Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

viernes, mayo 15, 2009

La verdad del bautizado es al revès_ Escribe: Santiago Pando

Los deberes "espirituales" establecidos por las iglesias y las religiones, se sustentan en culpas y temores que recortan al creyente.

Una persona que desde el momento que tiene uso de razòn ya carga con culpas que no ha cometido, es un ser apocado e incapaz de entender y menos de asumir su condiciòn divina.

La nueva espiritualidad, independiente de iglesias y religiones, no empequeñece al hombre, no lo hace dependiente, sino por el contrario, le permite desarrollarse como un ser conciente e integrado con su entorno, en el entendimiento de que, todo y todos, somos parte de un mismo y ùnico SER. Y solo se trata de manifestarlo en la diversidad. (Jesùs Hubert)

Nos dijeron que los bebés nacen con el pecado original, por eso hay que bautizarlos, para borrárselos.

Pero la verdad original es al revés.

De hecho, los únicos que no viven con el pecado original son los bebés que nacen puros, como Dios los mandó a la tierra. Ellos vibran en la Ley del Amor. Igual que el mar, las montañas, los ríos, los animales y toda la naturaleza.

Todos los demás somos los que portamos el pecado original: la cruz de la razón.

La cruz de las culpas, los arrepentimientos y los rencores. La cruz del drama y el sufrimiento usurpando la realidad de nuestro verdadero papel en el juego de la vida.

La depresión ocupando la silla de la alegría. El pesimismo ocultando el poder de la fe. El miedo echado en el lecho del amor.

Eso es vivir en el pecado original, desconectado de la luz del Creador.

Un bebé es puro hasta que crece y de niño le imponen el uso de la razón. Es cuando se separa de la ley del amor, para obedecer las reglas de la razón. Empiezan los miedos, las culpas, las cargas, y se va minimizando la inocencia.

La malicia es lo contrario a la inocencia. Querer tener la razón es un acto de malicia, nunca de inocencia.

Y el amor es inocente, la paz también, igual que la alegría. Un bebé es puro corazón. No hay bebés malditos.

La razón es una preocupación constante, el Jesús en la boca de las abuelas. Y preocuparse es, en realidad, rezar para que suceda lo que no quieres.

En cambio, el corazón es un acto creativo de amor. Uno es lo que cree. Y lo que crea. Uno es el responsable.

La historia es al revés: somos los creadores de la realidad, no sus víctimas. El pecado original es vivir subyugado a las tinieblas de las falsas creencias del ego y su razón absoluta.

Ser niños otra vez, ese es el renacimiento de la humanidad: vivir, vibrando de alegría, bajo la luz de la Ley del Amor.

Santiago Pando
México - 7-05-09

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Espero tu amable comentario