Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

lunes, julio 16, 2012

Desregulación: ¿…Y quién podrá defendernos de los bancos?_ Escribe: León Bendesky / La Jornada







"Qué es mayor delito, ¿robar un banco o fundar un banco?"

Bertolt Brecht,dramaturgo y poeta alemán

Pertinente y oportuna pregunta. Hoy el 99% de la humanidad está sufriendo. Algunos por falta de trabajo (en España, por ejemplo, son más de cinco millones, el 50% de sus jóvenes) y otros, porque deben tener dos empleos para sobrevivir (es el caso de muchos maestros del Perú). Y el otro 1%, bien gracias. Es el que está ligado al poder financiero, cada día más dedicado al “casino” especulativo. Dinero que hace dinero. Y cada vez menos,  con la producción y la generación de empleo.

De ese poder financiero, de los bancos, de las aseguradoras, de las calificadoras de riesgo, de las organizaciones multilaterales que clavan deudas mentirosas a los pueblos, de los responsables de la crisis que vive el mundo, de eso nos habla este artículo de La Jornada de México. (Jesús Hubert).

Los bancos y la crisis financiera
León Bendesky

A pesar de que la crisis no cede y sus efectos se propagan cada vez más a todas las sociedades, los bancos mantienen sus formas de operación y la regulación que los rige está prácticamente de rodillas. Los incentivos y las responsabilidades en ese sector siguen siendo los mismos de antes de la crisis.

Las evidencias se acumulan. Sólo en los días recientes se ha sabido que Barclays participó activamente desde hace varios años en la manipulación de la tasa Libor para los créditos entre bancos. Esta sirve de referencia para muchas transacciones cuyo valor se estima en 360 trillones de dólares (según la medida estadunidense) en operaciones con derivados, préstamos, hipotecas y que se liga con otras tasas como la Euribor.

En J. P. Morgan estalló el riesgo en exceso que tomó su unidad de inversiones, provocando una pérdida de 5.8 billones de dólares a los que se pueden sumar otros 1.7 billones. Esto se confronta con la Regla Volcker, que limita la actividad de inversión de los fondos propios de los bancos por su posible efecto nocivo sobre la estabilidad del sistema en su conjunto. El director del área de inversiones de Morgan administra 350 billones de dólares, lo que equivale al PIB de países como Suiza, Singapur, Ucrania o Perú.

Para seguir leyendo, favor de presionar: Más información

Los bancos venden a sus clientes productos sin la suficiente información y con altos riesgos, aunque muy rentables para ellos. Así ocurrió en el caso de Novagalicia en España, que ha pedido perdón por colocar participaciones preferentes que han perdido su valor. HSBC está acusado de tener controles muy laxos para prevenir el lavado de dinero asociado con el narcotráfico y las actividades terroristas. Así, la reputación de los bancos es bastante mala aunque no todas sus operaciones sean de este tipo.

Este es ya el cuarto año desde que quebró Lehman Brothers y se desató en Estados Unidos y Europa la recesión productiva, el desempleo y la extensa intervención de los gobiernos para reordenar la economía.

Hasta ahora ni se ha restaurado el crecimiento, ni absorbido el desempleo y, menos aún se ha ordenado el sistema financiero. Lejos de ello, los bancos más grandes, con sus diferentes brazos operativos, siguen en el centro de la crisis y generan mucha inestabilidad e inequidad. La contraparte es la recesión y mayor deuda pública.
Se crea así una fuerte discordancia en las políticas de los gobiernos, sobre todo en la asignación de los recursos. El ajuste económico y las medidas para enfrentar la crisis chocan con la operación del sistema financiero, concentrado en relativamente pocos grandes bancos con un enorme poder.

La política va a la zaga en este proceso. La creación de enormes cantidades de dinero por parte de la Reserva Federal con tasas de interés de casi cero, no ha sido capaz de promover la demanda y el gasto en inversión.

En Europa el camino ha sido distinto, pero igualmente ineficaz. El ajuste del gasto pretende reducir el alto nivel de la deuda pública, cuyo crecimiento se debe a la misma crisis financiera. El círculo vicioso no se puede romper.

Las calificadoras de riesgo castigan la deuda soberana y los inversionistas exigen altas tasas de interés para comprar los bonos de los países más débiles. Mientras, otros como Alemania y Francia colocan deuda a tasas reales negativas (por debajo de la inflación). Esta disparidad no es sostenible por mucho tiempo.

Un aspecto clave de la crisis tiene que ver con el modo de operación de los bancos. Durante largo periodo el financiamiento de activos creó episodios especulativos cuyo fin acarrea costos cada vez más altos. El caso de las hipotecas basura fue uno más en una serie de eventos que desde mediados de la década de 1980 han provocado crecientes tensiones en los mercados financieros y requerido rescates, acomodos de las bolsas de valores, mantenimiento de políticas de bajas tasas de interés y ajustes fiscales.

La amplia desregulación de las transacciones ha creado un conjunto de instrumentos que facilitan la especulación y el aumento de los riesgos, los que llegaron a ser de carácter sistémico.

La expansión económica que se creó llegó a su fin en 2008 y se requiere un balance concienzudo para apreciar la naturaleza sus repercusiones frente a las condiciones de la crisis que finalmente se provocó. Los costos de la crisis parece que serán más grandes que los beneficios del largo proceso de crecimiento y estabilidad. Eso que se ha llamado la era de la Gran Moderación en el desarrollo del capitalismo en los países avanzados desde mediados de 1980, se acabó abruptamente.

En medio de este ciclo de auge y crisis, los bancos han desempeñado un papel crucial. Las reglas cambiaron con la revocación de la Ley Glass Steagall en 1999 y la separación de las funciones de la banca de inversión y la banca comercial. Junto con las innovaciones financieras y los cambios tecnológicos se alteró el papel de financiamiento y se separó de forma creciente la relación con las actividades productivas. Se creyó haber alcanzado una especie de nirvana, donde se podía pasar de dinero a más dinero sin necesidad de distraerse en la creación de mercancías, de empleo e ingresos para la gente. El ideal del dinero como expresión general del valor parecía haberse consumado.

http://www.jornada.unam.mx/2012/07/16/opinion/023a1eco




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Espero tu amable comentario