimientos y la rabia de los pueblos amazónicos e intentamos desenmarañar los engaños, las trampas, y el proyecto delincuente de esta vieja y nueva empresa colonialista llamada desarrollo y modernidad. La resistencia de los indígenas a la opresión y al exterminio sutil o abierto organizado por el estado y sus amos nacionales o transnacionales tiene una larga historia que se remonta al siglo XVI. Poco hay que enseñarles a los awajún, por ejemplo, que ya en el siglo XVII expulsaron a los españoles de sus territorios o a los asháninka que le cerraron las entradas a la selva central a los españoles y peruanos desde 1742 hasta 1848. Qué se le puede ofrecer en el campo de la organización etno-política a los yanesha que empezaron a organizarse para le defensa de sus tierras en 1967. Lo único que nosotros (yo) en solidaridad les ofrecería es el relato de sus historias de autonomía y resistencia, el compendio de siglos de oposición a ser sometidos, la memoria profunda de sus proyectos sociales y culturales utópicos que algunos de nosotros, fuereños indiscretos, llegamos a vislumbrar y comprender al calor de su hospitalidad.

Davis, 2 de noviembre 2009

Publicado con el título: "Genocidio por despojo. Los pueblos indígenas de la Amazonía confrontan al neo-liberalismo" el 28/04/2010 en la página web del Servicios en Comunicación Intercultural Servindi, http://www.servindi.org/actualidad/25040

miércoles, junio 23, 2010

"Exogénesis" del Grupo Muse: música para recibir a los E.T.



¡Espectacular!. El grupo inglés de rock alternativo, MUSE, dió un concierto en el estadio San Siro de Milán, Italia, el 8 de Junio último.

Y el plato fuerte de esa noche fue la coreografía alucinante para su tema EXOGÉNESIS, que alude a la teoría del origen extraterrestre del poblamiento de la tierra.

Como observamos, todo apunta a una de las grandes revelaciones de este tiempo, la cada vez más evidente presencia extraterrestre entre nosotros. Recibámoslos con música de MUSE. (Jesús Hubert)



martes, junio 22, 2010

El poder de las petroleras: Obama propone y un juez dispone_ Escribe: Mary Richard (Reuters)




Aquí van un par de refranes para introducir esta escandalosa noticia: “Del dicho (de Obama) al hecho (de la regulación de la actividad petrolera) hay mucho trecho”

Así comprobamos que “el presidente propone y el capital dispone”. La tímida (¿o diplomática medida?) dispuesta por Obama de una veda de seis meses para la perforación petrolera en el mar ha quedado en suspenso por la decisión de un juez.

Medida que responde a que los directivos de las petroleras se han rasgado las vestiduras ante este modesto esfuerzo del Presidente Obama para salvar la cara del gobierno norteamericano ante las víctimas del “maricidio”, que en realidad es toda la humanidad.

Como vemos, no se puede tocar a las transnacionales ni con el “pétalo” de una regulación, aun ante el crimen flagrante, porque una cosa es el gobierno y otra el poder...real. (Jesús Hubert)

NUEVA ORLEANS, 22 de junio de 2010, 05:25 PM (Reuters).- Un juez estadounidense revirtió el martes la moratoria por seis meses a la perforación petrolera en aguas profundas que ordenó el Gobierno del presidente Barack Obama, complicando sus esfuerzos por mejorar la seguridad de la industria de petróleo.

La Casa Blanca dijo que apelaría el dictamen del juez, emitido en una corte en Nueva Orleans.

El fallo judicial siguió a un sondeo de Reuters/Ipsos que mostró que la mayoría de los estadounidenses aún respalda las perforaciones en aguas profundas, pese a que el enorme derrame de petróleo de BP en el Golfo de México amenaza frágiles pantanos y comunidades de la costa de Estados Unidos.

El desastre, que ya lleva 64 días, ha destrozado la confianza de los inversores en BP, cuyas acciones han caído a casi la mitad desde que empezó la crisis. Los papeles de la petrolera en Londres cayeron el martes a su menor nivel en 13 años.

El presidente Barack Obama impuso la veda a la perforación en aguas profundas, debajo de los 152 metros, luego de que la explosión y el hundimiento de una plataforma dañó el pozo que perforaba para BP en el Golfo de México y provocó el enorme derrame de crudo.

La marea negra afecta a las industrias de pesca y turismo en la Costa del Golfo y ha alcanzado unos 650 kilómetros de línea costera, desde Luisiana hasta Florida.

Un juez en Luisiana accedió a la petición de más de una decena de firmas perforadoras con una orden de restricción preliminar que evita que la prohibición entre en vigor.

Desafiando el "inmenso ámbito" de la moratoria, el juez Martin Feldman dijo que las compañías podrían tener éxito en demostrar que era "arbitraria y caprichosa".

Obama esperaba que el veto le diera tiempo para garantizar que otros pozos operen de manera segura.

