Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

sábado, enero 21, 2012

El legado de Martin Luther King prisionero de la Sony / Escribe: Juanlu Sanchez



Esta atardeciendo y pronto puede llegar la noche, si no somos capaces de defender la luz y asegurar las condiciones para que la aurora de la humanidad pueda seguir amaneciendo.

El Presidente Kennedy en algún momento nos recordó que “la información  es poder” y eso es lo que está en juego con el proyecto de ley SOPA-PIPA del congreso norteamericano para censurar internet.

La gravedad de lo que viene, ya empezó con el cierre de la web Megaupload. Pero para entender mejor lo que significa esta defensa tramposa del derecho de autor, resulta muy ilustrativo este artículo de la web http://www.juanlusanchez.com

El mensaje vivo del legendario defensor de la población negra en los Estados Unidos, Martin Luther King, es prisionero de la Sony y nuevamente el negocio se interpone para silenciar la luz. Despertemos. (Jesús Hubert)



Sony gestiona los sueños de Martin Luther King

Intenta buscarlo en Google y te costará encontrarlo. Intenta pedirlo a museos, centros de investigación política o escuelas de pensamiento americanas y te dirán que no, que no lo tienen colgado en ningún sitio, que en todo caso puedes comprarlo por 10 dólares en la tienda. Y si compras ese DVD y lo subes a Internet, para que otros puedan verlo, tu cuenta de usuario puede ser suspendida.

El discurso ‘I have a dream’ de Martin Luther King, uno de los más importantes de la historia de los derechos civiles, tiene copyright y cancerberos dispuestos a protegerlo con celo: la discográfica EMI llegó a un acuerdo en 2009 con los herederos de King y para encargarse de que nadie use ese material sin pasar por caja. En noviembre de 2011, parte de la discográfica ha sido comprada por otro gigante, Sony Music Enterteinment (SME), que se ha hecho cargo del trabajo por ejemplo de retirar de Internet fragmentos del discurso colgado por usuarios sin ánimo de lucro. Como este: mira lo que pasa si le das al Play.



La red se mueve más rápido que la estructura que le persigue – y que ahora intenta rearmarse con iniciativas legales como SOPA o PIPA – y hay varias copias del vídeo que sobreviven en YouTube, a la espera de que llegue la suspensión. Este vídeo funciona en el momento en que estamos escribiendo esto.



La potencia histórica del discurso de Martin Luther King en 1968 ante cientos de miles de personas en las escalinatas del monumento a Lincoln, en Washington DC , va mucho más allá del texto; es un discurso audiovisual: una persona que no sepa mucho inglés o que no sea experto en historia política estadounidense probablemente no reconocería el discurso al leerlo – salvo quizá llegando a la parte de “I have a dream…” – y sin embargo, solo con el tono de voz de King y su deje bíblico, con las imágenes del estanque abarrotado, mucha gente sabría reconocer de qué se trata. Porque el discurso de Martin Luther King es un icono político y audiovisual en todo el mundo. Y claro, eso es rentable.
(Para seguir leyendo, presiona: Más información)


Cuando murió King, sus descendientes comenzaron a gestionar la herencia de aquel y otros discursos, sobre los que tendrán derechos hasta 2038, setenta años después de la muerte del líder afroamericano. Demandaron por ejemplo a la cadena norteamericana CBS por usar en 1999 las imágenes de aquel día en un documental sin pagarles. O se enfrentaron al periódico USA Today por publicar el discurso íntegro en 1994.

Sin embargo, la familia King, a través de EMI-Sony, sí ha autorizado otros usos del discurso del padre de las libertades civiles de los negros en Estados Unidos: para un anuncio de Alcatel, por ejemplo. Haciendo caja, claro.



Así que proyectar, subir a Internet, remezclar o hacer cualquier uso del discurso de King, en el formato que sea, es ilegal, salvo que nos andemos en la frontera de la versión americana del “derecho a cita” o lleguemos a un acuerdo con los herederos. De esta manera, millones de personas ven absolutamente limitado su acceso a un elemento tan incuestionable de patrimonio histórico internacional y el uso del gran discurso de las libertades queda restringido a aquellos que puedan permitirse pagarlo.
 


Este artículo ha sido publicado originalmente el 20/01/2012 en la web: 
http://www.juanlusanchez.comhttp://www.juanlusanchez.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Espero tu amable comentario