Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

domingo, marzo 02, 2008

A ti_ Cantan: Los Angeles Negros

Habitualmente, cuando se habla de amor, inmediatamente pensamos en el llamado “amor” de pareja. Pero el amor es infinitamente más amplio. Por nuestra experiencia, podemos decir que desde la cuna, el amor es un sentimiento que crece en círculo, que se va ampliando, primero incluye a los padres y hermanos, luego a los abuelos, tíos, primos y demás familiares, hasta incorporar a los amigos y otras relaciones.

Ese circulo sigue creciendo, y debería seguir haciéndolo, pero contradictoriamente termina en la pareja, porque a partir de ese “amor”, se produce una involución, la pareja se encierra entre dos y se olvida del mundo, renunciando precisamente a ese llamado fundamental del corazón humano, voz de nuestra esencia divina: amar sin limites.

¿No serà ese encierro entre dos, de espaldas a otros, esa renuncia a lo que es el AMOR con mayùscula, lo que termina tambièn asfixiando la relaciòn de la pareja?

Reflexionemos, mientras recordamos esta canción de Los Angeles Negros que nos habla algo de ello.
(Jesús Hubert)



A ti que de todo te ríes, y que nunca piensas
Y que vives esperando que otros, arreglen las cosas
Mientras tu disfrutas, de lo que ellos consiguen

Yo traigo la verdad en mi palabra
Vengo a decirte de un niño sin abrigo
Vengo a decirte que hay inviernos que nos muerden
De la falta de un amigo

Vengo a contarte que hay luces que nos hieren
Que existen noches sin whiskys ni placeres
Vengo a decirte que esta cerca tu condena
Hoy una madre murió de pena

Déjame cantar tengo vergüenza
De ser humano como tu y en tu presencia
Descubrirme a mi mismo en tu figura
Que poca cosa somos sin ternura

A ti que aún puedes reír, tan solo vengo a pedirte
Un pequeño favor, que me des un minuto
De tu tiempo mejor para darte lo mío
En mi, mejor canción

Yo traigo la verdad en mi palabra
Vengo a decirte de un niño sin abrigo
Vengo a decirte que hay inviernos que nos muerden
De la falta de un amigo

Vengo a contarte que hay luces que nos hieren
Que existen noches sin whiskys ni placeres
Vengo a decirte que esta cerca tu condena
Hoy una madre murió de pena

Déjame cantar tengo vergüenza
De ser humano como tu y en tu presencia
Descubrirme a mi mismo en tu figura
Que poca cosa somos sin ternura

Lo que NO es perdonar


Para poder perdonar hay que saber por què. Lo que falta en el interesante articulo que reproducimos abajo, es explicar que guardar rencores y resentimientos nos hace tanto daño porque estos sentimientos de alejamiento y ruptura no se dan al exterior de nosotros, sino dentro de nosotros mismos.

La separación que conllevan, no es respecto a alguien ajeno o distinto a nosotros, porque, en realidad, la idea del “otro” es una ilusión. Todos formamos parte del mismo ser único y, cuando nos peleamos con alguien, nos confrontamos o establecemos una ruptura en nuestra propia esencia.

Perdonar, por ello, significa cerrar brechas o fisuras y restablecer la armonía y la UNIDAD dentro de nuestra propio ser esencial. (Jesús Hubert)

Muchos de nuestros intentos de perdón fracasan, pues confundimos escencialmente lo que es perdonar y nos resistimos ante la posibilidad de empequeñecer los eventos ocurridos ú olvidarlos.

Lo que NO es perdonar:

El perdón no es olvido, no es olvidar lo que nos ocurrió.

No significa excusar o justificar un determinado evento o mal comportamiento.

No es aceptar lo ocurrido con resignación.

No es negar el dolor.

No es minimizar los eventos ocurridos.

Creemos erradamente que el perdón, debe de conducirnos inexorablemente a la reconciliación con el agresor.

Pensamos que perdonar, es hacernos íntimos amigos de nuestro agresor y por tal motivo lo rechazamos.

No implica eso para nada, el perdón es UNICAMENTE PARA TI y para nadie más.

No hay que esperar que la persona que nos agredió cambie o modifique su conducta, pues lo más probables es que ésta persona no cambie y es más, a veces se ponen hasta peor.

El perdón se debe de realizar "sin expectativas" sin esperar que nada suceda.Si esperamos que el agresor acepte su error, estaremos esperando en vano y gastando nuestro tiempo y nuestras energías en una disculpa que jamás llegará.

Si estamos esperando esta reacción, luego de haber perdonado, pues realmente no perdonamos de corazón pues seguimos esperando una retribución, un resarcimiento.

Seguimos anclados en el problema, en el ayer, queriendo que nos paguen por nuestro dolor.Ahí no hemos perdonado, ahí quien tiene el comando de nuestra vida es el EGO.EGO que quiere a toda costa castigar o cobrar al agresor.

No existe nada ni nadie que pueda resarcir el dolor ocasionado en el pasado, el pasado no tiene como ser cambiado.

Ningún tipo de venganza o retribución podrá subsanar los momentos de tristeza y desolación que vivimos, lo mal que nos sentimos.

Al esperar una disculpa, que se acepte el error; nada de eso cambiarán los hechos, lo ocurrido en el pasado, sólo estaremos queriendo alimentar nuestro ego, nuestra sed de justicia mal enfocada.

Perdonando desde nuestro corazón, logramos mirar los hechos tal y como sucedieron y luego decidimos dejarlos ir, dejarlos en el ayer.

Aceptamos que somos APRENDICES!, que la lección ya se encuentra aprendida y que hemos logrado vencer las circunstancias negativas que nos tocaron vivir.

Enviado por Marta Puyol ( magpuy@hotmail.com ) a la lista CAV de Google grupos