Las compañías petroleras explicaron que la veda obligaría a detener las operaciones de 33 plataformas mar adentro y ocasionaría despidos en momentos en que hay altas tasas de desempleo.

"El presidente cree firmemente (...) que la continuación de las perforaciones a esas profundidades sin saber lo que pasó no tiene ningún sentido", dijo Robert Gibbs, el portavoz de la Casa Blanca sobre la decisión del juez.

El fallo de Feldman fue una victoria para petroleras como BP, Chevron Corp y Royal Dutch Shell. Sus operaciones han sido frenadas por la moratoria y están mirando la relocalización de los enormes equipos de perforación a otras zonas, como Brasil.

Las firmas que presentaron la demanda argumentaron ante el tribunal el lunes que la veda estaba forzando despidos masivos en las plataformas petroleras costa afuera. Los abogados del Gobierno dijeron que la moratoria era del más absoluto interés público.

APOYO A PERFORACION COSTA AFUERA

Pese a que BP aún no logra contener el derrame, un 56 por ciento de los estadounidenses cree que la perforación costa afuera es necesaria para que Estados Unidos produzca su propia energía y deje de depender de otros países, mientras que un 38 por ciento lo ve como una mala idea, según el sondeo.

El trabajo de Reuters mostró que tres cuartos de los estadounidenses creen que ni BP ni el Gobierno respondieron lo suficientemente rápido ante el desastre. La encuesta telefónica a 1.005 estadounidenses fue realizada del 17 al 20 de junio y tiene un margen de error de 3 puntos porcentuales.

La administración de Obama camina por la cuerda floja cuando responde a la indignación pública por el derrame mientras defiende su propio manejo de la crisis ante las críticas de que los esfuerzos de ayuda federal fueron demasiado lentos e ineficaces.

Obama hizo de la expansión de las perforaciones petroleras costa afuera parte fundamental de sus propuestas para renovar la política energética estadounidense, con la esperanza de que la oposición republicana respalde aspectos más controvertidos de sus planes para luchar contra el cambio climático.

Pero el derrame en el Golfo lo obligó a archivar esta propuesta para solicitar a una comisión presidencial que haga recomendaciones sobre cómo debería proceder.

HECHO EVITABLE

Ejecutivos de la industria petrolera reunidos en Londres dijeron que la administración de Obama necesitaba ver el panorama en forma más amplia.
"Los reguladores, mientras se concentran con razón en la tragedia, deberían analizarlo en contexto como un hecho aislado y probablemente evitable", dijo Jay Pryor, vicepresidente global de desarrollo de negocios de Chevron en una conferencia de la industria en Londres.

"Deben tener en cuenta que en general la industria tiene un buen historial de seguridad y un buen récord de protección del medio ambiente", agregó.

BP dijo que capturó el lunes 25.830 barriles de crudo desde su pozo dañado en el lecho marino, la mayor cantidad hasta el momento. Según estimaciones oficiales, el pozo averiado vierte entre 35.000 y 60.000 barriles por día en el mar.

La petrolera británica, que busca recuperar la confianza de los inversores y rehacer su imagen, confirmó que el director gerente Bob Dudley sería el responsable de las operaciones frente al derrame de la firma en reemplazo del criticado presidente ejecutivo, Tony Hayward.

Las acciones de BP en Nueva York cayeron un 2 por ciento en Nueva York antes de recuperarse levemente al conocerse el fallo del juez Feldman.

Los papeles de la petrolera en Londres han caído un 32 por ciento solamente en junio y están en camino de alcanzar su peor desempeño desde al menos 1965, según datos de Reuters.

(Con el reporte adicional de Raji Menon en Londres, Jeff Mason, John Whitesides y Jeremy Pelofsky en Washington, y Kristen Hays en Houston. Escrito por Ross Colvin)


Tomado de yahoonoticias del 22/06/2010

“Este derrame de petróleo es el peor desastre ambiental que América haya jamás enfrentado”_ Discurso completo del Presidente Obama




El pasado 22 de abril, coincidiendo con la celebración del Día de la Tierra,
la plataforma petrolífera Deepwater Horizon
se hundía bajo las aguas del golfo de México,tras una explosión
y posterior incendio que costó la vida a 11 trabajadores.

Gracias a la brillante iniciativa del Diario EL PESO, podemos ofrecerles una traducción extraoficial del discurso del presidente norteamericano del 15/06 acerca del derrame de petróleo en el Golfo de México.

Barack Obama señala allí las dimensiones de la tragedia y a los responsables, “casi” en su totalidad, reflexionando acerca de algunos de los problemas de fondo. Pero, indudablemente, sin tocar el asunto central.

Efectivamente. Porque el derrame de petróleo en el Golfo de México es la segunda demostración contundente del fracaso del capitalismo como modelo económico.

La primera, fue la crisis financiera ocasionada por la especulación irresponsable de la banca que traficó con créditos sin sustento.

