Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

domingo, abril 01, 2012

Bill Gates y la nueva versión del Perú sentado en el “banco de oro”_ Escribe: Nelson Manrique





Desde el colegio, nos repitieron que según el científico italiano Antonio Raimondi “el Perú es un mendigo sentado en un banco de oro”. Frase que no hace distinciones entre los peruanos que  estamos sentados allí y otros... que son los verdaderos dueños del famoso banco.

Esta remembranza cae pelo a propósito de las declaraciones de Bill Gates. Una versión modernísima del “banco de oro”, que ahora se llama ingreso “per capita”.

Con la lucidez y precisión que lo caracteriza, Nelson Manrique, hace una oportuna aclaración sobre la supuesta bonanza generalizada de los sufridos peruanos. (Jesús Hubert)

Perú, un país de ingresos medios

Por: Nelson Manrique.

Las declaraciones de Bill Gates, sosteniendo que no debiera darse ayuda económica al Perú, un país de ingresos medios, con 10.000 dólares de renta per cápita, "que tiene sus recursos que explotar y que podría ser tan rico como un país europeo", han suscitado un gran debate. Pero no todas las intervenciones están tocando los problemas de fondo.

La primera cuestión, relativa a las estadísticas que Gates maneja, remite a distintas metodologías de medición del ingreso per cápita (IPC) de un país. Si ésta se realiza en dólares corrientes, el IPC peruano equivale a unos 5.400 dólares anuales. Pero si se recurre al tipo de cambio de paridad (la medida que utilizan los organismos multilaterales, como el FMI y el BM, que descuenta el factor costo de vida) éste asciende a cerca de 10.000 dólares anuales. No se puede pues acusar a Gates de haber falseado las cifras, y su opinión de que el Perú no debiera recibir ayuda económica internacional es correcta. De hecho, la ayuda económica para el combate contra la pobreza ha venido retirándose paulatinamente del país desde hace varios años, como ha sucedido con la cooperación inglesa y la sueca, y en menor medida con la de las agencias de varios otros países.

(Para seguir leyendo, pulse: Más información)



De acuerdo con la tabla de clasificación del Banco Mundial, con un IPC en dólares corrientes cercano a los 10.000 dólares anuales, somos efectivamente un país con ingresos medios, lo cual es una muy buena noticia. Pero, entonces, ¿por qué no nos sentimos así?

La respuesta es que el ingreso per cápita, independientemente de cómo se mida, es un indicador que se construye sobre promedios, y que por lo tanto encubre la enorme desigualdad que existe entre las islas de prosperidad de algunos distritos de Lima Metropolitana y la pobreza africana que impera en buena parte del resto del país. En el Perú hay mucha gente cuyos ingresos están muy por debajo de los míticos 10.000 dólares anuales (más de 3 millones de pobres extremos viven con 600 dólares anuales) y un muy pequeño grupo social que percibe muchísimo más.

De acuerdo con los estudios de Pedro Francke, las ganancias de las transnacionales en el Perú se han multiplicado 7 veces entre el 2003 y el 2009, con utilidades que superan los 20.000 millones de dólares al año. Unas pocas empresas y sus socios peruanos se apropian del equivalente de lo que son los ingresos del 40% de las familias, o de 12 millones de peruanos. Esto es posible por el extraordinario incremento de los precios de los minerales que el Perú exporta, la persistencia de privilegios otorgados por el Estado a empresas de servicios, que les permiten imponer a los usuarios tarifas abusivas, y la imposición de leyes laborales que han permitido que en la distribución de la riqueza la parte que va a las rentas, intereses y utilidades del capital crezca enormemente, mientras que la destinada a remunerar el trabajo se reduzca en la misma proporción. Siempre de acuerdo con Francke, la rentabilidad de las transnacionales en el Perú supera en 3 veces la existente en EEUU. En el caso de las empresas mineras, que tienen utilidades que llegan al 40% y 50% anual, éstas pueden recuperar su inversión en apenas dos años.
Es evidente que la cooperación económica internacional no va a solucionar la desigual distribución de los ingresos en el Perú. Para reducir la desigualdad, por supuesto, es necesario mejorar e incrementar el gasto público en justicia, salud y educación. Pero asimismo es imprescindible cambiar la actual estructura de la distribución del ingreso, y eso supone una reforma tributaria radical. Si se duplican los ingresos anuales del país pero no cambia la distribución del ingreso la desigualdad en lugar de reducirse va a aumentar: con el doble de ingresos disponible, quienes percibían 100 soles pasarían a recibir 200 soles, pero quienes percibían 1 millón pasarían a recibir 2 millones; en términos relativos los ricos se hacen más ricos y los pobres se empobrecen aún más, lo que alimenta la conflictividad social.

Los peruanos vienen votando por estas reformas desde hace décadas, pero su mandato viene siendo traicionado por quienes desde el poder terminan gobernando con el programa de los derrotados en las urnas.

El artículo de opinión fue publicado en la revista Bajo la Lupa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Espero tu amable comentario