Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

viernes, diciembre 05, 2014

"Nunca se ha visto tanta concentración de la riqueza y tanta desigualdad"_ Presidente de Uruguay, José Mujica, en UNASUR




Cinismo, apariencia, resignación o  ignorancia, ocultan la realidad de un mundo que la mayoría sufrimos y unos pocos, auto privilegiados, disfrutan.

Y en esta tragicomedia, los gobernantes representan lo mejor que pueden su papel, aunque algunas veces como el rey del cuento, queden con el trasero al aire.

Pero, afortunadamente, por allí se cuela un “loquito” bueno, a ese exclusivo circulo de los que gobiernan - a pesar de los que tienen el poder real.

En el caso de Uruguay, ese fuera de serie, casi un excéntrico para el mundo de hoy, es el presidente saliente José Mujica, austero y transparente, quien deja el mando con 56% de aprobación ciudadana y la sucesión de su compañero de frente político, Tabaré Vásquez.

La UNASUR, la alternativa autonomista e integradora a la vieja OEA, ha rendido merecido homenaje al “Pepe” Mujica y, en agradecimiento, EL Presidente por excelencia, nos ha dejado un discurso, en realidad un manifiesto político de cabal importancia para América y la humanidad. Aquí lo reproducimos en imagen, voz y letra; como para no olvidarlo nunca.(Jesús Hubert)



Palabras del Presidente de la República, José Mujica, en un homenaje a su persona, brindado por la República de Ecuador en el marco de la Cumbre de Unasur —4 de diciembre de 2014, Guayaquil—.

Queridos compatriotas, señores presidentes, colegas de estos años de avatares, señores cancilleres, yo les tengo que agradecer infinitamente. Soy un paisano medio atravesado y el único mérito que tengo es ser un poco vasco, terco, duro, seguidor, constante y por eso aguanté, pero no soy ningún fenómeno.

En realidad los años de “cana” que me comí fueron porque me agarraron, me faltó velocidad. No tengo vocación de héroe. Tengo sí una especie de fuego adentro, me retoba la injusticia social, las diferencias de clase.

Creo que el hombre es un animal gregario, que vivió el 90 % de su historia arriba del planeta, en familias, en grupos familiares. Es un mono raro que no puede vivir solo, necesita de los demás y ese es su “disco duro” social, por eso tiene razón Aristóteles: el hombre es un animal político y lo es porque no es un felino, necesita de la sociedad se dé cuenta o no se dé cuenta.


Pero la historia, el devenir, ese 10 % de la historia del hombre arriba de la Tierra, no el 90 %, es responsable de nuestra civilización que nos dio cosas hermosas. Al fin y al cabo, en este siglo vivimos 40 años más que lo que vivían en promedio hace 100 años, al fin y al cabo yo sé que hay hambre, pero hay el doble de población y el doble de cantidad de alimentos. Lástima que tiramos casi el 30 % de la comida que producimos, ni siquiera se la damos a los perros, menos se la damos a la gente pobre.

Esas son las contradicciones de nuestra civilización, desnuda, clara, agresiva, que nos dan razón, nos cargan las baterías para seguir luchando.

Para seguir leyendo, favor de presionar MÁS INFORMACIÓN


Nunca el hombre tuvo tanto como hoy, nunca. Nunca tanto conocimiento. No me canso de repetir y recordar los millones de dólares por minuto que se gastan en el mundo, los millones de dólares por minuto en presupuesto militar.

Decir que no hay plata en este mundo para un gigantesco Plan Marshall que recorra toda la Tierra a favor de los pobres, para integrar a la vida humana los millones de pobres y agrandar la demanda de este mundo, decirme que no hay recursos es no tener vergüenza. Cuando nos dicen que la segunda fortuna del mundo, gastando un millón de dólares por día, tendría que vivir 220 años para poder gastar lo que tiene, pero aún tampoco podría, porque con una tasa de interés del 2 o el 3 % anual tiene cuatro millones de dólares por día… Si decimos que en este mundo no hay plata, es porque tenemos la cobardía política de no cobrarles, pedirles y meterles la mano en los bolsillos a los que pueden, y suturar.


Por eso estamos en política, y por eso luchamos en política, porque al fin y al cabo, simplificando, es cortar el tocino un poco más grueso en favor de los más débiles, porque la política es elegir decisiones y elegir decisiones que favorecen a unos y pueden perjudicar a otros, y estás con las mayorías o estás con las minorías, no hay término medio, no se puede ser neutral, hay que tomar partido.