Y en esta segunda oportunidad, se demuestra nuevamente que el lucro no ofrece ninguna garantía, esta vez, para una relación productiva sana con la naturaleza. Es más, confirma que las transnacionales son los nuevos “bárbaros” que están destruyendo el planeta.

La otrora herejía de la regulación y el control del Estado sobre la actividad económica privada, que se desprenden con tanta naturalidad del discurso, dada la magnitud de las barrabasadas cometidas, indudablemente son solo “mejorales” para un cáncer.

Es necesario hacer conciencia de que se requieren cambiar nuestros patrones mentales de manera que podamos gestar las bases de una nueva sociedad. Felizmente, aunque el término suene irónico, todo va cayendo por su propio peso. (Jesús Hubert)


Buenas tardes. En estos momentos, nuestra Nación enfrenta a una multitud de desafíos. En casa, nuestra primera prioridad es la de recuperarnos y reconstruirnos de una recesión que ha tocado las vidas de casi todos los estadounidenses. En el extranjero, nuestros valientes hombres y mujeres en uniforme combaten a Al Qaeda donde quiera que estén. Y esta noche, he regresado de una visita al Golfo de México para hablar con ustedes acerca de la batalla que estamos librando en contra del derrame de petróleo que está atacando a nuestras costas y nuestros ciudadanos.

El 20 de abril, una explosión en la plataforma de perforación de aguas profundas BP Horizonte, a unas 40 millas [N de la R: equivale a 65 km] de la costa de Luisiana. Once trabajadores perdieron la vida. Otros diecisiete resultaron heridos. Y rápidamente, a casi una milla [N de la R: 1600 metros] debajo la superficie del océano, el petróleo comenzó a esparcirse en el agua.

Debido a que nunca ha habido un derrame de esta magnitud a tal profundidad, intentar detenerlo ha puesto a prueba los límites de la tecnología humana. Es por eso que justo después del hundimiento de la plataforma, reuní a un equipo de los mejores científicos e ingenieros de nuestro país para hacer frente a este reto - un equipo dirigido por el Dr. Steven Chu, físico galardonado con el Premio Nóbel y Secretario de Energía de nuestra nación. Científicos de nuestros laboratorios nacionales y expertos del mundo académico y de otras compañías petroleras también han aportado ideas y consejos.

Como resultado de estos esfuerzos, hemos ordenado a la BP la movilización de equipos y tecnología. Y en los próximos días y semanas, estos esfuerzos deberían permitir la captura de hasta el 90 por ciento del petróleo que fluye de la perforación. Esto es hasta que la compañía concluya la perforación de un pozo de descongestión más adelante en el verano, que se espera detendrá completamente el derrame.

Ya ahora, este derrame de petróleo es el peor desastre ambiental que América haya jamás enfrentado. Y a diferencia de un terremoto o de un huracán, no es un evento único que provoca un daño en cuestión de minutos o días. Los millones de galones de petróleo que se han vertido en el Golfo se asemejan más a una epidemia, con la que tendremos que luchar durante meses e incluso años.

Pero no nos equivoquemos: Vamos a luchar contra este derrame con todo lo que tenemos durante todo el tiempo que sea necesario. Haremos que BP pague los daños que su compañía ha causado. Y haremos todo lo que sea necesario para ayudar al Golfo y a su gente para recuperarse de esta tragedia.

Esta noche me gustaría exponer a ustedes como se desarrollará nuestro plan: lo que estamos haciendo para limpiar el petróleo, lo que estamos haciendo para ayudar a nuestros vecinos en el Golfo, y lo que estamos haciendo para asegurarnos que una catástrofe como ésta nunca vuelva a suceder.

En primer lugar, la limpieza. Desde el comienzo de esta crisis, el gobierno federal ha estado a cargo del mayor esfuerzo de limpieza ambiental en la historia de nuestro país - un esfuerzo encabezado por el almirante Thad Allen, quien tiene casi 40 años de experiencia en lidiar con desastres. Ahora tenemos cerca de 30.000 efectivos que están trabajando en cuatro estados para contener y limpiar el petróleo. Miles de buques y otras embarcaciones están en obra en el Golfo. Y he autorizado el despliegue de más de 17.000 miembros de la Guardia Nacional a lo largo de la costa. Estos agentes, hombres y mujeres, están listos para ayudar a impedir que el petróleo llegue a la costa, están listos para colaborar en la limpieza de las playas, para capacitar a trabajadores voluntarios, o incluso para ayudar en el tratamiento de reclamaciones y urjo a los gobernadores de los estados afectados para que activen estas tropas tan pronto como sea posible.

Debido a nuestros esfuerzos, millones de galones de petróleo ya han sido retirados del agua mediante combustión, colado y otros métodos de recolección. Más de cinco millones y medio de pies [N de la R 1.676.000 metros] de barreras de contención han sido colocados en el agua para bloquear y absorber el petróleo que se aproxima. Hemos aprobado la construcción de nuevas islas de barreras en Luisiana para tratar de detener el petróleo antes de que llegue a la costa, y estamos trabajando con Alabama, Misisipi y Florida para implementar enfoques creativos para sus litorales únicos.

