Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

martes, junio 17, 2014

Los escuadrones de la muerte también juegan su propia copa en Brasil_Un documental revelador



Para estar a tono con la onmipresente copa del mundo, compartimos con ustedes este documental que muestra el otro lado de la alegría y el glamour de la Copa del Mundo en Brasil.

Miseria y muerte, se unen en una danza monstruosa que el poder organiza para "limpiar" y maquillar un Brasil fracturado por las diferencias economico-sociales.

Escuadrones de la muerte que matan jovenes y niños que ponen en peligro la seguridad de los turistas. Se atacan los sintomas pero no las raices, como en otras latitudes del mundo.

Este es el mundo real que no muestran o disimulan los grandes medios de comunicación. En este mundo vivimos o podemos dejar de existir, si no somos parte de la humanidad "viable" e integrada al sistema. (Jesús Hubert)




(Subtítulos en español se pueden activar en la parte inferior del reproductor)

"The Price of the World Cup" ("El precio de la copa del mundo". La web "La Mula.pe"  lo publica oy. Reproducimos también su comentario a continuación.

Fortaleza, sede del Brasil-México: la ciudad donde se matan niños

Documental de un periodista danés denuncia cómo sicarios "limpian" calles de la ciudad donde selección local juega hoy su segundo partido.

Darío tiene 16 años y nació en Fortaleza, no muy lejos de donde esta tarde Brasil juega su segundo partido del mundial frente a México. Darío ha llegado a Río por primera vez para jugar por Brasil, en el “Mundial de los Niños de la Calle”, cuya final se disputa en el histórico Estadio Maracaná.
El periodista danés Mikkel Jensen nos cuenta la historia de Darío en su documental “El Precio de la Copa del Mundo”. Sin embargo, lo que a Jensen le interesa más, no son los sueños de estos niños de la calle de convertirse en el próximo Neymar, si no más bien sus pesadillas, esas que hablan de una ciudad en donde los organizadores han contratado sicarios para "limpiar" las calles de gente indigente, entre ellos, niños como Darío. 

Jensen había tenido su propio sueño: el de cubrir la Copa del Mundo en Brasil. Llegó a Río en septiembre del 2013, pero pronto se dio cuenta que los cambios que se realizaban en la ciudad estaban orientados exclusivamente a maquillar la realidad e impresionar a gente como él. 

Visitó Fortaleza, la ciudad más violenta de Brasil y entonces descubrió que el precio que tiene que pagar Brasil por la Copa incluye la vida de niños como los que han sido perseguidos a pocas cuadras del fabuloso Castelao, el estadio cuyo costo de renovación fue de más de 200 millones de dólares y donde juega Brasil esta tarde.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Espero tu amable comentario