Traduzca el blog a 33 idiomas / It translates blog to 33 languages


| | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | | |

viernes, febrero 06, 2015

La “otra raza” de la humanidad _ Escribe Miguel Ayuso / El Confidencial



Periodista Jacques Peretti: Convivió con los super-ricos y vivió para contarlo

Cada ser humano vive su propia realidad. Lo lamentable  es que la infinita mayoría de nosotros, crece, estudia, trabaja, vive y muere, engañado,  contagiado por una visión ajena a su realidad. Adormecido por una lógica social que corresponde a los intereses de los dueños del mundo. 

La TV y el cine son el gran escaparate de una realidad mágica, ultra-deseada y aparentemente posible, pero que no es la nuestra. Es más, nuestra realidad-real, de limitaciones y necesidades insatisfechas, es necesaria para que los que si viven sin limitación ninguna, puedan vivir como viven.

La mejor prueba de ello es que a más crisis, mayor riqueza para los ricos. Recordemos que el estrangulamiento por falta de empleo, rebaja de salarios, eliminación de mecanismos de protección social, agravamiento de la migración compulsiva y de la criminalidad, es la consecuencia directa de los llamados “rescates financieros”, que van de la mano de las políticas de austeridad, que realizan los estados nacionales para pagarle a los bancos, aquello que simulan haber perdido por el incumplimiento y la insolvencia de sus clientes, pero que en realidad es una consecuencia malsana de sus manejos fraudulentos y que, para llamarlo por su propio nombre, es una transferencia directa de dinero, del bolsillo del pueblo a las arcas de los ricos. En una palabra, un robo.

La destrucción ecológica y la crisis económica del pueblo, tiene pues una misma causa: El 99% del género humano esta como prisionero de una inmensa granja en la que supervive en las peores condiciones para alimentar los lujos y el despilfarro del otro 1% , que vive sin otro Dios y otro corazón, que no sea su propia riqueza.

La brecha que nos separa de los ricos es tan grande, que el periodista británico Jacques Peretti, quien convivió con algunos de los super-ricos del mundo durante seis meses, llega a decir que esta casta minoritaria de la humanidad es prácticamente “otra raza”, que habita y transita  por otro mundo, extremadamente distinto y paralelo al nuestro.

Conozcamos su alucinante experiencia, la cual ha volcado en el documental para la BBC: The Super-Rich and Us (“Los súper ricos y nosotros”), que nos permitirá empezar a entender el por qué de los grandes absurdos y tragedias de nuestro mundo de hoy. (Jesús Hubert)

El primer capitulo de The Super-Rich and Us (“Los súper ricos y nosotros”)



Creen que tienen más dinero porque son mejores
Lo que me ha enseñado vivir 6 meses con la gente más rica del mundo

Según un reciente informe de la ONG Oxfam, en 2016 el 1% de la población más rica acumulará más riquezas que el otro 99%. Desde los años ochenta la brecha entre ricos y pobres no ha dejado de crecer, y no se libra casi ningún país. En España, en 2008, el 1% más rico de la población controlaba el 18,3% de la riqueza.

De un tiempo a esta parte ha surgido el concepto de “súper ricos” para referirse a este 1% de mulitimillonarios que tiene pisos de lujo en las principales ciudades del mundo, jets privados y yates gigantescos, y cuya forma de vida es desconocida para el resto de los mortales.
El periodista británico Jacques Peretti ha pasado seis meses conviviendo con algunas de las personas más ricas del planeta para grabar el documental The Super-Rich and Us (“Los súper ricos y nosotros”) que acaba de estrenarse en la BBC. Y ha aprendido algunas importantes lecciones.

En su opinión, tal como ha explicado en una columna en The Independent, los súper ricos se están convirtiendo rápidamente en una raza aparte. “Y no estoy usando el término ‘raza aparte’ [breed apart] con alegría, creo que es psicológica y biológicamente preciso. Es el destino al que aspiran. Se creen que son los dueños del universo, y los hechos les están dando la razón”.


En su opinión, tal como ha explicado en una columna en The Independent, los súper ricos se están convirtiendo rápidamente en una raza aparte. “Y no estoy usando el término ‘raza aparte’ [breed apart] con alegría, creo que es psicológica y biológicamente preciso. Es el destino al que aspiran. Se creen que son los dueños del universo, y los hechos les están dando la razón”.