Mientras la limpieza continúa, brindaremos a nuestros estados ribereños todo recurso adicional y asistencia que sean necesarios. Ahora bien, una movilización de esta velocidad y magnitud nunca será perfecta, y siempre surgirán nuevos desafíos. Vi y escuché pruebas de ello durante este viaje. Así que si algo no está funcionando, queremos saberlo. Si hay problemas durante la operación, los vamos a solucionar.

Pero tenemos que reconocer que a pesar de nuestros mejores esfuerzos, el petróleo ha causado ya un daño a nuestra costa y a su fauna. Y, lamentablemente, cualquiera sea la eficacia de nuestra respuesta, habrá más petróleo y más daños antes de que el cerco se haga. Es por eso que la segunda cosa en la que estamos concentrados es larecuperación y restauración del Golfo.

Ustedes lo saben, durante generaciones, los hombres y mujeres que llaman a esta región su "hogar" han ganado su vida del mar. Esa forma de vida está ahora amenazada. He hablado con los camaroneros y pescadores que no saben cómo van a mantener sus familias en este año. He visto muelles vacíos y restaurantes con menos clientes - incluso en áreas donde las playas no han todavía sido afectadas. He hablado con los dueños de tiendas y hoteles que se preguntan cuando los turistas empezarán a regresar. La tristeza y la ira que sienten no son sólo por el dinero que han perdido. Se trata de la desgarradora angustia de que su estilo de vida puede desaparecer.

Me niego a permitir que eso suceda. Mañana me reuniré con el presidente de BP y le informará de que debe prever los recursos que sean necesarios para indemnizar a los trabajadores y dueños de negocios que han sido afectados como consecuencia de la negligencia de su empresa. Y este fondo no será controlado por la BP. A fin de garantizar que todos los reclamos legítimos sean pagados de manera justa y oportunamente, la cuenta deberá y será administrada por un tercero independiente.

Además de compensar a la gente del Golfo en el corto plazo, también es claro que necesitamos un plan a largo plazo para restaurar la belleza única y la abundancia de esta región. Este derrame de petróleo representa sólo el último golpe a un lugar que ya ha sufrido varios desastres económicos y décadas de degradación ambiental y que han llevado a la desaparición de humedales y hábitat. Y la región aún no se ha recuperado de los huracanes Katrina y Rita. Es por eso que tenemos que hacer un compromiso con el Golfo que va más allá de responder a la crisis actual.

Esta noche hago ese compromiso. Más temprano, le pedí a Ray Mabus, el Secretario de Marina, que también es un ex gobernador de Misisipi y un hijo del Golfo, que desarrolle un plan a largo plazo para la restauración del Golfo tan pronto como sea posible. Ese plan será diseñado por los Estados, las comunidades locales, las tribus, los pescadores, los empresarios, los conservacionistas y otros residentes del Golfo. Y BP pagará por el impacto que este derrame ha provocado en la región.

La tercera parte de nuestro plan de respuesta son los pasos que estamos tomando para garantizar que una catástrofe como ésta no vuelva a suceder. Hace unos meses, he aprobado un proyecto para que se examinen nuevas y limitadas perforaciones en el mar sólo bajo la garantía de que sean absolutamente seguras de que se utilicen tecnologías adecuadas y de que sean adoptadas las precauciones necesarias.

Este, obviamente, no fue el caso de la plataforma de aguas profundas Horizon, y quiero saber por qué. El pueblo estadounidense merece saber por qué. Las familias que conocí a la semana anterior, que perdieron a sus seres queridos en la explosión estas familias tienen derecho a saber por qué. Y por eso he creado una Comisión Nacional para investigar las causas de este desastre y ofrecer recomendaciones sobre qué normas de seguridad y normas ambientales adicionales necesitamos implementar.

Ya he publicado una moratoria de seis meses para la perforación en aguas profundas. Sé que esto crea dificultades para las personas que trabajan en estas plataformas, pero por su seguridad y por la de toda la región, tenemos que conocer los hechos antes de permitir la continuación de las perforaciones en aguas profundas. Y mientras urjo a la Comisión de completar su labor lo más rápidamente posible, espero que cumplan completamente y con imparcialidad su trabajo.

Un lugar en el que ya hemos comenzado a tomar medidas es el departamento encargado de regular el otorgamiento de permisos de perforación, conocido como el "Servicio de Gestión de Minerales". [Minerals Management Service].

En la última década, este departamento se ha convertido en el icono de una fracasada filosofía que considera con hostilidad todo tipo de regulación, una filosofía que sostiene que se debe permitir que las corporaciones jueguen bajo por sus propias normas y políticas. En ese departamento, infiltrados de la industria han sido encargados de la supervisión de la industria. Las compañías petroleras han cubierto a esos reguladores de regalos y favores, y esencialmente se les permitió conducir sus propias inspecciones de seguridad y escribir sus propias regulaciones.