Pero aparte de esto compañeros, hay otra cosa, hay una cosa más importante que la Justicia. A algunos de nosotros nos quisieron formar en un mundo que era un valle de lágrimas para ir a un paraíso, no te la llevo. El paraíso es este, o la condena es esta, y es esta vida la que hay que pelear para que la gente viva mejor. No tiene término medio.

Esto tiene sentido si hablamos de cosas centrales, elementales y olvidadas.

Yo no me chupo el dedo de un homenaje. De aquí voy a salir el mismo viejo que soy. Lo que tiene sentido es pensar, porque hay mucha gente joven, y si eres joven tienes que saber esto: la vida se te escapa y se te va minuto a minuto, y no puedes ir al supermercado a comprar vida. Entonces, lucha por vivirla, por darle contenido a la vida.

La diferencia de la vida humana con las otras formas de vida es que tú le puedes dar hasta cierto punto una orientación a tu vida. Tú puedes, en términos relativos, ser autor del camino de tu propia vida. No eres un vegetal que vives porque naciste.


Después de haber nacido puedes darle un contenido o no. O puedes enajenar tu vida, que te la compre el mercado, y te pasas toda la vida pagando tarjetas y comprando cacharros, y le das para adelante y al final después estás como un viejo como yo, todo lleno de reumatismos, te pelaste y ¿qué hiciste en este mundo?

Pero si tuviste un sueño y peleaste por una esperanza e intentaste transmitirle a los que quedan, tal vez quede un pequeño aliento rodando en las colinas, en los mares, un pálido recuerdo que vale más que un monumento, que un libro, que un himno, que una poesía, la esperanza humana que se va realizando en las nuevas generaciones.


Compañeros, nada vale más que la vida, ¡luchen por la felicidad! y la felicidad es darle contenido a la vida y rumbo a la vida y no dejar que te la roben. Para eso no hay receta, está en la conciencia si usas la maravillosa oportunidad de haber nacido, casi milagrosa.
Por lo demás, un segundo consejo a los jóvenes: lo imposible cuesta un poco más y derrotados son solo aquellos que bajan los brazos y se entregan. La vida te puede dar mil tropezones en todos los órdenes, en el amor, en el trabajo, en la aventura de lo que estás pensando, en los sueños que pensás concretar, pero una y mil veces estás hecho con fuerzas para volverte a levantar y volver a empezar, porque lo importante es el camino.

No hay una meta, no hay un arco de triunfo, no hay un paraíso que nos recibe, no hay odaliscas que te van a recibir porque moriste en la guerra. No, la quedaste y punto. No, lo que hay es otra cosa, es la hermosura de vivir al tope, de querer la vida, en cualquier circunstancia y luchar por ella e intentar transmitirla, porque la vida no es solo recibir, es antes que nada dar algo de lo que tenemos. Por jodido que estés siempre tenés algo para darles a los demás.
Compatriotas, yo era un pibe en un país que lo llamaban la pequeña Suiza de América. Iban a estudiar en la década del 40 de toda América Latina, habíamos sido hijos privilegiados bastardos del imperio inglés y nos fue bastante bien, como a la República Argentina que estaba orgullosa entre los poderosos del mundo.

El Río de la Plata era una cosa distinta al resto de América Latina, parecíamos casi medio europeos y hasta por momentos nos pareció que éramos, pero eso fue un espejismo, pasó, el mundo se reacomodó. Después de la guerra vinieron los términos de intercambio, le empezamos a deber al Fondo Monetario Internacional y esa fue mi juventud. Algo que era muy alto y hermoso y se desmoronaba.


No hay cosa más retobada que aquel que estando bien se viene abajo. El que está acostumbrado a estar mal se resigna, pero el que estuvo bien y se viene para abajo… por eso pertenezco a un movimiento que se golpeó la boca y salió a intentar cambiar el mundo… nos molieron a palos. Acariciamos nuestros sueños. Eran tiempos que pensábamos que la dictadura del proletariado era una explicación importante de la lucha de clases, y naturalmente cada generación comete sus vicisitudes, pero aquel viejo fuego que llevábamos adentro era tan grande que nos permitió llegar hasta hoy, siendo conscientes de los errores que cometimos, pero siendo conscientes de la gigantesca generosidad con que abrazamos la vida.

