Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

domingo, febrero 22, 2015

¿Hasta cuándo el lucro por encima de la vida? _ Escribe: Claudia Cisneros / La República





Durante semanas, nativos de las cuencas de los ríos Corrientes y Tigre, en Loreto, tomaron 14 pozos petroleros del lote 1AB, que explota la empresa PLUSPETROL y finalmente por virtud de la acción policial contra las protestas en la ciudad de Pichanaqui, se produjo un muerto y treintaisiete heridos.

Las razones de la protesta: destrucción del hábitat natural de poblaciones enteras por la irresponsable operación petrolera y la rebeldía de la empresa para pagar las multas y resarcimientos, asi como su negativa a realizar los trabajos de descontaminación de las zonas que ha afectado.


 Después de los hechos de sangre y la decisión de que se retire la empresa petrolera de Pichanaqui, algunos se han rasgado las vestiduras por la debilidad del estado peruano para enfrentar a la población, ya que generarían inestabilidad jurídica e inseguridad para las inversiones extranjeras.

Lamentablemente, en nuestros países, subordinados a los intereses de las grandes corporaciones multinancionales, las poblaciones originarias, que defienden sus territorios ancestrales son considerados ciudadanos de última clase y siempre sospechosos, “per se”, de ser manejados por oscuros agitadores.

La gran prensa y los medios de comunicación se encargan de ridiculizar los reclamos de la población para allanar, primero, y justificar, después, la represión, pero siempre hay excepciones que confirman la regla, como la digna periodista Claudia Cisneros, quien desde el diario La República, documenta la justeza de la protesta popular. 


Para ampliar nuestro conocimiento acerca del tema, vale la pena leer también el pormenorizado informe de la web EL OJO PÚBLICO: http://ojo-publico.com/29/las-heridas-de-pluspetrol-en-la-amazonia-peruana(Jesús Hubert)


Pluspetrol: Más negro que el petróleo
Domingo, 22 de febrero de 2015 | 4:30 am

Pluspetrol debería ser expulsada del Perú y prohibida para siempre de tener operaciones en nuestro país. Claro que antes de eso debería pagar los 40 millones de soles por multas debido a su absoluta negligencia y desprecio por el medioambiente peruano y los peruanos a quienes envenena desde hace años. Y no solo eso, el Estado peruano debería obligarla so pena de cárcel para sus directivos a cumplir con remediar todo el desastre que sus 15 años de explotación petrolera han generado en la selva peruana.

Acto seguido, deberíamos los ciudadanos demandar al Estado peruano y a todos los ministros de Energía y Minas que durante años y varios gobiernos vienen permitiendo, de manera cómplice, el envenenamiento de peruanos a costa del mal llamado desarrollo. Mal llamado porque el desarrollo de verdad no puede incluir el deterioro de la calidad de vida y salud de las personas, el detrimento de sus tierras, la depredación de nuestros recursos extrapetroleros y el atropello de los derechos de miles de peruanos. Porque Pluspetrol para sacar el petróleo, ensucia, embarra, contamina, depreda, maquilla, esconde, extermina, y todo con la complicidad del Estado peruano que debería velar por la salud, vida e integridad de sus habitantes.

Durante 15 años Pluspetrol Norte ha venido explotando así el Lote 1-AB, ubicado en Loreto y Datem del Marañón. Las 12 multas que tiene por arrasar nuestro medioambiente y enfermar a nuestra gente asciende a 39’400.00 millones de soles. Pero a Pluspetrol no le ha dado la gana de pagar las multas y su maña ha sido judicializarlas, estancarlas en el Poder Judicial. Es decir, no solo embarra y envenena, Pluspetrol hace perro muerto y utiliza el muchas veces corrupto Poder Judicial para sentarse en las sanciones.

Si de algo sabe Pluspetrol es de burlarse del Perú. Si no cómo se explica que el contundente informe de sus malas prácticas que emitió el Organismo de Fiscalización Ambiental (OEFA) haya sido frenado por un juez peruano. Pluspetrol ha tenido la frescura de interponer una medida cautelar contra el informe del OEFA (411-2014-OEFA/DS-HID) que señala hasta 92 sitios a lo largo del lote en los que ellos han causado importantes daños.

Entre las infracciones de Pluspetrol figuran: no instalar válvulas de bloqueo para minimizar posibles derrames, excesos de nivel de hidrocarburos en los suelos, perforar pozos sin instrumentos de gestión ambiental, mala disposición de residuos sólidos, no cumplir con rehabilitar las áreas impactadas, contaminar con hidrocarburos la laguna de Shansococha y tras ello ¡drenarla! para deshacerse del petróleo, entre otras.

En diciembre pasado, a 7 meses de terminar su contrato y dejar el lote, el juez Alexander Rioja dictaminó que el documento de OEFA no podía ser usado por nadie, haciendo caso a todo lo impugnado por Pluspetrol. Ese juez debería ser investigado.

Mientras el tiempo se acaba para que Pluspetrol cumpla con el plan de abandono que requeriría meses y hasta años, con un Estado blando en exigirle remediar los daños, la licitación pública del Lote 192 debe iniciarse pronto. Ello supone poner en ejecución la Consulta Previa con las comunidades. Pero es lógico que las comunidades no accedan a otro contrato si no se sanan las tierras y aguas contaminadas, se titula, indemniza y se asegura la remediación que tomará años e importante inversión. Esta encrucijada de tiempos superpuestos se resolvería si el Estado cumpliera con su responsabilidad política, jurídica y social de obligar a Pluspetrol a arreglar lo dañado y pagar las multas. Es decir, a que deje de burlarse de nosotros dejando en nuestro suelo Emergencias Ambientales y Sanitarias declaradas en las 4 cuencas de Loreto (Pastaza, Corrientes, Tigre y Marañón) con reportes oficiales de OEFA, ANA, DIGESA, OSINERGMIN; más de 123 sitios contaminados, 100% de sedimentos de cuerpo de agua contaminados con cadmio en Corrientes; en Marañón, dentro de la Reserva Pacaya Samiria, 73% de muestras que superaron límites permisibles de hidrocarburos; y en el río Tigre el 100% de muestras de fuentes de agua contaminadas con hidrocarburos, hierro, níquel y aluminio.

A ver si en Lima de una vez por todas se comprenden “los graves problemas ambientales y sociales vinculados a las actividades de hidrocarburos en el Lote 1-AB”, como acaba de señalar en carta al presidente Humala la Defensoría del Pueblo (043-2014/DP), y en la que le pide se “ejecuten acciones concretas inmediatas” para la remediación por parte de Pluspetrol y el Estado. Menciona también la obligación de atención de salud y abastecimiento de agua, saneamiento e infraestructura, “demandas justas y atendibles”. ¿Hasta cuándo seguiremos ignorando a los peruanos solo por ser nativos? ¿Hasta cuándo el desprecio?

¿Hasta cuándo el lucro por encima de la vida?



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Espero tu amable comentario