Cuando Ken Salazar se convirtió en mi Secretario del Interior, uno de sus primeros actos fue terminar con lo peor de la corrupción en ese departamento. Pero ahora es claro que el problema allí era mucho más profundo, y el ritmo de la reforma demasiado lento. Así que Secretario Salazar y yo estamos instituyendo una nueva conducción para ese departamento: Michael Bromwich, que fue un severo fiscal federal e Inspector General. Y su misión durante los próximos meses es la de construir una organización que actúe como organismo de control de la industria petrolera, no como su socio.

Así, una de las lecciones que hemos aprendido de este derrame es que necesitamos una mejor legislación, mejores estándares de seguridad y una mejor implementación cuando se trata de perforaciones mar adentro. Pero todavía una lección mayor es que, por mucho que mejoremos nuestra regulación de la industria, la extracción de petróleo implica en los tiempos presentes mayor riesgo. Después de todo, el petróleo es un recurso finito. Consumimos más del 20 por ciento del petróleo mundial, pero poseemos menos de 2 por ciento de las reservas mundiales de petróleo. Y eso es en parte la razón por la cual las compañías petroleras realizan perforaciones una milla debajo de la superficie del océano, porque nos estamos quedando sin lugares para perforar en la tierra y en aguas poco profundas.

Durante décadas, sabíamos que los días del petróleo barato y fácilmente accesible estaban contados. Durante décadas, hemos hablado y hablado acerca de la necesidad de acabar con la adicción de un siglo de duración de los Estados Unidos a los combustibles fósiles. Y durante décadas, hemos fallado de actuar con el sentido de urgencia que requería tal desafío. Una y otra vez, el camino a seguir ha sido bloqueado, no sólo por los lobistas de la industria petrolera, sino también por falta de honestidad y de coraje político.

Las consecuencias de nuestra inacción saltan a la vista. Países como China están invirtiendo en trabajos de energía limpia e industrias que tendrían que existir aquí y ahora en los Estados Unidos. Cada día, enviamos casi 1 billón de dólares de nuestras riquezas a países extranjeros por su petróleo. Y hoy, cuando miramos hacia el Golfo, vemos toda un estilo de vida en peligro a causa de una amenazadora nube de crudo negro.

No podemos imponer este futuro a nuestros hijos. La tragedia que tiene lugar en nuestras costas es el más doloroso y potente recordatorio de que el tiempo de abrazar un futuro de energía limpia es ya mismo. Para esta generación, es ahora el momento de embarcarse en una misión nacional para liberar el espíritu de innovación norteamericano y tomar el control de nuestro propio destino.

No se trata de una visión lejana para los Estados Unidos. La transición de los combustibles fósiles va a tomar algún tiempo, pero en el último año y medio, ya hemos tomado medidas sin precedentes para impulsar la industria de la energía limpia. En estos momentos, viejas fábricas están reabriendo para producir turbinas de viento, la gente está retomando trabajo para instalar ventanas eficientes respecto la energía, y pequeñas empresas están fabricando paneles solares. Los consumidores están comprando automóviles y camiones más eficientes, las familias están construyendo casas más eficientes energéticamente. Los científicos y los investigadores están descubriendo tecnologías de energía no contaminante que algún día darán lugar a industrias enteramente nuevas.

Cada uno de nosotros tiene un papel que desempeñar en un nuevo futuro que nos beneficiará a todos. Al recuperarnos de esta recesión, la transición hacia la energía limpia tiene el potencial de hacer crecer nuestra economía y crear millones de puestos de trabajo, pero sólo si aceleramos esa transición. Sólo si aprovechamos el momento. Y sólo si nos movilizamos y actuamos como una sola nación trabajadores y empresarios, científicos y ciudadanos; el sector público y el privado.

Cuando yo era un candidato para este cargo, presenté un conjunto de principios llevarían nuestro país hacia la independencia energética. El año pasado, la Cámara de Representantes actuando sobre la base de estos principios, adoptó un amplio y decidido proyecto de ley climática y de energía un proyecto de ley que finalmente hace de la energía no contaminante, el tipo de energía rentable para las empresas de los Estados Unidos.

Ahora bien, hay costos asociados con esta transición. Y hay algunos que creen que no podemos afrontar esos gastos en este momento. Yo digo que no podemos darnos el lujo de no cambiar la forma en que producimos y utilizamos la energía ya que en el largo plazo los costos para nuestra economía, nuestra seguridad nacional, y nuestro medio ambiente son por lejos muchos mayores.

En fin, me alegra mirar hacia otras ideas y enfoques provenientes de cualquiera de las partes en la medida en que seriamente acometan nuestra adicción a los combustibles fósiles. Algunos han sugerido incrementar los estándares de eficiencia en nuestros edificios así como lo hicimos en nuestros automóviles y camiones. Algunos creen que deben establecerse normas para que una mayor parte de nuestra electricidad provenga de energía eólica y solar. Otros se preguntan por qué la industria energética gasta sólo una fracción de lo que la industria de alta tecnología gasta en investigación y desarrollo y quieren rápidamente acelerar nuestras inversiones en tales investigaciones y desarrollos.