Cuando vemos un mundo lleno de cacharros, de plata, de recursos, que dios me libre… parece que se les parte el alma por prestarte un auto o por darle una mano a un pordiosero o recoger un perro y darle de comer —qué sé yo, no he visto mundo más machete que el que nos toca vivir— añoro aquella juventud de corazón abierto que equivocadamente lo entregaba y lo daba todo, y no se guardaba nada para sí mismo.

¿Qué les quiero transmitir muchachos?

No reniego del pasado, no reniego de los errores. La vida es un aprendizaje continuo y está lleno de caminos muertos y de pisotones pero las viejas causas que nos empujaron están presentes en el mundo que nos toca vivir.

Nunca se ha visto tanta concentración de la riqueza, nunca se ha visto tanta desigualdad en un mundo que tiene tantos recursos y tenemos tantas posibilidades.

Creo, y tengo confianza, que el hombre es capaz de construir sociedades infinitamente mejores si tiene el coraje de mirar el rumbo de las sociedades más viejas que están en el fondo de la historia de la humanidad, no para volver al hombre de las cavernas, sino para aprender la generosidad que nos implica la defensa de la vida para entender esto, para entender lo elemental, lo más simple: para ser felices necesitamos la vida de los otros. Los individuos solos somos nada, los individuos dependemos de la sociedad y la marcha de la sociedad es lo que nos permite enriquecer y mejorar permanentemente nuestra vida. Por lo tanto, la causa colectiva hay que levantarla, y en esta historia, y en este momento, eso tiene un nombre en esta América Latina: la lucha por acercarnos, la lucha por integrarnos, la lucha por recrear una cultura que respete la diversidad pero que exprese ese nosotros profundo y oculto que viene de la conformación de nuestra propia historia. Podemos y debemos pero será posible si hay voluntad política, si hay compromiso.


A los jóvenes: si quieren vivir felices, levanten una idea en la que creer, ¡vivan para servir a esa idea y no se dejen esclavizar por el mercado!

El mundo que tendremos será el que seamos capaces de lograr. Los latinoamericanos tenemos que ser, por haber llegado tarde y de atrás, un reservorio de lo mejor de la civilización humana, un continente de paz, de justicia, un continente de solidaridad, un continente donde es hermoso nacer y morir, un continente que le dice sí a la justicia, un continente sin odio, un continente sin venganza, un continente que dignifique la existencia del hombre arriba de la Tierra, como animal que cuida lo portentoso de la creación que ha significado este barco de vida que es el planeta.


Denle contenido a la existencia, porque si no lo hacen conscientemente el contenido va a ser la cuota que tengan que pagar cada fin de mes por el nuevo cacharro que tengan que comprar y así sucesivamente o crónicamente hasta el fin de vuestros días. Hasta que un día los huesos no se levanten y adiós, no queda de ti ni el recuerdo ni el aliento. ¿No, Correa?

Juventud hay una sola, la de afuera. Hay otras cosas además de la juventud, la irreverencia de mirarse en el espejo y comprometerse con la realidad. Para eso se puede ser joven, viejo o mediano, no hay que dividir el mundo en hombres, mujeres, negros, amarillos, no. Hay que dividirlo en dos sectores: los que se comprometen y los que no se comprometen, y comprometerse es abrazarse a una causa.

Por eso, yo sé que me estoy acercando al tiempo por una para salir, en cualquier momento te tocan el fault y al outball, marchaste. Así es. Todavía no he podido creer en el más allá ni en Dios. Respeto a todas las religiones. ¿Saben por qué respeto tanto a las religiones? Porque he visto en una sala de hospital el enorme servicio que le prestan al bien morir, y por eso si yo no puedo creer no me río de las religiones, las respeto.

Me han hecho pensar por su vigencia en todos los tiempos y en todas las edades y en todos los rincones de la historia del hombre en el planeta que siempre cree en algo. No hay bicho más utópico que el hombre, por eso mismo, porque es capaz de construir la necesidad de un más allá, quiero al hombre, lo admiro y respeto las religiones, pero sé que uno de estos días seré menos que polvo. Tal vez quede alguna paloma dando vuelta en la cabeza de alguno.

¡Gracias Ecuador, un abrazo a todos!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Espero tu amable comentario