Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

viernes, setiembre 11, 2009

11 de Septiembre: Las grandes alamedas abiertas por Salvador Allende





La mayoría en el mundo recuerda el 11 de Septiembre por el atentado contra las Torres Gemelas del 2001, desde entonces monstruosa coartada para el impune crimen cotidiano de miles de inocentes en Irak y Afganistán.

Pero nosotros queremos recordar el 11 de Septiembre de 1973, por una tragedia más cercana y ejemplarizadora.

Salvador Allende, primer presidente socialista elegido democráticamente, fue derrocado por un golpe militar con la complicidad de los grandes intereses económicos internacionales, la oligarquía chilena, las dictaduras latinoamericanas y el aval de los Estados Unidos de Norteamérica, confabulados en el “Plan Cóndor”.

“Chicho” Allende defendió el mandato popular y resistió en el Palacio de La Moneda hasta donde el bombardeo fratricida lo permitió y prefirió morir antes de entregarse a quienes actuaron movidos, en sus propias palabras, por “la felonía, la cobardía y la traición”.

Allende solo fue la primicia del holocausto. Asesinaron al cantautor Víctor Jara y ocasionaron la muerte del laureado poeta Pablo Neruda. Miles de chilenos fueron sometidos a la tortura, la ejecución sumaria y, en el mejor de los casos, "escapados" o expulsados de su patria.

Una vez más lograron imponerse los intereses de los poderosos de este mundo que saben hacer causa común cuando la institucionalidad y la mitología democrática no están a su favor.

Ya había ocurrido antes contra el Presidente Joäo Gulart en el Brasil de 1964, luego con los golpes militares de Barrientos y Hugo Banzer en Bolivia a principios de los 70 y en junio del mismo año 73, con el golpe militar que encabezó José Maria Bordaberry en Uruguay, continuaría en 1975 con el golpe militar en Argentina y con el contra-golpe militar restaurador del General Francisco Morales Bermúdez en el Perú.

Alianza funesta contra los gobiernos populares, que logró desarraigar algo más valioso y trascendente aun: el sentido de patria grande, sin distingo de fronteras, que en los años 70 alimentaba solidariamente la juventud de América.

Hoy, que una nueva-vieja ola siniestra se cierne sobre Latinoamérica a partir del golpe militar en Honduras y el pacto de los Estados Unidos con el gobierno de Alvaro Uribe en Colombia, es necesario aprender del ejemplo y la dignidad superior de un hombre como Salvador Allende, de quien reproducimos un video con su discurso final.

Sin necesariamente avalar los excesos personalistas de Hugo Chavez, es necesario retomar el proyécto de América como una sola gran patria como fue realmente el Imperio Inca y como lo proyectó el Libertador Simón Bolivar. Una patria nueva que tampoco se cierre o agoté en un nacionalismo americano sino que finalmente abrace al hombre todo, en su UNIDAD esencial.

UNASUR es un marco prometedor. Y la conciencia movilizada de sus pueblos puede impulsar niveles de unidad cada vez mayores.

Hagamos votos porque el testimonio vivo y fraterno de Allende, logre apagar la locura armamentista de sectores de poder similares a los que ocasionaron la guerra de 1879 contra el Perú
y la juventud chilena retome el camino de Salvador...de Víctor...de Pablo... de Violeta… en estrecho abrazo con todos nuestros pueblos.

¡Vive Allende! ¡Viva la unidad latinoamericana! (Jesús Hubert)