Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

domingo, junio 17, 2007

Nanotecnología: ¿el «pequeño Hermano»? Leonardo Boff(*)

En los últimos años se está produciendo, de forma extremadamente acelerada, no una nueva onda tecnológica sino un verdadero tsunami tecnológico. Es la nanotecnología. Se trata de una tecnología que produce elementos y cosas no presentes en la naturaleza a partir de lo más pequeño como átomos y células colocados en lugares deseados. Un nanómetro es la milmillonésima parte de un metro. La Wikipedia en portugués de internet nos informa: «para percibir lo que esto significa, imagine una playa de 1000 km de largo y un grano de arena de 1mm; ese grano de arena está en relación a esa playa como un nanómetro está al metro». Se trata, pues, de una tecnología de lo ínfimo, tan revolucionaria que, en breve, podrá volver obsoletas a la mayoría de las tecnologías, especialmente aquellas aplicadas a la agricultura, a la industria farmacéutica, a la informática, a la microelectrónica y a los ordenadores. Ya existen actualmente cerca de 720 productos a nanoescala, desde camisas y pantalones a prueba de arrugas y manchas (de venta en algunos grandes centros comerciales), protectores solares y alimentos hasta nanotubos de carbono para sustituir al cobre, que son diez veces más eficientes en la conducción de la electricidad.
En la nanotecnología convergen la física, la química y la biología produciendo organismos o partículas invisibles con una altísima movilidad. Por obedecer a las leyes de la física cuántica son imprevisibles. En especial, la nanobiotecnología comienza a conocer avances insospechados. Se crean, por ejemplo, nanodispositivos que circulan en la sangre y que pueden detectar enfermedades o hacer reparaciones en órganos afectados. Todo el contenido de la Biblioteca Nacional, con sus millones de libros, puede caber en un nanoaparato del tamaño de un caramelo.
Hay grandes incertidumbres y peligros asociados a este tipo de tecnología. Nanosensores que hoy controlan todo el proceso de la llamada «agricultura inteligente» pueden ser usados para controlar poblaciones y personas. Sería la entronización del «pequeño Hermano» que realizaría las funciones del «gran Hermano» de G.Orwell. Como son aparatos invisibles y microscópicos no hay cómo defenderse de ellos. Por eso la urgencia de observar el principio de precaución y exigir del poder público códigos reguladores.
Si para todos los problemas siempre hay una solución adecuada, quién sabe si por el camino de la nanotecnología podremos responder a las tres grandes cuestiones que nos afligen: la escasez de recursos naturales, los cambios climáticos y el calentamiento global. Con la nanotecnología podrían producirse abundantísimos alimentos, y podría conseguirse la recuperación de los suelos y de la naturaleza. Se podrían colocar nanopartículas en la superficie de los océanos o en la estratosfera para enfriar la Tierra y equilibrar los climas. En el mar entre Nueva Zelanda y la Antártica se esparcieron partículas de hierro de 20 nanómetros con el fin de producir plancton que, a su vez, secuestraría el dióxido de carbono, reduciendo así la temperatura. El efecto fue tan sorprendente y aterrador que uno de los científicos dijo: «si tuviese medio petrolero de nanopartículas podría causar una nueva era glacial en el planeta».
Estas reflexiones tienen un carácter meramente inicial y fragmentario, pero su objetivo es despertar a las personas ante los peligros y las virtualidades que nos ofrece la nanotecnología y su posible respuesta al clamor ecológico.

(*) Leonardo Boff, teologo brasileño, autor de más de 60 libros en las áreas de Teología, Espiritualidad, Filosofía, Antropología y Mística. La mayor parte de su obra ha sido traducida a los principales idiomas modernos. En 1984, en razón de sus tesis ligadas a la Teología de la Liberación expuestas en su libro Iglesia: Carisma y Poder, fue sometido a un proceso por parte de la Sagrada Congregación para la Defensa de la Fe, ex Santo Oficio, en el Vaticano. En 1985 fue condenado a un año de “silencio obsequioso” y depuesto de todas sus funciones editoriales y académicas en el campo religioso. Dada la presión mundial sobre el Vaticano le fue levantada la pena en 1986, pudiendo retomar algunas de sus actividades.

1 comentario:

  1. Hola: Gracias por este articulo. Ayuda a la reflexión sobre el presente de la humanidad quem por lo que veo, es ...ya el futuro!.

    ResponderEliminar

Espero tu amable comentario