Este poder les hace incapaces de ser tolerantes hacia la debilidad. Algo de lo que, según Peretti, no se libra ningún súper rico: “Incluso el multimillonario más ‘BillGatesiano’ y filántropo, que construye bibliotecas y paga programas de vacunación en África, es incapaz de comprender por qué no todo el mundo en la Tierra tiene la determinación de ser tan exitoso como ellos. Y si no lo están quieren enseñarles a hacerlo”.

Para seguir leyendo, favor de presionar: Más información




El peligroso discurso del hombre hecho a sí mismo


El problema es que esta visión de una supuesta meritocracia, tan poco real como la igualdad de oportunidades, ha calado en todo el mundo desarrollado. “Este mantra de los súper ricos de que hay que ir a por todas, y te hundes o nadas, es aceptado por el Gobierno”, explica Peretti. “Se enseña incluso en las escuelas. Pero no todo el mundo puede ser un emprendedor, y esa es la razón por la que gente de toda Europa se está manifestando. No sólo están protestando contra la austeridad, además están reafirmando su humanidad. En Atenas gritaban “somos humanos” como si la troika y los súper ricos necesitaran de veras recordarlo”.


El periodista cree que los súper ricos son ya biológicamente distintos al resto de los mortales. “Los ricos viven ya en su propia biosfera al estilo del Elysium”, asegura Peretti en referencia al hábitat espacial en el que viven los humanos más pudientes de la película de ciencia ficción del mismo nombre dirigida por Neil Blomkamp. “Es una burbuja que flota por encima de la Tierra y conecta Londres, Nueva York, Shanghái y Dubái a través de un puente aéreo en clase business”.
No importa que estén en su jet privado, en su helicóptero o unasuite del hotel más caro del mundo, simplemente no comparten el mismo espacio que la gente normal, una separación que según Peretti les hace incapaces de aceptar la desigualdad de la que forman parte.


“En su biosfera los súper ricos comen una mejor comida, van a mejores escuelas, llevan mejores ropas y toman mejores medicinas, lo que les convierte en una casta con mejor salud y más rica”, asegura Peretti. “Incluso respiran un aire más limpio. Muchos millonarios tienen sus propias reservas de aire móviles, que bombean en cualquier casa en la que decidan vivir. Si eres súper rico y tienes una propiedad en Shanghái, por ejemplo, puedes evitar tener los mismos pulmones llenos de contaminación que tienen el resto de los 14 millones de habitantes de la ciudad”.

El problema no es que los ricos se sepan más adinerados que el resto (algo que es obvio), el problema es que creen que se lo merecen, porque son mejores. “La falacia de que el dinero nos hace mejores personas se ha utilizado para justificar la desigualdad”, explica Peretti. “Los ricos creen sinceramente en esto, y quieren que nosotros nos lo creamos también. Y ¿adivinen qué? Lo hacemos. Si no somos capaces de alcanzar lo inalcanzable es porque hemos fallado. Es un juego amañado”.


Lo más sorprendente de todo, explicó Peretti en una entrevista con The Daily Mail, es que los súper ricos nunca se creen suficientemente ricos, porque siempre están pensando en quién está más arriba en la lista Forbes. “Tony Fernandes, propietario del equipo de fútbol Queens Park Rangers y la areolínea Air Asia, me dijo que el no se consideraba rico y que debería hablar con alguien como Jeff Bezos, el fundador de Amazon”, explica el periodista. 

No todo son alegrías en la vida del súper rico



Aunque Peretti es muy crítico con el discurso de los súper ricos no cree que los multimillonarios sean por sistema malas personas. En realidad, explica, son hombres y mujeres a los que les gustaría ser más humanos que lo que su riqueza les permite. La burbuja que han creado es tan hermética que les impide vivir como las personas normales.

“Ver cómo viven me ha hecho pensar en un paciente de ébola, encerrado en una rígida cuarentena del resto del mundo”, explica el periodista. “Sienten que deberían formar parte de él y se pasan el día parodiando de forma poco convincente las cosas que hace la gente común. Su riqueza les hace sospechosos y distantes. Les ha deshumanizado y no hay nada que puedan hacer para remediarlo”.

Es una tragedia, asegura Perreti, pero no es nada en comparación con ser una madre que necesita ocho trabajos temporales para mantener a su familia. Así que en la próxima crisis, asegura, haríamos bien en no usar rescates y expansiones cuantitativas que lleven más lejos la desigualdad.  













No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Espero tu amable comentario