Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

martes, enero 24, 2012

¿Derecho de autor o derecho al conocimiento? / Escribe: Joselito Fernandez Tapia*




El derecho autoral como muchas otras medidas de regulación esta distorsionado por las diferencias que establece el modelo económico. El llamado éxito comercial está determinado por los canales de difusión que están orientados a reproducir afinidades y gustos por aquellos contenidos que refuerzan los valores y los arquetipos que apuntalan el tipo de sociedad dominante. Así algunos autores aparecen como “triunfadores” y millonarios, mientras que otros aparecen como “mediocres”( sino figuras en los medios no vales nada) y subsisten al filo de la miseria. Y las sociedades autorales en muchos casos están controlados por argollas que favorecen a los compositores de su círculo.

Creemos que es necesario de forma equitativa proteger el derecho de los autores y compositores y de los creadores en general, pero siempre poniendo por delante el derecho de la sociedad a tener acceso a cualquier creación sin limitaciones y medidas punitivas que restrinjan la posibilidad de conocer y disfrutar a los que tienen dinero.

El autor de la siguiente nota señala algunos aspectos muy importantes para ponderar debidamente el derecho de autor. (Jesús Hubert)

¿Derechos de autor?

¿Derechos de autor? ¿Existe la creatividad meramente individual? ¿Quién educa a los creadores de libros, música, arte, tecnología? ¿Lo hacen estrictamente solos? ¿No usan gratuitamente conocimientos de otros? ¿No reciben el apoyo del Estado con recursos públicos? ¿Nunca tuvieron un maestro? ¿Todo lo que aprendieron y crearon lo hicieron sin ninguna relación social? ¿De dónde toman los recursos para crear? ¿Son exclusivamente de sus experiencias? ¿Qué sucedería si nadie los lee o escucha? Si un individuo, creo, inventó y elaboró sin ayuda de ningún otro y sin ningún conocimiento aculado anteriormente..., entonces tienen razón la censura, el control, la prohibición y la criminalización del acceso a la información, al conocimiento, al arte, a la música.

(Para seguir leyendo, presione: Más información)




Por primera vez en la historia, es posible que el acceso no se límite a élites económicas o políticas, como a ciertos sectores de la clase media. Hoy, está en peligro de perderse, por el miedo, de las grandes potencias, principalmente EE. UU., no de defender la libertad y derechos de autor, sino del temor que la sociedad movilizada y organizada a través del internet pueda hacer caer sus regímenes con entre los pueblos árabes. 


Ahora a nombre de los derechos de autor buscan controlar a todos, para evitar pierdan poder. A nombre del derecho de autor como otrora a nombre de la democracia hacen y quieren hacer lo que condenaron de los regímenes autoritarios y comunistas: China, Cuba..., por poner un ejemplo. Aplauden, mientras el internet y la libertad de información a través de las TIC hacen caer los pueblos árabes, pero a la vez quieren imponer controles y restricciones al mundo para no acceder a lo que por siglos siempre fue un privilegio de pocos.


¿Estatismo imperial? ¿Imperialismo autoritario? ¿De verdad defienden la libertad y los derechos de autor? Sin duda no, saben muy bien que la piratería seguirá, impulsada en muchos casos por muchas grandes empresas, incluso, pero si quieren, a mi juicio, eliminar el libre acceso a ciertos servicios y sobre todo evitar que los ciudadanos del mundo se informen, tengan ocio y diversión, porque eso a la vez, además de relajar crea espacios que pueden hacer caer sus poderes. Es miedo a la libertad del ciudadano, de individuos conectados en red..., miedo a que el poder circule...


(*) Joselito Frenandez Tapia es Dr. en Ciencias Sociales, Lic. en Educación, especialidad Historia y Geografìa.  Especialista en Gobierno y Asuntos Públicos, Democracia, ciudadanìa y migraciòn internacional, Desarrollo regional y desarrollo local






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Espero tu amable comentario