Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

lunes, febrero 22, 2010

Colombia y una publicidad engañosa _ Escribe: Guillermo Giacosa / Perú 21



Desde hace algunos años se dice que “una imagen vale mas que mil palabras”. Pero ocurre que en el reino de la comunicación masiva la imagen no sirve mayormente para mostrar sino mas bien para encubrir.

De esto nos habla Guillermo Giacosa al descubrirnos la realidad de Colombia detrás de la publicidad y el discurso oficial. (Jesús Hubert)



Puede verse en algunos canales de cable una publicidad muy colorida y vital de Colombia que invita a visitar ese país, pero previene: “Lo malo es que te querrás quedar”. En realidad “te querrás quedar” si ves y disfrutas de lo que el spot televisivo te muestra. Si tus intereses van más allá de pasar un buen momento, es posible que más de querer quedarte, salgas corriendo. Sobre todo si lees un informe de la Fiscalía colombiana recientemente publicado. Se habla allí de 30,000 homicidios, 1,000 masacres y 2,500 desapariciones.

Esa es la suma que se puede obtener de las confesiones de cuatro mil desmovilizados paramilitares que, en el marco de la Ley de Justicia y Paz, han relatado sus crímenes a los fiscales para obtener los beneficios de esta ley que promovió el presidente Álvaro Uribe: máximo, ocho años de cárcel sin posibilidad alguna de ser extraditado, aún cuando los crímenes cometidos sean de lesa humanidad. Quizá lo más dramático sea que la publicación de este informe no provocó reacciones significativas ni en el gobierno, ni en la agenda política nacional. Es como si un virus les impidiese ver el horror que esas cifras revelan. Más aún sabiendo que los crímenes reconocidos no son todos los cometidos y que las cifras suministradas son anteriores al 2005, lo que hace suponer que la suma total es, hoy, muchísimo mayor.

La periodista Katalina Vásquez Guzmán informa desde Medellín: “Hace un mes, en el diario El Tiempo de Bogotá se informó que la Fiscalía recibió 300 mil denuncias por el asesinato de, al menos, unas 150 mil personas. Las denuncias vinieron de 400 ciudades y poblaciones colombianas y se señala en todas, como responsables, a los paramilitares. Además, en muchos de los casos –como lo señaló recientemente el informe de Human Rights Watch (HRW)–, los desmovilizados se armaron mientras el surgimiento de grupos ilegales paramilitares no se detenía con la reinserción a la vida civil. Hoy están fortalecidos, aseguran las pesquisas de HRW”.

En el informe de la Fiscalía se cita, además de los 30,470 homicidios, 1,033 secuestros, 1,437 casos de reclutamiento ilícito, 2,326 casos de desplazamientos forzados, y 1,642 extorsiones. Las víctimas son, según el informe, mujeres, hombres y niños; y las masacres se realizaron contra campesinos y líderes de localidades de todo el país. Entre las víctimas también se encuentran militares, sindicalistas, funcionarios de entidades públicas y dirigentes políticos. Gracias a este informe se abrieron múltiples investigaciones por complicidad con el accionar 'paramilitar’ de 240 militares y policías, 311 dirigentes políticos y 106 funcionarios de instituciones públicas.

Según la periodista antes citada, el ejército paramilitar “surgió en los años ochenta, como brazo armado de hacendados y empresarios que buscaban defenderse de las guerrillas, en especial del secuestro. También tiene su origen en la guerra entre carteles de la mafia durante los años de reino de Pablo Escobar y el clan de los Ochoa”. En todo caso, si decide quedarse, no diga que no le advertimos.

Tomado del diario "Perú 21" del 22/02/2010