Todos estos enfoques tienen su mérito, y merecen una evaluación justa en los próximos meses. Pero el único enfoque que yo no acepto es la inacción. Y específicamente, la respuesta con la que no me conformo, es la idea de que este desafío es de alguna manera demasiado grande y demasiado difícil para enfrentarlo. Ustedes lo saben, lo mismo se dijo acerca de nuestra capacidad para producir suficientes aviones y tanques en la Segunda Guerra Mundial.

Lo mismo se dijo acerca de nuestra capacidad de manejar la ciencia y tecnología necesarias para colocar sano y salvo un hombre en la superficie lunar. Y, sin embargo, una y otra vez, nos hemos negado a conformarnos con los límites mezquinos de la sabiduría convencional. En lugar de eso, lo que nos ha definido en tanto que nación desde nuestra fundación ha sido la capacidad de dar forma a nuestro destino nuestra determinación de luchar por la América queremos para nuestros hijos. Incluso si no estuviéremos seguros sobre como será exactamente. Incluso si todavía no sabemos con precisión cómo vamos a llegar allí. Sabemos que vamos a llegar allí.

Es la fe en el futuro lo que nos sostiene como pueblo. Es la misma fe que sostiene a nuestros vecinos en el Golfo ahora mismo. Cada año, al comienzo temporada del camarón, los pescadores de la región participan en una tradición que fue traída a América hace mucho tiempo por inmigrantes pescadores de Europa. Se llama "La Bendición de la flota", y hoy es una celebración donde cleros de diferentes las religiones se reúnen para rezar una oración por la seguridad y el éxito de los hombres y mujeres que pronto se adentrarán en el mar -algunos por varias semanas seguidas.

La ceremonia se realiza en los momentos buenos y malos. Se llevó a cabo después de Katrina, y tuvo lugar hace unas semanas al comienzo de la temporada más difícil que estos pescadores han tenido que enfrentar. Pero sin embargo vinieron y rezaron. Porque como un sacerdote y ex-pescador dijo una vez a propósito de la tradición, "La bendición no es que Dios ha prometido eliminar todos los obstáculos y peligros. La bendición es que Él está siempre con nosotros", una bendición que es otorgada "aun en el medio de la tormenta."

El derrame de petróleo no es la última crisis que América enfrentará. Esta nación ha conocido antes tiempos difíciles y seguramente vamos a conocer otros. Lo que nos hace superarlos, lo que siempre nos ha hecho superarlos, es nuestra fuerza, nuestra resistencia, y nuestra inquebrantable fe de que nos espera algo mejor si sumamos el coraje de luchar por ello.

Esta noche, oramos por ese coraje. Oramos por la gente del Golfo. Y rezamos para que una mano pueda guiarnos a través de la tormenta hacia un día más brillante. ¡Gracias, que Dios los bendiga y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América!

lunes, junio 21, 2010

Soy muchas y soy una, soy la Pachamama _ Poema de Amalía Bernardo


Homenaje a la Pachamama en San Pedro de Jujuy

El culto a la tierra no es una manifestación salvaje de pueblos primitivos e incultos.

Es el reconocimiento de la pertenencia orgánica y esencial a ese ser que nos sustenta y del que formamos parte, irrenunciablemente: la Pachamama.

Los derrames irresponsables de petróleo, las pruebas nucleares, la destrucción de los ríos por los relaves mineros…en fin, ninguno de esos despropósitos son imaginables en los pueblos originarios y sus descendientes.

¿Dónde esta la verdadera civilización? ¿Dónde la verdadera humanidad? (Jesús Hubert)

Yo soy Sedna, la diosa del mar,
la creadora de los inuit
del Ártico
y entre los navajos
soy la Mujer Cambiante,
diosa araña de la creación,
madre del Cielo
y la Tierra.

Soy la Bisabuela Wakan de los sioux,
la Mujer Bisonte Blanco de los lakotas
y la Mujer del Peyote
de los huicholes.

Soy Ixchel, la diosa luna de los mayas
y Tonacayohua,
la diosa cielo de los totonacas.

Los mexicas
me llamaban Señora de la Falda de Jade
y Señora de la Falda de Serpientes
porque producía la vida,
la muerte cíclica
y la regeneración.

En Centroamérica,
me han celebrado
bajo el nombre de Flor Emplumada,
la Estrella que humea en el bosque,
patrona del amor,
la sexualidad,
los códices
y las artes.

En Colombia
soy Bauche,
la diosa serpiente creadora
en la laguna de Iguapé
y en las selvas soy Nunguí,
la fértil diosa
que danza en los campos de yuca
plantados por las mujeres jíbaros.

Los incas
me llamaban Pachamama
y me reconocían en mis hijas:
Saramama,
Cocamama,
Axomama,
Coyamama
y Sañumama.

Soy la Mujer Jaguar de los Andes
y la Jaguar Negra del Amazonas.

En las costas del Brasil
y del Uruguay
me llaman Iemanjá,
la diosa luna que emerge del mar.
Y para los tobas
del Chaco paraguayo y argentino
soy Aquehua,
la diosa sol
que bajó a la tierra
para engendrar a los primeros seres humanos
y regresó al cielo para nutrir la vida.

Soy la Sirena del Paraná
y la Doncella de la Yerba Mate.
Entre los pampas soy la Llorona,
la Luz Mala de los huesos
y la Vieja vestida de Novia.
También he sido la Telesita
y la Difunta Correa.

Entre los araucanos
soy el Espíritu del Pehuén,
la Diosa Madre de los mapuches.

Danzo, canto, profetizo y
curo con las machis,
únicas sacerdotisas activas
de esas tierras.
Y con máscaras sagradas
estuve danzando
con las onas y yaganes
de la austral Tierras del Fuego.

Soy Muchas y Soy Una.
Soy la Pachamama.
Abracen la tierra
con bondad amorosa,
ella es nuestra madre y nuestro hogar.

Amalía Bernardo.




Sayry Ñan _ Interpreta: Alborada

domingo, junio 20, 2010

Limpien en ustedes mismos el “petróleo derramado”_ Mensaje del Arcángel Gabriel a través de Asriah



Como es afuera es adentro de nosotros. El mundo que vivimos es un reflejo de nuestro interior, de nuestros sentimientos y pensamientos.

Si es así, entonces ¿qué significado tiene el derrame incontenible de petróleo en el mar? ¿Cuál es nuestra responsabilidad personal y qué podemos hacer?.

Nuestra amiga Asriah, ha canalizado la semana pasada al Arcángel Gabriel, quien nos explica de qué se trata. (Jesús Hubert)



Purifiquen “sus propias aguas”
y los océanos se limpiarán por resonancia

Fluyan amorosa y gracilmente como el agua. Sientan que son como las olas fuertes y gráciles al mismo tiempo.

Siéntanse UNO con cada gota de agua.

Ustedes y el agua son UNO, como son UNO con todo lo creado.

Limpien en ustedes mismos el “petróleo derramado”.Purifiquen “sus propias aguas” y los océanos se limpiarán por resonancia.

Nada ocurre “casualmente”. Todo lo que sucede les habla y los induce a crecer en conciencia.

El mundo “externo” es Interno. Todo lo que encuentran afuera es porque se encuentra adentro. Sólo es puesto en “el exterior” para tener otra perspectiva. Sin embargo olvidan fácilmente que el afuera es sólo un reflejo del adentro.

Tienen el bello anhelo de servir a su planeta hogar. Le sirven y honran cuidando y honrando a sus propios cuerpos.

Han vivido en un mundo dual donde estas verdades no son aparentes.

Hoy ya están viviendo en un mundo que está vibrando en una frecuencia mucho más alta. Ahora les es posible sentir la UNIDAD con mayor intensidad. Sólo deben soltar todos los preconceptos que han acumulado durante su experiencia en la tercera dimensión y permitirse fluir como el agua.

Abracen, limpien y armonicen internamente todo aquello que ven en el exterior como inadecuado o negativo.

Fluyan. Es simple y bello.

Suelten el esfuerzo y dancen con alegría.

Están viviendo el amanecer de la nueva Tierra, permítanse vivir YA plenamente en ella.

Los abrazo en mi corazón que es el suyo

Gabriel
14/06/2010

José Saramago: "Todos queremos que el mundo cambie, pero no cambiamos antes el nuestro"_ Dos entrevistas-testamento




Fue un hombre de palabra íntegra, escrita y hablada.

Si, porque José Saramago hablaba siempre cuando tenia algo importante que decir. O mejor dicho solo callaba cuando consideraba que no había nada relevante para pronunciar, de allí los largos años que dejó de escribir.

Pero eso si, siempre alzo su voz por los pobres y las víctimas del mundo. El Nóbel de Literatura no creció su ego, solo amplificó su voz.

Y un cajón no podrá silenciarlo, porque donde alguien tenga algo que decir por cualquier ser humano que sufre, esa voz será también su voz.

Para recordarlo en su real dimensión, les presentamos dos entrevistas. Una realizada el 12/11/2009 en un programa de Televisión Española y la que le realizara 20 MINUTOS. ES, en Marzo del mismo año.

En la entrevista de TV, Saramago reiteró algo que ya había dicho antes: “no merecemos vivir” por nuestro desempeño como humanidad y al parecer ese sentimiento lo llevó a partir, a los 88 años.

A la “sombra” de lo que viene ocurriendo en el mundo, este testamento de un hombre extremadamente sensible y lúcido, ojalá nos ayude también a despertar.(Jesús Hubert)


José Saramago - En noches como ésta TVE – 12/11/2009_ Primera parte




José Saramago - En noches como ésta TVE - 12/11/2009 _Segunda parte



José Saramago - En noches como ésta TVE -12/11/2009_ Tercera Parte




José Saramago: "El cultivo actual de la frivolidad es inquietante"_ Entrevista de Jorge Paris para "20 minutos.es" - 04/03/2009


. El escritor portugués llega por vez primera al cine con "A ciegas".

. La película es una adaptación de 'Ensayo sobre la ceguera'.

. La dirige el director brasileño Fernando Meirelles.

. "Es una adaptación casi perfecta", afirma Saramago.

Reflexionar acerca de la pérdida de la racionalidad del ser humano llevó a José Saramago a escribir una novela en la que sus personajes, presas de un extraño virus, quedaban ciegos. Una ceguera metafórica que atrapó a todos, incluidos productores de cine.

Fueron muchos los ‘noes' de Saramago a productoras que querían adaptar Ensayo sobre la ceguera. Hasta que llegó el ‘sí' al director brasileño Fernando Meirelles, quien ha adaptado la obra en la película A ciegas, que se estrena en España el próximo día 13.

El escritor portugués, cuya última novela, El viaje del elefante (Alfaguara), ha sido publicada este otoño, no está muy conforme con el título del filme, pero sí con el resultado: "Es una adaptación casi perfecta, y teniendo en cuenta que no hay una adaptación perfecta...".

¿Cómo le convencieron para hacer esta adaptación?

No fue fácil, dije que no muchas veces antes, pero quienes han hecho esta película me parecieron, desde que los conocí, honestos y sensibles. Además tenían un trabajo hecho que demostraba su capacidad. Si antes dije que no a muchas productoras fue porque no me fiaba de lo que pudieran hacer.


¿No le daba miedo pese a su confianza en su capacidad?

Competencia técnica tenían, y sabía que estaba con gente capaz, y lo han demostrado.

La ceguera en la novela es metafórica, representa la pérdida de la racionalidad, ¿queda claro en la película?

Puede que no tanto como en la novela, pero creo que sí. Lo que no se puede es imponer al espectador una lectura, ellos pueden decirte que en la película los personajes están ciegos de verdad y punto.

Es un enigma para mí el éxito de mis obras, porque ni son fáciles de leer ni sus temas son sencillos"

¿No le choca que sus obras tengan tanto éxito en un mundo dominado por la frivolidad y lo superficial?

Es un enigma para mí. El cultivo actual de la frivolidad es inquietante. Mis obras no son fáciles de leer por la manera en la que están escritas y los temas que toco tampoco son temas sencillos. Y sin embargo tengo millones de lectores en todo el mundo. Esto significa que he logrado construir un camino como autor.

¿De cuál de sus obras está usted más orgulloso?

Orgullo no es la palabra, satisfacción sí. Por la última, El viaje del elefante, por haberla conseguido escribir. Como yo ya no soy joven, cada obra que empiezo es un auténtico reto. Cada nuevo libro puede ser el último que escriba, y sería horrible que mi último libro fuera malo.

Tras su primera novela, dejó de escribir durante 20 años, ¿por qué?

No tenía nada que decir.

Cuesta creer que no tuviera usted algo que decir...

Bueno, tal vez no tenía algo que decir que yo creyera que realmente valía la pena decir. Ahora bien, luego, cuando lo he tenido, a riesgo muchas veces de equivocarme, lo hice, y desde que comencé de nuevo no he parado. Y sigo teniendo cosas que decir.

¿Qué es lo que más le importa decir en estos momentos?

Que hay que cambiar la vida, pero que no la cambiaremos si antes no cambiamos nosotros de vida. Éste es el problema, todos queremos que el mundo cambie, pero no cambiamos `ntes el nuestro. Y ¿cómo esperamos que cambie si nosotros no hacemos nada por ello?

Los relojes de mi casa están parados a las cuatro porque es la hora en la que conocí a Pilar, mi mujer"

Dijo en una ocasión que tenía un cabreo permanente, ¿sigue usted enfadado?

Lo que tengo ahora es más bien indignación.

¿Es cierto que los relojes de su casa están parados a las cuatro de la tarde?

Absolutamente. Están parados a esa hora porque es el momento en el que conocí a Pilar, mi mujer.

¿Cuál es el defecto que todo buen escritor ha de evitar?

Tener prisa.

Hay quien dice que en El viaje del elefante asoma un nuevo Saramago, ¿lo cree usted?

No, en ningún caso. Soy yo mismo contando una historia que me parecía que debía contarse como lo he hecho, pero en modo alguno es un nuevo Saramago. Además, es ya un poco tarde, ¿no?

El primer escritor portugués que ganó el Nobel, José Saramago (Azinhaga, 1922), es autor, entre otras, de La caverna y Todos los nombres.